Informe especial

Jugadores argentinos y de la NBA: la comparación definitiva

10:41 16/01/2021 | Manu Ginóbili y Michael Jordan, Facundo Campazzo e Isiah Thomas, Luis Scola y Tim Duncan... Un estudio de los basquetbolistas que más se parecen.

Scola, Duncan, Ginóbili y Jordan

Kirchneristas y macristas, demócratas y republicanos, hutus y tutsis, Soda Stereo y Los Redondos... La vida siempre estuvo muy polarizada y en la actualidad esa cuestión se acrecentó. Un lado bueno y otro malo, para el que está del lado contrario, así es la noción del presente. Nosotros tenemos la razón. ¿El resto? Todos equivocados.

¿Pero si en medio de todo eso todavía hay espacio para el debate, para las comparaciones subjetivas y los diálogos productivos, entretenidos y llevaderos? ¿Se puede discutir un asunto sin pelearse? ¿Escuchar al otro? Exponer, luego atender, crecer y mejorar en base a los diferentes puntos de vista. 

En esa línea, este hipotético artículo se encarga de analizar qué jugadores argentinos se comparan por personalidad y estilo de juego con sus colegas de la NBA. Restrictivo en casos, ilimitado en situaciones puntuales de cada uno de los involucrados, las leyendas criollas comparen muchas similitudes con los basquetbolitas yanquis.

Facundo Campazzo = Isiah Thomas
Defensores acérrimos que se nutren a partir de su rendimiento atrás para impactar adelante. El argentino mide 1.79 y el norteamericano 1.85, pero, así y todo, Campazzo comparte también esa característica de ser uno de los más pequeños de la cancha. Obviamente, eso no es un impedimento para que Facundo rinda de la mejor manera, tanto en el seleccionado nacional como ahora en los Nuggets.

El armador multicampeón de los Pistons también era excelente en sus ataques al aro, con una flotadora asesina, herramienta que el cordobés utiliza con frecuencia, especialmente ahora que está en la NBA. Ambos son líderes innatos que nacieron para comandar con la pelota en sus manos la mayor parte del tiempo.

Detestan perder y están dispuestos a hacer el trabajo sucio. En el caso del armador nacido en Chicago, cosechó dos títulos con Detroit en 1989 y 1990 y les hizo la vida imposible a los Bulls de Jordan. Campazzo, por su parte, todavía no salió campeón en Estados Unidos, pero sí consiguió títulos a nivel clubes en Peñarol y Real Madrid.

Andrés Nocioni = Scottie Pippen 
Scottie no solo es el ídolo de siempre de Chapu, sino que por sus cualidades defensivas se parecen mucho. Ambos eran capaces de ganar y modificar partidos atrás, siempre altruistas y con armas para liquidar en ataque, tanto en transición como de tres, un arma que el argentino desarrolló y potenció en la NBA. 

No fueron los más talentosos, pero siempre se destacaron por su lucha, intensidad y cualidades físicas que les permitieron compensar otras cuestiones. Además, los dos registraron pasos por los legendarios Bulls y en diferentes momentos, uno en los 90 y otro en los 00, sus nombres fueron coreados en los pasillos del estadio.

La inteligencia y disciplina que ambos tenían en defensa eran increíbles y simplemente no se podía hacer nada cuando los dos se comprometían a secar a los rivales contrarios. Andrés brilló a nivel clubes, pero también en el seleccionado junto a grandes compañeros como Ginóbili y Scola, a la vez que Pippen hizo lo propio con Michael Jordan en los Bulls y con Larry Bird, Magic Johnson y compañía representando a su país.

Héctor Campana = Kobe Bryant
Puntos en las manos. Facilidad para anotar. Asesinos en serie capaces de convertir a caudales y sin inmutarse, con una mirada intimidante. Kobe y Pichi, como el agua y su flujo en el mar, eran muy parecidos en ataque y también por estilo, posición y mentalidad. 

Tiradores desde cualquier punto de la cancha, los dos hacían magia con las manos, jugaban de escolta y eran los dueños de sus equipos. Lo ganaron todo, sin más preámbulos. Tuvieron que aprender a ser líderes y crecieron en el intento. 

Bryant logró cinco anillos con una dinastía formada a partir del 2000 y luego con Pau Gasol de ladero en 2009 y 2010. Campana, por otro lado, consiguió siete títulos en la Liga Nacional, logrando seis con Atenas y uno con GEPU. 

Luis Scola = Tim Duncan
Uno de los parecidos más parecidos. Técnicamente perfectos, con una habilidad envidiable para anotar en las inmediaciones del aro y siempre evolucionando de forma callada, liderando a través de sus juegos. 

Respetados en cada rincón del mundo, Luis y Tim no solo comparten el puesto de cuatro, sino que también poseen ese talento natural para jugar de espaldas al aro, con fundamentos incontables y una libertad infinita en el movimiento de pies.

Queridos por todos, el argentino y el de Estados Unidos lograron campeonar en la NBA y Europa. El primero lo hizo en el Viejo Continente y en los Olímpicos de Atenas 2004, a la vez que el segundo logró ser cinco veces campeón de la NBA, consiguiendo cuatro de esos anillos con Manu Ginóbili (y uno con Fabricio Oberto en 2007). 

Manu Ginóbili = Michael Jordan
Seguramente para los norteamericanos Manu Ginóbili no esté en el nivel de Jordan, pero para Argentina sí. Puso al país en el mapa mundial, al igual que Michael logró lo mismo con respecto a colocar a la NBA en el foco internacional. 

Escoltas anotadores que tuvieron que aprender a ganar, siempre dispuestos a dar todo por los suyos. Ambos odian perder más de lo que aman triunfar y en la cancha son capaces de hacer lo que sea, en el buen sentido de la palabra, para lograrlo.

El de Chicago cambió el básquet para siempre con sus puntos, títulos y talento, y el de Bahía Blanca hizo lo propio en su país, permitiendo que muchos chicos sueñen con ser el próximo en llevar la 20 de los Spurs. Fueron las caras de un sueño, la materialización de la utopía.  

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X