Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet
NBA

Solos no ganan: los MVP sin anillo en la NBA

11:45 04/05/2024 | Las eliminaciones de Harden y Embiid de los playoffs 2024 les impidieron ganar su primer anillo. Esta es la lista de los que recibieron el mayor reconocimiento individual, pero no ganaron de manera colectiva.

Los MVP que no ganaron la NBA (Getty).

El MVP premia al mejor jugador de la temporada regular. sta una gran hazaña, sin embargo ganar el campeonato de la NBA requiere destacar de manera colectiva y vencer en instancias de playoffs a otros grandes equipos. Varios jugadores ganaron el premio a mejor jugador de la temporada y después obtuvieron el anillo. Aquí les presentamos a los que fueron MVP pero nunca lograron ganar la NBA.
 

Allen Iverson: especial fue sin duda su año 2001. Con un promedio de 31,1 puntos, 4,6 asistencias, 3,8 rebotes y 2,5 robos, The Answer condujo a los de Pensilvania a un balance de 56-26 que le sirvió para ser nombrado MVP. Aquel mismo año, ya en junio, disputaría sus primeras y únicas Finales ante Los Angeles Lakers. Pese a ganar el primer encuentro en el Staples Center, caería en los cuatro siguiente para ver como se le escapaba la opción de conseguir el anillo.

Derrick Rose: MVP más joven de la historia, ya que logró tal galardón en 2011 con tan solo 23 años. En aquella genial campaña Derrick Rose condujo a los Chicago Bulls a un balance de 62-20 promediando 25 puntos, 7,7 asistencias, 4,1 rebotes y 1 robo por partido. Sus esfuerzos no fueron suficiente. En las finales de la Conferencia Este aparecían los Miami Heat del Big Three (Dwyane Wade, LeBron James y Chris Bosh) para quebrar sus esperanzas por 4-1. Con lo joven que era parecía que llegarían nuevas oportunidades, pero no fue así.

Steve Nash: en 2003, formando parte de los Dallas Mavericks, cayó en las finales de la Conferencia Oeste ante San Antonio por 4-2. Dos años después, ya de vuelta en Phoenix (equipo que lo eligió en el draft), conseguiría su primer MVP al marcharse hasta los 15,5 puntos, 11,5 asistencias, 3,3 rebotes y 1 robo de promedio. De poco le sirvió en la postemporada, ya que los Spurs volvían a plantarse en su camino, en esta ocasión por 4-1. No se rindió y en 2006 lograría ser de nuevo MVP, en esta ocasión con 19,2 puntos, 10,7 asistencias y 4,9 rebotes por noche. Dallas acabaría con sus ilusiones en las finales de conferencia por 4-2. Cuatro años después (2010) volvió a intentarlo, pero el techo fue el mismo e hincó la rodilla ante los Lakers por 4-2.

Russell Weestbrook: fue MVP en 2017 promediando un triple-doble de 31,6 puntos, 10,7 rebotes y 10,4 asistencias, hazaña que repitió igualmente en las dos siguientes temporadas. Pese a tal despliegue, nunca estuvo tan cerca del anillo como en 2012, cuando perdió en las Finales ante Miami Heat por 4-1. Desde aquella fecha se quedó a las puertas de la final en 2014, cayendo en las finales de conferencia ante San Antonio por 4-2, y en 2016, año en el que mordió el polvo en siete partidos en las finales del Oeste ante los Warriors. Desde ese momento, sin Kevin Durant a su lado, todo se complicó en playoffs.

James Harden: James Harden fue elegido como el jugador más valioso de la temporada 2017-18 con 30,4 puntos, 8,8 asistencias y 5,4 rebotes. Ese año marcó también el momento en el que estuvo más cerca de alcanzar las Finales con Houston al perder 4-3 en las finales de la Conferencia Oeste ante Golden State por 4-3. Para encontrar el momento en el que se quedó a un paso del anillo hay que remontarse a 2012, año en el que junto a su compañero Russell Westbrook y Kevin Durant perdió en las Finales ante Miami Heat por 4-1.

Charles Barkley: justo en su primer año en la franquicia de Arizona, la temporada 1992-93, fue la que lo coronó como MVP de la NBA al irse hasta los 25,6 puntos, 12,2 rebotes, 5,1 asistencias, 1,6 robos y 1 tapón de promedio y llevar al equipo a un balance de 62-20. Sin embargo, no pudo cerrar el círculo con el anillo. Los Chicago Bulls de Michael Jordan se interpusieron en su camino en las Finales para hacerle caer por 4-2.

Karl Malone: MVP tanto en 1997 con 27,4 puntos, 9,9 rebotes, 4,5 asistencias y 1,5 robos, como en 1999 con 23,8 puntos, 9,4 rebotes, 4,1 asistencias y 3,1 robos, Malone estuvo en hasta tres ocasiones a un solo paso de hacerse con el tan ansiado anillo. La primera, coincidiendo con su galardón de 1997, caería ante los Bulls por 4-2, historia que se repetiría solo un año después ante el mismo equipo y con el mismo resultado en la serie. En la campaña de 1999 no pudo pasar de las semifinales de conferencia, donde mordió el polvo dente a los Portland Trail Blazers.

Tras varias campañas sin poder repetir el camino hasta la final, decidió darse una última oportunidad en Los Angeles Lakers junto a Kobe Bryant, Shaquille O’Neal y Gary Payton. Tampoco funcionó. Pese a que llegaron hasta las Finales, no pudieron superar a los Detroit Pistons, que les derrotaron por 4-1.

Joel Embiid: el nacido en Camerún seguirá siendo el único MVP de la NBA sin ni siquiera llegar a las Finales de Conferencia. Quedó eliminado en primera ronda frente a New York Knicks y fracasó nuevamente en la postemporada. Fue en el año 2023 cuando Embiid se quedó con el MVP promediando los siguientes números: 33,1 puntos por noche con una precisión del 54,8% en tiros de campo, 33% en T3 y 85,7% en tiros llibres. Además, registró 10,2 rebotes y 4,2 asistencias

Compartir

 



Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet