Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet
NBA

Derrick White, una historia de superación a punto de ser coronada con un anillo

23:43 16/06/2024 | El escolta de Boston Celtics medía 1.78 a los 18 años, nadie del primer nivel universitario lo quiso becar. Llegó a la NBA, pasó por la G-League y ahora quiere ser campeón siendo clave.

Derrick White, clave en Boston Celtics (Getty).

Derrick White es una de las piezas claves de Boston Celtics. El escolta viene teniendo una gran temporada en la que jugó los 82 partidos y unos playoffs en los que supo tomar protagonismo. No todo fue color de rosas en la carrera de Derrick, ya que le costó mucho meterse en la universidad y su inicio en la NBA fue tomando forma muy de a poco. 
 

White jugó desde 2017 hasta la temporada 21/22 en los Spurs, que lo eligieron con el número 29 del draft. Popovich entendió tan rápido su valor que, en tiempos de intentar hacer mucho con poco, lejos de los años dorados de su proyecto, trabajó con él sin descanso, pendiente de su paso por la G League (2017-18), un año antes de llevárselo al Mundial 2019 con aquel Team USA de emergencia que acabó séptimo. White fue uno de esos recursos que Popovich rascó encomendado a la cultura de franquicia, a la forma de hacer las cosas de los Spurs, a la paciencia y el cincel con jugadores que (el precio de haber sido tan buenos durante tantos años) no llegaban nunca desde las posiciones óptimas del draft.

De hecho, hicieron falta varios pequeños milagros para que White haya acabado, en junio de 2022, siendo decisivo en un partido de las Finales de la NBA y hoy vuelva a ser decisivo en la lucha por el anillo. Nacido y criado, también como jugador, en el área metropolitana de Denver. Terminó sus años de instituto fuera del ranking de los 150 mejores jugadores de EE UU para la muy respetada opinión de Rivals. Nadie le ofreció una beca de cuatro años para jugar en el primer nivel universitario porque, entre otras cosas, medía 1,78 antes de cumplir los 18.

Solo se interesó por él Jeff Culver, que entrenaba a Johnson & Wales, un programa universitario conocido por sus estudios de cocina. El fichaje de Culver por los Mountain Lions de UCCS (Colorado-Colorado Springs) abrió las puertas de la Segunda División de la NCAA a un White al que los médicos pronosticaban un estirón tardío parecido al que había experimentado su padre. Este llegó antes de lo previsto, y ya cerca de su actual 1,93, triunfó en UCCS y dio el salto a los Buffaloes de Colorado donde, tras no jugar un año para adecuarse a la normativa universitaria en los casos de cambio de equipo, promedió más de 18 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias y formó parte del Quinteto Defensivo de la Pac-12.

Su primer año en los Spurs se lo pasó aprendiendo y alternando la G League con la NBA (solo 17 partidos). Para el segundo, el nombre clave en la franquicia ya era Dejounte Murray, y White no parecía una pieza estratégica, mermado por una fascitis en pretemporada y discreto en los dos primeros meses de curso. El partido clave para él fue, precisamente, contra los Nuggets de su Colorado: el 28 de diciembre fue decisivo en el triunfo de los Spurs y desde ahí arrancó, en ascenso hasta el parón del All Star y confirmado después como una pieza básica de un equipo que se negó a caerse de los playoffs y que acabó encontrando formas de defender incluso con un equipo con, teóricamente, pocos especialistas. Uno era White.

Finalmente firmó casi 10 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias de media, 53 partidos como titular y una fama de excelente defensor y de jugador que hace mejor a su equipo siempre que está en cancha. Es decir: otro producto marca de la casa de la fábrica Popovich. Su contrato rookie le dio poco más de nueve millones en sus cuatro primeros
años, dinero que invirtió en cancelar la deuda que había contraído para pagarse los estudios universitarios. Otra vez, lejos de la realidad de casi todos los talentos que ascienden a la NBA. 

Esta temporada promedió: 15.2 puntos, 4.2 rebotes y 5.2 asistencias, en estas Finales metió más de 15 puntos en todos los partidos, excepto en el último que ganó Dallas en donde ningún jugador de los Celtics destacó.

Compartir

 



Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet