NBA

Stephon Marbury, el hombre que se hizo leyenda en China

12:08 09/09/2020 | El estadounidense llegó al básquet asiático en 2009 y tardó poco en convertirse en una figura del deporte asiático. Los Beijing Ducks lo homenajearon con una estatua.

Foto: Getty Images

Algunas veces, el destino ubica a las personas en el lugar indicado. Y, en ciertas ocasiones, ese lugar no está ni cerca de ser el que esos protagonistas esperaban. Algo así le sucedió a Stephon Marbury, quien probablemente jamás pensó que se convertiría en una de las máximas leyendas del deporte de un país totalmente alejado de su tierra de origen: China.

El base llegó al país asiático en 2009 luego de completar una larga y exitosa carrera en la NBA. En esos tiempos, dejar la competencia estadounidense para recalar en otro continente era visto como el final de la carrera de un jugador. Y, si se trataba del básquet chino, la situación se hacía más clara. Sin embargo, el dos veces All-Star se encomendó a abrir una nueva etapa no sólo en su trayectoria, sino en su vida en general.

El inicio de ese relato no fue el esperado: Marbury pasó por dos equipos en pocos meses y no pudo mantenerse en ninguno de ellos, tanto en Shanxi Zhongyu Brave Dragons como en Foshan Dralions. Todo cambió en la 2011/12, cuando llegó a un acuerdo con el equipo en el que se convertiría en ídolo absoluto. Se trataba de Beijing Ducks, conjunto que rápidamente lo adoptó como su líder. Él respondió y comandó a esa institución hacia el primer título de su vida, con un promedio de 33,2 puntos, 5,9 asistencias, 4,5 rebotes y 3 robos por partido en playoffs. Meses después de la consagración, lo homenajearon con una estatua en las afueras del estadio MasterCard Center.

Marbury le adjudicó su rendimiento a su conexión con la cultura china, a la cual definió como un proceso cargado de amor y entendimiento. Eso se reflejó en toda su estadía con el club de la capital del país: fueron seis cursos y en sólo uno de ellos estuvo por debajo de los 20 tantos de media. Los Ducks volvieron a ganar el campeonato en 2014 y 2015 de forma consecutiva y él ganó el MVP Finals en esa última coronación.

Aunque decidió retirarse profesionalmente en los Beikong Fly Dragons, la devoción de los fanáticos por el estadounidense jamás se borró. Sobre todo, porque su impacto fue mucho más allá de lo ocurrido dentro de la cancha. Una relación que le ha hecho comenzar su carrera como entrenador en la CBA y que lo puso en posición de comprar un equipo de la  China Arena Football League. El Comandante Ma, como lo suelen llamar en China por su trabajo como mentor de los jóvenes, también se involucró en campañas para proveer mascarillas a la sociedad durante la pandemia del COVID-19. Amor recíproco en una historia que pocos hubieran imaginado, pero que es tan real como aquella estatua inagurada en 2012.

Compartir

 



X