Súper 20

San Lorenzo se hizo largo y levantó un juego durísimo ante Boca: 94-83

23:10 22/09/2018 | La amplitud del plantel de Gonzalo García fue la clave principal del triunfo sobre el Xeneize, que dominó ampliamente en el primer tiempo.

Foto: @CASLABasquet

San Lorenzo 94 - Boca Juniors 83

 

Tras 24 años, San Luis volvió a vivir un partido oficial de la élite de nuestro básquet. En La Pedrera, los protagonistas fueron San Lorenzo y Boca, dos equipos que incorporaron jerarquía y que cuentan con expectativas elevadas dentro del Súper 20 y la temporada en general. La diferencia radica en que el Ciclón sumó más cantidad, además de calidad, y esa enorme longitud de la rotación fue un factor clave para dar vuelta un partido que comenzó muy duro, con una amplia dominación del quinteto Xeneize. De la mano del Penka Aguirre, que apareció de manera excepcional en el tercer cuarto y terminó con 13 puntos 7 asistencias y 7 rebotes, San Lorenzo ganó 94-83; además terminaron en doble dígito anotador Fjellerup (18), Mata (12), Curnell (11)y Sims (17). Por el lado de Boca, es para destacar lo que hicieron Eric Flor (23 puntos y 6 asistencias) y Roquez Johnson (19 puntos).

El partido comenzó con dos tendencias bien marcadas: Boca encontró efectividad y dinámica desde el comienzo mismo del partido y logró un parcial 11-0 en los primeros cuatro minutos del encuentro, a partir de un buen trabajo de los internos Roquez Johnson y Jasiel Rivero (2/2 en triples en ese lapso), dominantes en ambos tableros. Todo lo contrario sucedió con San Lorenzo, que comenzó muy estático, tanto en ataque como en defensa, lo que generó desconcentraciones atrás y poca capacidad para generar tiros cómodos adelante (Boca ayudó con una gran defensa). Tyronne Curnell rompió el maleficio con un triple, luego 4:35 minutos y siete tiros de equipo. En el epílogo del primer cuarto se encendió Eric Flor con tres bombas y Sandes aportó lo suyo, para estirar la ventaja Xeneize tras los 10 minutos iniciales: 24-9.

Gonzalo García puso en cancha a Sims y a Fjellerup en el inicio del segundo período y ambos clavaron un triple para bajar la diferencia en un par de posesiones (15-24). El ex-Bahía Basket arrancó con mucha claridad ofensiva y le cambió la cara a San Lorenzo: sumó 10 puntos en 3 minutos. Pero Boca se mantuvo efectivo, sobre todo por intensidad (pocos segundos para resolver ofensivas, muchos más rápidos que el Ciclón) y un buen trabajo de oficio de Adrián Boccia y Sandes; así llegó 41-28 arriba en el marcador a los minutos finales del primer tiempo, con otro pasaje anotador de Flor. Pero el cierre se hizo desprolijo y en ese mar revuelto aprovechó San Lorenzo para llegar al entretiempo más cerca en el tanteador: 37-45.

En el complemento, San Lorenzo dio un paso adelante en cuanto a su dinámica e intensidad. Mejor dicho, puso un par de marchas más en su juego de la mano del Nicolás Aguirre. Así, el Ciclón creció en defensa y logró puntos rápidos, para achicar la brecha con Boca a una posesión: 51-52 en cuatro minutos, con claridad en los pases y 11 puntos del Penka (3 triples en fila). En contrapartida, decayó la intensidad que le imprimía el Xeneize al juego, algo lógico teniendo en cuenta la diferencia en cuanto a la amplitud de los planteles y las rotaciones. La efectividad de los de Guillermo Narvarte cayó y también se formaron más agujeros en el costado defensivo, un combo explosivo ante un San Lorenzo al que no se le puede regalar ningún centímetro. El Azulgrana defendió duro, encontró el tiro exterior y así quebró el juego: ganó el tercer parcial 35-13 y entró al último con una buena diferencia a favor: 72-58.

San Lorenzo había hecho el trabajo más duro en el tercero, pero el último período les sirvió para seguir encontrando buenas sensaciones en el debut oficial y también para abrir un poco más la brecha. En esta oportunidad, quien comenzó encendido fue Mathías Calfani, que metió todo lo que tiró y sumó 7 puntos en tres minutos. Boca no pudo aguantar el ritmo, pero el muy buen primer tiempo de dominación ante el vigente tricampeón permite avizorar un futuro promisorio. Volviendo al partido, los minutos transcurrieron y el Xeneize no pudo ejecutar una remontada, pese a que lo intentó, estuvo cerca y nunca se resignó. El Ciclón se hizo fuerte a partir de la longitud de su plantel y logró en el complemento cambiar la cara de un partido que le fue muy desfavorable en el primer tiempo. Es cierto, le falta rodaje para seguir acoplando de la mejor manera a las nuevas figuras, pero mientras tanto mantiene su costumbre de ganar. La jornada inaugura del Súper 20, en San Luis, se tiñó de azulgrana a partir de un marcador final 94-83.

 

Juan Martín Orellano / juanorellano@basquetplus.com

En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @JuanmaOre22

 

Compartir