Campazzo y una muestra de determinación en sus años en Peñarol

19:28 25/07/2020 | Las cargadas lo potenciaron siempre. Todos en el plantel la volcaban menos él. Luego la enterró en una práctica y finalmente en un partido.

Campazzo lo ganó todo en Mar del Plata (Foto: La Liga Contenidos)

Zeus es el dios que, según la mitología griega, promueve los fenómenos atmosféricos como la lluvia, el granizo y los relámpagos, entre otros. Es la personificación del cielo luminoso, la deidad que destronó a su propio papá (Crono) para llegar al poder, administrando justicia, orden y el cumplimiento de las primeras normas que tuvo el planeta.  

Campazzo no es un dios, pero sí alguien que pone orden. También es un jugador que desde pequeño se caracterizó por su determinación. No le importó ni su altura, ni su físico, ni todas las barreras que le puso la vida a lo largo de su carrera. Uno de estos contratiempos se dio en su época en Peñarol, cuando un año era el único de todo el plantel que no la podía volcar.  

Así lo describió Tulo Rivero en un informe de la Liga Nacional: "Recuerdo que un año todo el plantel la volcaba menos él, así que las cargadas eran constantes y él con toda la bronca por dentro se entrenaba con el Profe para poder llegar a volcarla, hasta que un día lo logra, pero como la volcó en una práctica le redoblaron la apuesta diciéndole que tenía que hacerlo en un partido”.  

La respuesta ya se la habrán imaginado, y sí, es como la pensaron. “Sin decir nada siguió entrenando hasta que en un juego en el Poli (Islas Malvinas) roba una bola en primera línea, se va solo y la vuelca. Cuando vuelve a defensa mira el banco y les dice a todos sus compañeros: ´Y ahora´. Ese es Campazzo, no lo desafíes porque hará todo lo posible para lograrlo”, recordó Rivero. 

Tulo no estaba equivocado, y mucho menos Facundo. Después de eso vino la gloria con Peñarol y su escenario mayor. Por su parte, los milrayitas ejercieron un dominio despótico en Argentina, en donde consiguieron cuatro títulos de Liga Nacional (incluido un tricampeonato) y nadie los pudo parar.

¿Y Campazzo? Explotó a partir de la 2011/12 y desde ahí promedió 14.2, 14.3 y 16.3 puntos hasta que se fue a Europa. Hoy la rompe en Real Madrid y la NBA golpea su puerta. Como Zeus, sigue poniendo orden e impartiendo el cumplimiento. Le dicen sheriff y hace lo que quiere.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X