NBA

Kobe Bryant, Rip Hamilton y el traspaso que pudo desconfigurar la NBA

13:15 21/05/2024 | En Los Angeles, Kobe dominó el inicio y fin de los 00s, pero esta historia casi da un giro radical. La Mamba hubiera tenido un mano a mano con LeBron en el Este.

Richard Hamilton a Lakers y Kobe Bryant a Pistons (Getty)

En 2007, Kobe Bryant, estrella de Los Angeles Lakers, estuvo a un paso de ser traspasado a los Detroit Pistons, un movimiento que podría haber alterado el curso de la historia de la Liga. Después de la segunda eliminación consecutiva en la primera ronda de los playoffs, Bryant había alcanzado su límite y demandó un traspaso.

Una solicitud sorprendente, considerando que Bryant había ganado tres campeonatos con los Lakers y había disputado cuatro finales de la NBA. Sin embargo, esos títulos se lograron entre 2000 y 2002, y desde entonces, los Lakers no eran contendientes serios, especialmente tras la salida de Shaquille O'Neal en 2004.

Los Angeles había acordado un intercambio que enviaría a Bryant a los Pistons a cambio de Richard Hamilton, Tayshaun Prince y otros activos. Según Adrian Wojnarowski en el podcast Pardon My Take, la negociación estaba prácticamente cerrada, faltando solo la aprobación de Bryant, quien finalmente decidió vetar el traspaso.

Si el acuerdo se hubiera concretado, Bryant se habría unido a un equipo de Detroit que ya era formidable, habiendo ganado el campeonato en 2004 y manteniéndose como contendientes fuertes en el Este. Este movimiento habría colocado a Bryant directamente en competencia con un joven LeBron James, quien estaba emergiendo como una estrella en Cleveland Cavaliers.

El impacto de Bryant en el Este habría sido significativo. Los Celtics de 2008, que ganaron el campeonato, podrían haber encontrado un obstáculo insuperable en un equipo de los Pistons reforzado por Bryant. La dinastía potencial de Kobe en el Este podría haber cambiado la narrativa de las finales de la NBA durante esos años, alterando el legado de varios equipos y jugadores.

Por otro lado, los Lakers habrían recibido a Hamilton y Prince, ambos jugadores sólidos pero que difícilmente habrían llenado el vacío dejado por Bryant. La falta de una superestrella de la talla de Bryant podría haber dejado a los Lakers fuera de la contienda por el campeonato durante años.

Sin embargo, la historia nos dice que Bryant decidió quedarse en Los Angeles. En la temporada siguiente, los Lakers adquirieron a Pau Gasol en un intercambio con los Memphis Grizzlies, formando un dúo formidable con Bryant. Este movimiento llevó a los Lakers a tres finales consecutivas, ganando campeonatos en 2009 y 2010, cimentando el legado de Bryant como uno de los más grandes de todos los tiempos.

Compartir