NBA

Christian Laettner, un intruso en el Dream Team

11:24 31/12/2020 | El Dream Team de los JJOO de 1992 estuvo compuesto por once leyendas de la NBA y uno que no lo fue. En Básquet Plus te contamos porque estuvo Christian Laettner.

Christian Laettner, el intruso del Dream Team (Foto: Clutchpoints)

El Burlador de Sevilla, la obra de Tirso de Molina, dio a luz al famoso convidado de piedra, refiriéndose en el lenguaje popular a aquel invitado que no tiene ni voz ni voto en una reunión o fiesta, alguien que está de más en un lugar. Esta legendaria novela calza perfecto para hacer una analogía a la hora de explicar la designación de Christian Laettner en el verdadero Dream Team de 1992, una situación muy particular que tuvo poca aceptación y al día de hoy los fanáticos continúan burlándose de su inclusión junto a ese cúmulo de All Stars.

Christian Laettner tuvo sus años mozos en el baloncesto durante su estadía en la NCAA fue un jugador dominante en sus cuatro temporadas en la Universidad de Duke llegando al  Final Four en todos sus años como estudiante, obtuvo dos títulos, siendo nombrado en 1992 como MVP del país. Sus números eran dignos de una futura estrella de la NBA y más aun con el tiro ganador que lo catapultó a la fama en una eliminatoria ante la Universidad de Kentucky de Rick Pitino por un pasaje al Final Four.

Tras la derrota de 1988 en los juegos de Seúl, Estados Unidos supo que ya era tiempo de poner a su máximo potencial en el básquetbol y gracias al impulso de la dirigencia FIBA, comandada por Boris Stankovic la NBA fue admitida para hacer su desembarco en el básquetbol internacional llevando a sus figuras.

No obstante, las autoridades estadounidenses decidieron que si bien iban a ir con todas sus estrellas posibles, solamente iban a ocupar once lugares y uno iba a quedar reservado para un jugador universitario en tren de no perder esa comunión entre los seleccionados y el basquetbol amateur.

Mike Krzyzewski integrante del cuerpo técnico y entrenador de la Universidad de Duke, donde jugaba Christian Laettner, es una arista que conspira a favor de la inclusión del ala pivote en el Dream Team, como así también fue la perfomance de ese año 1992 del propio Laettner donde consiguió el bicampeonato con una media de 21,7 puntos y  7.2 rebotes por encuentro.

Su fama de líder en una Universidad tan popular como la de Duke lo tenía como un candidato, no era descabellado pensar que ese lugar, que indefectiblemente iba a ser para un universitario, no lo ocupará Laettner con lo que era su rabiosa actualidad. También hubo otros candidatos y allí radica la polémica de su elección porque con el diario del lunes los nombres de Shaquille O’Neal, Penny Hardaway, Chris Webber, Latrell Sprewell o Alonzo Mournig iban a encajar mejor en aquel equipo de All Stars, pero nadie pensaba que lo de Laettner en la NBA iba a ser con tan gusto a poco.

Fueron trece las temporadas de Laettner en la NBA, si se lo juzga por las expectativas, lo que generó su etapa en Duke y su participación en el Dream Team se esperaba muchísimo más y si no se tiene en cuenta eso, se puede decir que hizo una carrera bastante normal, dándose dos gustos importantes, uno por mérito propio, ya que el buen rendimiento en 1997 lo llevó a ser miembro del Juego de las Estrellas de esa temporada y el otro por casi por azar, fue coincidir nuevamente como compañero de Michael Jordan en el segundo último baile de Su Majestad en Washington Wizards, allá por el 2004.

La mayoría de los amantes del básquetbol, aunque también del deporte en general pueden recitar casi de memoria mucho de los jugadores que estuvieron en el famoso Dream Team, pero siempre habrá un nombre que costará un poco más, que habrá que googlearlo para saber quién era, sin embargo por haber vivido todo en primera persona, por haber estado allí, Christian Laettner sabe que su apellido también está en la historia del básquet mundial y pocos pueden atreverse a refutarle ese hito.

Mauro Osores / [email protected]

En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



X