Especiales

La desconocida razón por la que casi no se formó el Dream Team de 1992

09:55 26/12/2020 | Se realizaron dos votaciones para que los profesionales de la NBA compitan en los Juegos Olímpicos. En ambas Estados Unidos estuvo en contra.

El Dream Team no tuvo oposición en 1992 (Foto: FIBA)

Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson. Esos fueron los tres nombres más valiosos del Dream Team de Estados Unidos que viajó a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Todos ellos eran estrellas mundiales y en tierras españolas fueron verdaderas estrellas de rock. Sin embargo, nada de eso hubiera pasado en caso de que las autoridades de su país hubieran prosperado en su decisión inicial. 

Resulta que Estados Unidos votó en contra de enviar jugadores de la NBA a los Juegos de 1992. Sí, no están leyendo mal ni se equivocaron. El propio país yanqui estaba en contra de que los profesionales de su certamen se vayan a competir al extranjero. ¿La razón? Una inmensa explicación. 

Desde el primer torneo de básquet masculino en los Olímpicos de 1936, donde ganaron una emocionante victoria de 18-9 contra Canadá para reclamar la medalla de oro, los norteamericanos dominaron ese deporte a nivel selecciones. Tal fue el dominio que entre 1936 y 1984, en un lapso de once competiciones olímpicas, Estados Unidos no logró ganar la de oro dos veces. 

Una vez en el muy controvertido partido de 1972 contra la Unión Soviética en la final del torneo y otra en 1980, cuando Estados Unidos boicoteó los Juegos Olímpicos de Moscú. Pero todo cambió en 1988, cuando el equipo liderado por amateurs, en el que se encontraban futuras estrellas como David Robinson, Mitch Richmond y Dan Majerele, entre otros, perdió ante la URSS, en un combinado potente que ya era el mejor del mundo. Arvydas Sabonias, Sarunas Marciuliones y compañía no les dieron chances a los americanos, demostrando que la naranja ya no era solo de ellos.

Antes de que ese torneo terminara (pero después de que Estados Unidos fuera eliminado de la contienda por la de oro), la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) había decidido realizar una votación a principios de 1989 para volver a examinar el tema de que si los jugadores de la NBA deberían poder participar en futuros juegos internacionales. 

Obviamente, la votación pasó y nació el famoso Dream Team mencionado anteriormente, que dominó los siguientes tres Juegos Olímpicos (más el Campeonato Mundial FIBA de 1994) antes de caer en una debacle a partir del 2002. 

La historia recuerda la situación en la que Estados Unidos se avergonzó tanto por perder los Juegos Olímpicos de 1988 que decidió arreglar la situación enviando lo mejor de su mundo en 1992. Nada de eso. El mayor defensor de la participación de jugadores profesionales fue Boris Stankovic, el Secretario General de la FIBA desde 1976 hasta 2002. 

"Los mejores deberían competir contra los mejores", esa fue su frase característica. Es por eso que presionó para que se permitiera a los profesionales disputar en los torneos internacionales de FIBA, y en 1986 la NBA era la única liga que no permitía que sus jugadores lo hagan. 

Sorprendentemente, la primera votación sobre tal cambio ocurrió antes de los Juegos Olímpicos de 1988. El año fue 1986. Stankovic estuvo a punto de impulsar su plan en ese momento, pero la votación final fue de 31-27 en contra de la idea (con 18 o 19 países absteniéndose). Adivinen quién fue votó en contra... Estados Unidos, nada más y nada menos. 

Por suerte, Stankovic no se detuvo. "Es una tontería tener 200 millones de jugadores en el mundo como miembros de FIBA, pero no a los 300 mejores. Hoy en día es un hecho que los profesionales estadounidenses son mucho más fuertes, pero solo compitiendo con equipos más fuertes el resto del mundo puede mejorar", continuó pregonando Boris, quien luchaba día a día por su sueño.

Así llegó la eliminación de USA Basketball en los Olímpicos de 1988 y esa fue la razón perfecta de Boris, quien lo intentó de nuevo en 1989 y esa vez finalmente tuvo éxito. La Unión Soviética, que también votó en contra en 1986, intentó mitigar el fuego pidiendo que jueguen solo dos NBA, pero todo ya estaba dicho y en 1992 el Dream Team dominó el planeta.

Esperen, la historia no termina acá. No solo fue la URSS la que votó en contra. ¡También lo hizo de nuevo Estados Unidos! Entonces, cuando la historia y quienes la pregonan dicen que los norteamericanos decidieron cambiar las reglas para volver a ser competitivos, pueden explicarle que están equivocados. 

Si bien, según una investigación del LA Times, las autoridades yanquis secretamente esperaban que la medida se aprobara, no deseaban apoyarla públicamente. Gestión mediante, las prediciones se cumplieron y Estados Unidos le dio al básquet uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Jordan, Johnson, Bird y compañía se juntaron y dominaron. Sin pausa, ese crisol fue un descontrol.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X