Súper 20 La Liga

Parodi: "Que Puma y Pepe me aconsejen eran cosas inimaginables para mí"

21:14 13/10/2017 | Nano Parodi habló con Básquet Plus explicando cómo está atravesando sus inicios en Bahía Basket. El talento uruguayo en un ameno mano a mano.

Tranquilo y viviendo su momento con mucha armonía pero con el fuerte deseo de seguir creciendo, Luciano Parodi disfruta su actualidad con Bahía Basket. La llegada del uruguayo a nuestra Liga Nacional ha sido una de las grandes novedades para esta temporada, sabiendo su enorme proyección y ajustándose de manera perfecta al proyecto que encabeza Pepe Sánchez. El base lo está haciendo bárbaro de momento, porque si bien es verdad que todavía tiene mucho techo para seguir creciendo y desarrollarse, la realidad que su calidad de juego siempre es algo muy requerido para el elenco de Sepo Ginóbili.
 
El oriundo de Paysandú hace 23 años (nació el 16 de febrero de 1994) atraviesa su actualidad con una maduración ejemplar, no se desespera por querer demostrar el muy buen nombre que ya se hizo en su país natal y sabe que toda adaptación tiene un proceso, independientemente de que dentro de la cancha y con su juego esa adaptación ya parece haber quedado atrás porque juega como si estuviese en el patio de su casa. Responsables de ese acople tan rápido es el grupo de jóvenes jugadores que abundan en Bahía, pero también la ayuda que le dan referentes (como Pancho Jasen) y los líderes de la organización, pasando por Sepo como entrenador pero también por los ilustres Pepe y Montecchia.
 
En diálogo con Básquet Plus, Nano habló de cómo está atravesando este arranque de temporada en Argentina, de los conocimientos que está adquiriendo y de la filosofía bahiense que se acomoda justo a su calidad y dedicación en el básquet.
 
- La verdad es que, si bien la adaptación es todo un proceso duradero, a vos no te está costando en absoluto.
. Sí, es verdad, me siento bárbaro. Principalmente es por el grupo humano que tengo en Bahía, que desde el primer día me hicieron sentir como uno más tanto a mí como a Gonzalo (Iglesias, el otro urugayo del plantel bahiense). En este equipo no hay extranjeros, ni juveniles, ni veteranos, creo que todos somos jugadores, todos somos personas y eso suma mucho en el día a día. Después con el cuerpo técnico también me siento muy bien, desde el primer día nos hacen sentir cómodos. En el tema basquetbolístico creo que la liga argentina es similar a la uruguaya desde la cultura del básquetbol, si bien es un poco más competitiva y se juega un poco más intensa, creo que es bastante similar a la uruguaya. Eso me hace sentir bastante cómodo. El equipo tiene muy buenos jugadores en todos los puestos y eso facilita mucho a la hora de jugar.
 
- No te viene costando la adaptación y además hay un crecimiento muy rápido en tu juego, lo cual no es novedad porque el talento que tenés hace que la evolución sea pronunciada. Por otro lado también es cierto que venís de unos años bárbaros en Uruguay y que ahora en esta primera salida fuera de tu país el proyecto de Bahía se ajusta mucho a tu perfil.
. Como vos decís, tuve la suerte de estar jugando en equipos que son verdaderamente competitivos, como me tocó hasta el año pasado en Macabi. Si bien soy chico y tengo mucho por mejorar, crecer y aprender, estar en un equipo competitivo que juega Sudamericana, Liga de las Américas, que define el campeonato local y demás cosas me hizo tomar mucha experiencia, como así también rodearme de jugadores de la talla de Leandro (García Morales) y Mike Hicks por ejemplo, que también te ayudan a aprender. El paso siguiente de mi carrera era venir a Bahía, que con este proyecto de competir desarrollando jugadores creo que me venía bárbaro por mi corta edad y para seguir creciendo. Si bien van pocos partidos, me estoy sintiendo muy bien y el equipo me hace sentir importante. Por ahora las cosas en la cancha están saliendo bastante bien, pero hay que estar tranquilos porque el equipo todavía tiene mucho para crecer y personalmente recién empieza la Liga, así que hay que seguir peleándola porque la competencia es larga y bastante dura. Esperemos seguir por este camino de seguir desarrollándome como jugador y que también el equipo siga creciendo.
 
- Al haberte rodeado siempre de jugadores tan importantes, vos mencionabas recién a García Morales más Hicks y sabiendo que en la selección también tenés un sinfín de referentes, ¿en Bahía con quién te has asociado más para nutrirte?
. La verdad es que me ligué con todos mis compañeros, con los de mi edad es como que tenés otro feeling porque hacés bromas y demás, pero después Pancho (Jasen) la verdad es que con toda la trayectoria que tiene he conocido a una excelente persona y siempre estoy hablando con él. Ya sea cosas de básquet o de la vida fuera del básquet, porque con él se puede hablar de todo y me ha ayudado mucho también. No me puedo olvidar de los referentes que tengo como Puma Montecchia, Sepo Ginóbili o Pepe Sánchez, que no solo conocen esta liga a la perfección sino que además son referentes totales en lo basquetbolístico. De todos voy aprendiendo cosas y me han ayudado día a día. El desafío es que este nivel lo pueda mantener en toda la liga y que no sea solo por momentos, quizá a los jugadores jóvenes les cuesta un poquito más esto, pero me parece que es un paso más que tengo que dar, ser más regular para dar un paso más como jugador.
 
- Vos hablabas recién del Puma, Sepo y Pepe, y sin dudas que por un tema de posición también deben ser referentes claros para vos. ¿Cómo es ese día a día?
. Mirá, cuando tuve la oportunidad de elegir equipo y Bahía estaba sobre la mesa, mucho de la decisión tuvo también que ver con el poder rodearme de referentes en mi posición. A ellos los veía más en la tele o Puma y Pepe con la Generación Dorada, por eso al principio era un poco shockeante el venir a un lugar donde están ellos, por esa imagen que uno tiene debido a todo lo que han logrado. Compartir el día a día con ellos es algo buenísimo, y ahí es donde te das cuenta que desde afuera te impacta mucho las grandes figuras que son, pero de adentro en lo cotidiano te sorprende más lo excelentes que son como personas, tienen una humildad increíble. Cosas como que Puma te pase la pelota o que Pepe te esté dando consejos eran cosas que no me imaginaba que me podían llegar a pasar. Con Sepo también, siendo más el entrenador y sabiendo que hay que mantener un poco más de distancia por un tema de respeto, porque él me está ayudando muchísimo indicándome qué debo hacer para seguir mejorando.
 
- Lo de Gonzalo influyó bastante?
. Sí, cuando supimos que veníamos los dos nos pusimos contentos porque ya nos conocíamos un poco desde Uruguay. Después cuando nos decidimos en venir acá nos pegamos mucho más, porque era como nuestra primera salida para jugar al exterior y todas las cosas las hicimos juntos, desde viajar, pasando por el nuevo apartamento y todo lo que eran los primeros días de acomodo. Eso lo hicimos conjuntamente.
 
- Sin ir más lejos, lo de Calfani es el claro y último ejemplo de evolución que ha tenido un uruguayo acá, y seguramente Mathias lo trasladará para potenciarse a futuro pero también en una selección que está en un momento tremendo, más organizada y potenciada. ¿En tu caso es un espejo lo que vas a hacer acá con lo que pasará con Uruguay?
. Sí, en Uruguay ahora se está trabajando mucho mejor. Vemos que ahora tenemos un centro de entrenamiento que es solo para las selecciones de básquetbol, ya sea para la mayor o para los juveniles o femenino. Tenemos un lugar propio y ya no tenemos que estar buscando cancha para entrenar como lo hacíamos antes. El cuerpo técnico arregló por varios años, entonces esto es un proceso y ayuda muchísimo a la hora de tener una línea de trabajo. Este año a nivel equipo también tuvimos la suerte de que vino (Jayson) Granger y se sumó (Esteban) Batista, y (Bruno) Fitipaldo sigue como capitán. Creo que con ellos como referentes todos los que venimos atrás nos sentimos muy bien, porque nos ayudan a seguir creciendo. Ojalá esto siga así y que la selección tenga éxito.
 
- Vuelvo a reafirmar que siempre estás rodeado de gente que puede nutrirte. Hoy hablábamos de Hebraica y de Bahía, pero en la selección también hay bases referentes con los que te amoldás.
. Sin dudas, por suerte he tenido la chance de jugar con grandes jugadores a mi lado y tener de referentes a muy buenos jugadores que también eran excelentes personas. Esto de ser joven y tener a jugadores tan importantes a mi lado me ha ayudado muchísimo, espero seguir así. Yo siempre lo tomo como una oportunidad de seguir creciendo, aprendiendo y estar al lado de referentes de los que hemos hablado está buenísimo. Capaz en el día a día uno no se da tan en cuenta de lo mucho que significa, pero cuando te lo hacen notar terminás de caer del todo junto a qué tipo de grandes figuras te estás rodeando y aprendiendo.
 
- ¿Quién es ese referente ideal si tomamos todo lo que pasó y te está pasando?
. Mi referente es Bruno Fitipaldo, por la carrera que hizo yo trato de seguir sus pasos. A él le fue muy bien en Uruguay y después se vino para Argentina, también le fue bien acá cuando estuvo en Obras y ahora despegó para Italia donde está jugando bárbaro también. El tenerlo también en la selección como capitán y como compañero, además de compartir el mismo puesto, me ha ayudado muchísimo porque además es una excelente persona, y eso es algo que siempre recalco porque siempre está buscando el bien del equipo y de todos. Por eso lo tomo como un referente.
 
- ¿La incentivación de un talentoso como vos de dónde surge, dónde está esa fuente?
. Mi motivación día a día es tratar de ser el mejor jugador que pueda ser, con mis virtudes y defectos. Me voy poniendo metas. En Uruguay quería ser el mejor base del mejor equipo y tal vez eso de estar en el mejor equipo lo logré estando en Hebraica al salir campeones dos años seguidos. Después sentía que mi siguiente paso era Argentina y lo concreté, ahora estoy viendo cómo es la liga pero me gustaría tener una buena liga con Bahía para después, si es que se llega a dar y todo a su debido tiempo, tratar de jugar en Europa. Como te decía, al tener de referente a Bruno Fitipaldo y querer seguir sus pasos me lo planteo, ¿si él pudo por qué yo no puedo hacerlo? La motivación es ponerme metas cortas y que cuando las cumplís no quedarte en lo que ya lograste, porque ahí es cuando bajás tu nivel y perdés. Hoy estoy disfrutando mucho mi momento en Bahía, pero siempre tratando de mejorar y seguir creciendo, ahí está el punto.
 
 
Lucas Leiva / [email protected]
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X