Campus Spalding

Nadia Flores: “Creo que serán días geniales”

14:37 04/02/2019 | Del 1 al 5 de marzo en Chivilcoy, junto a Alejandro Montecchia, Rubén Magnano y Rubén Wolkowyski, Nadia Flores pertenecerá al staff de entrenadores del segundo Campus Spalding.

Foto: Prensa Campus Spalding

Del 1 al 5 de marzo en el Club Colón de la ciudad de Chivilcoy, junto a Alejandro Montecchia, Rubén Magnano y Rubén Wolkowyski, Nadia Flores pertenecerá al staff de entrenadores del segundo Campus Spalding, donde niños y jóvenes de ambos sexos compartirán sus ilusiones y su afición hacia el básquet  al mismo tiempo que perfeccionarán sus conocimientos técnicos y tácticos.

Apasionada por el básquet, esta joven de 28 años, juega al básquet en el Club Atlético Lanús, integra la Selección Argentina con la que obtuvo la Medalla de Bronce en el Mundial de Tailandia 2009, la Medalla de Plata en el Premundial de Cuiaba, Brasil, entre otros logros y además es entrenadora de las categorías inferiores de la institución “Granate” y tiene una gran experiencia en trabajar en Campus de Básquet.

Nadia está entusiasmada y ansiosa, esperando que llegue la fecha para comenzar y accedió a hablar con nosotros sobre esta actividad.

- Dado que sos entrenadora de categoría inferiores y en campus de básquet ¿Cuáles son las diferencias entre ambos trabajos?
- Los campus se viven de otra manera. Más allá de que vos trabajás en lo técnico, en lo táctico, corregís fundamentos, los chicos también se integran con jugadores y entrenadores nuevos, entrenan más horas de lo que están acostumbrados habitualmente, reciben indicaciones de referentes de este deporte. Los ves más entusiasmados, más entretenidos, te prestan mucha atención, y eso para nosotros, que estamos del otro lado, nos genera una adrenalina diferente. Por otro lado también ocurre que les gustó algún ejercicio y lo quieren repetir los demás días y somos un poco permisivos en eso. Con los más chiquitos sabemos que hay cosas que les gustan más que otras, y apelar a lo que ellos les gusta también sirve porque ellos se divierten aún más y está bueno darles ese minuto de: “bueno, que quieren hacer”,  como por ejemplo: Jugar al eliminador. Y ves que se enganchan más. En lo personal yo lo disfruto muchísimo y el ver que los chicos se van felices me provoca una gran alegría.

- Es un campus que está desarrollado para ambos sexos y diferentes edades, ¿cómo se orienta el aprendizaje teniendo en cuenta esto?
- Para cada edad se organiza de manera diferente: los más chicos aprenden fundamentos apelando a la diversión, mediante juegos, en cambio si un chico ya pasa los 13, 14 años viene en búsqueda de mucha información, mucha teoría aplicada dentro de la cancha. Cuanta más información les des para ellos es mejor y aprecian mucho la corrección de detalles técnicos que en su club es más difícil trabajarlo. Es decir, todos trabajan fundamentos y táctica pero la planificación es diferente según la edad que tengan los chicos. Con respecto al sexo de los participantes, el básquet es uno solo y no hay diferencia, El hombre tiene más capacidad física por una cuestión de genética, pero técnicamente se puede trabajar los dos por igual, se puede desarrollar y mejorar a los dos por igual.

- ¿Por qué es recomendable para los chicos realizar los campus?
- Es positivo por muchas cosas: se suman muchísimos más entrenamientos, una carga horaria más abultada que suma aprendizaje y tienen este complemento de conocer gente nueva, de conocer situaciones nuevas a las que están acostumbrados y no hay persona que no lo disfrute. El chico que recién comenzó a jugar hace un año se entusiasma aún más porque conoce diferentes situaciones a las que no está acostumbrado y el que ya está hace varios años en la actividad quiere conocer más cosas, entonces para los dos está bueno porque los dos aprenden muchísimo.

- En marzo comienza el segundo campus, vos ya estuviste en el primero que se realizó en Lanús, ¿Con que expectativas lo esperás?
- Tengo mucha ansiedad, quiero que ya llegue el primer día para empezar a trabajar en el campus. La verdad que el que se hizo en Lanús en diciembre del 2017 estuvo bárbaro, la pasamos genial, los chicos se fueron muy contentos, aprendieron un montón, además poder trabajar con Rubén Magnano, Alejandro Montecchia, Fabricio Oberto y Rubén Wolkowyski que son de la Generación Dorada tiene un complemento extra. Yo creo que van a ser días geniales porque así fue el anterior y creo que nos va a ir muy bien.

Fuente: 
Prensa Campus Spalding

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.