Informe

LeBron ante su gran desafío: vencer al equipo que lo catapultó a la cima

16:52 28/09/2020 | James era un enorme jugador sin anillo hasta que recaló en Miami en 2010, donde jugo 4 años, llegó a 4 finales y ganó dos títulos.

LeBron en Miami y ahora en los Lakers (Foto Clutchpoints)

El destino siempre tiene guardado un as en la manga y seguramente ni el más optimista pensó que Miami Heat podía llegar a las finales de la NBA cuando los seeding games comenzaron en Orlando en julio pasado. Menos, LeBron James, enfocado en ganar un anillo con un tercer equipo distinto, los Lakers. 

Dos meses y algo más después, el camino ha ido sacando equipos del medio y ha dejado para que definan el anillo Los Ángeles Lakers de LeBron y el Miami Heat de los nuevos jóvenes maravilla Bam Adebayo y Tyler Herro, más los veteranos Jimmy Butler y Goran Dragic. Pero aquí el más afectado, dentro de la cancha, será LeBron.

Cuando en el 2010 tomó la gran decisión de su carrera y dejó su Cleveland para lanzarse por el éxito en Miami, James cambió su propia historia. Venía de ser leyenda en los Cavs pero, a diferencia de Jordan, no esperó a ganar con ellos y prefirió ser parte del súper equipo de Miami con sus amigos Dwyane Wade y Chris Bosh, para conseguir ese anillo que lo desesperaba. Dallas lo frustró el primer año, pero igual, en sus cuatro temporadas con el Heat, llegó siempre a la final y ganó dos títulos seguidos en 2012 (vs OKC) y 2013 (vs San Antonio). 

Relajado tras sus logros, volvió a Cleveland y ahora sí pudo darle el anillo a su estado de origen en el 2016, para enfrentar un nuevo desafío en el 2018, fichando por los Lakers, el gran mercado de la NBA junto con Nueva York. El primer año fue un golpe al orgullo de James, quedando no solo lejos del anillo, sino fuera de los playoffs por primera vez en su carrera. Por eso esta vez no podía permitirse no estar, como mínimo, en la final. 

Decir que Spoelstra tiene alguna ventaja porque lo conoce al dedillo, tanto en sus virtudes como en sus debilidades, sería sobrevaluar algo que hoy en día casi no genera diferencia, porque todos saben todo de todos los jugadores. No existen más secretos y las cosas que molestan a LeBron son bien sabidas. El tema es tener el personal como para molestarlo durante una serie completa, no solo físicamente, sino mentalmente. 

Con la salida de Los Ángeles Clippers de los playoffs, y sin desmerecer a Miami, no quedó nadie que pueda dominar este juego en esta instancia como James. Si eso será suficiente obviamente no depende solo de él. Ni siquiera para porque Miami intente que no se involucre demasiado. No es posible. LJ jugará estas finales contra sí mismo. Será su rival más duro. Tendrá muchas cuentas por saldar, pero de esas que se puso él mismo. Y, en esos casos, son las que más motivan.

Compartir

 



X