Juegos Olímpicos de Barcelona 1992

La intrahistoria de Lituania, el otro Dream Team de Barcelona 1992

17:28 17/05/2020 | Era la primera vez que iban a competir como país independiente. No tenían fondos para subsistir. Grateful Dead los apoyó y los auspició.

Lituania recibiendo la medalla (Foto: SensaCine.com)

En los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 el Dream Team de Estados Unidos, conformado por estrellas de la magnitud de Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird, entre otros, se llevó todos los focos en su estadía por Europa. Pero, aparte de ellos, también hubo otro seleccionado que se encargó de hacerle pelea en los tabloides. Ese conjunto fue el de Lituania, que en ese torneo jugó por primera vez como nación independiente, tras dejar de pertenecer a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). 

Lo suyo no fue nada fácil y para llegar a competir en Barcelona debieron moverse, conseguir sponsors, camisetas y auspiciantes de todo tipo. Todo comenzó cuando Sarunas Marciulionis y su asistente en Golden State Warriors, Donnie Nelson, llevaron la historia al diario San Francisco Chronicle, en el que publicaron una nota que demostraba el deseo que tenía el país de participar en dicho torneo. 

¿El problema? La nación no tenía dinero para apoyar al equipo, por lo que sus jugadores estaban pidiendo cualquier tipo de ayuda. Por fortuna, el artículo fue visto por Dennis McNally, el manager de relaciones públicas de la épica banda Grateful Dead. Jerry Garcia y toda la banda pudieron conocer la historia y de inmediato se interesaron por ellos, acordando auspiciar el viaje y la indumentaria que utilizarían antes, durante y después de todos los juegos. 

El resultado fue un esqueleto completamente psicodélico, diseñado por Greg Speirs, que donó el 100% de las ganancias. La interpretación, según se relató en el documental The Other Dream Team, se inspiró en el surgimiento del equipo desde la nada misma. 

Al llegar a Barcelona el seleccionado lituano arrasó dentro y fuera de la cancha con sus colores verdes, amarillos y rojos. Lamentablemente, Estados Unidos lo eliminó en las semifinales, pero consiguieron llevarse la de bronce tras un triunfo que fue mucho más que eso. En el choque por el tercer puesto se enfrentaron al Equipo Unificado, conformado por todos los estados postsoviéticos, a excepción de Lituania, Eslovenia y Letonia. 

El partido se vivió como un clásico y los recientemente separados lituanos no iban a perder por nada en el mundo. Al final se llevaron el juego por 82-78, en una muestra de carácter, personalidad y determinación. Luego, al podio subieron con sus calaveras lisérgicas representando a su país y a de Grateful Dead. Una banda y un equipo unidos por el deseo de ganarlo todo, con solidaridad y mucha pero mucha ayuda. El otro Dream Team. Lituania. La independencia. Nada más y nada menos que eso. 

 

Compartir

 



X