Especial

Elgin Baylor, la gran leyenda sin anillo

15:17 17/09/2020 | Ayer miércoles cumplió 86 años. Fue el primer jugador imparable en la mejor Liga del mundo, pero nunca pudo salir campeón.

Para los jóvenes, y no tan jóvenes, es un nombre que suena extraño. Elgin Baylor, que ayer miércoles cumplió 86 años, no tiene la fama de los mejores de su época, como Wilt Chamberlain o Bill Russell, pero fue el primer atacante indefendible que tuvo la NBA. 

Debutó en la Liga en 1958 con los Lakers, cuando todavía estaban en Minneapolis, y su impacto fue inmediato. Los que lo vieron jugar dicen que era como Michael Jordan, pero 30 años antes. Gran atleta, con unas piernas que le permitían volar, era además un enorme anotador, ya sea penetrando o tirando, y un eximio pasador. Los Lakers venían de su peor temporada histórica tras dominar la NBA en sus comienzos (récord 19-53 en 1957/58) y, según el dueño de la franquicia en ese entonces, Bob Short, de haberles ido mal en 1958/59 se hubiese declarado en bancarrota. 

En su primera temporada, con 24 años, Baylor promedió 24.9 puntos y 15 rebotes, siendo que no era un pivote (alero de 1.96). Esa campaña, 1958/59, marcaría el inicio de lo que sería su gran karma: salir campeón y Boston Celtics. Los liderados por Bill Russell le ganaron a los Lakers la final 4-0 y fue la primera gran decepción de Elgin. 

"Fue uno de los mejores tiradores que haya tenido este juego. Analizo al día de hoy y no consigo encontrar muchos que hayan tenido su capacidad", decía hace un tiempo su compañero durante muchos años en los Lakers, el gran Jerry West. Baylor era un tirador, pero también un acróbata saltarín, pero en una época con poca televisión y cero marketing, por lo que siempre estuvo en un segundo plano. 

Por sus características, además, también fue opacado por Wilt Chamberlain, dueño de todos los récords posibles de la época, incluidos los 100 puntos en un partido y los 50.4 puntos de promedio en 1961/62. Sin embargo, Baylor hacía maravillas también. De hecho, en el año de los 50.4 de Wilt, Elgin promedió 38.3 puntos y 18.6 rebotes, una bestialidad. Los 38.3 puntos son la cuarta marca más alta de la historia de la NBA, solo superadas por 3 de Chamberlain: 50.4 en 1961/62, 44.8 en 1962/63 y 38.4 en 1960/61. 

Pero Baylor no tuvo suerte. Le tocó vivir la peor época para ser un jugador de los Lakers, donde militó las 14 temporadas que jugó en la NBA, desde 1958 a 1972. Llegó a 8 finales de la NBA, pero las perdió todas, 7 contra Boston y 1 contra los Knicks. Hubo dos particularmente especiales. La de 1961/62, en donde batió el récord de puntos en una final (61), que sigue vigente, y además donde, en el juego 7 de las finales ante Boston, con el partido igualado en 100, los Lakers tuvieron el tiro para ganar el juego y el campeonato. Pero en vez de tirarla Baylor, la tiró Selvy. Erró y, en el suplementario, Boston se impuso 110-107 y se llevó el anillo.

La otra final única fue la de 1969/70. Al fin una contra un equipo que no fuera Boston. Pero fue tan malo, o peor. Defitivamente, en esa final quedó comprobado que a los Lakers les faltaba algo. Los Knicks habían perdido por lesión a Willis Reed dos partidos antes, pero a minutos de iniciarse el juego 7, Reed entró al Madison renqueando, en una pierna prácticamente, y el estadio se vino abajo. Dicen los que estaban que ahí los Knicks ganaron el partido. Antes de empezarlo. Reed entró de inicial, metió su primer tiro, defendió duro a Chamberlain un rato, el partido se quebró y no hubo vuelta atrás. 

Después, jugó solo unos pocos partidos más, porque sus rodillas estaban arruinadas. Apenas dos partidos en 1970/71 y 9 en 1971/72, para retirarse tras su último partido el 31 de octubre de 1971. Otra vez el destino le jugó una mala pasada, porque finalmente los Lakers ganarían el tan ansiado título ese año, venciendo a los Knicks en la final 4-1, vengando lo ocurrido dos temporadas antes. 

Baylor jugó 14 temporadas, en las que promedió 27.4 puntos, 13.5 rebotes y 4.3 asistencias. Un crack completo, que luego de retirado tuvo un paso como asistente y entrenador en los New Orleans Jazz. Otra paradoja del destino fue que terminó sus años como directivo, durante 22 temporadas, en Los Ángeles Clippers, el rival de toda la vida de sus amados Lakers. Elgin Baylor fue, en definitiva, el máximo exponente histórico de la gran leyenda sin anillo. 

Fuente: 
NBA

Compartir

 



X