Análisis

El fenómeno Deck: la revolución en 10 días

00:06 24/11/2019 | En los últimos partidos, el de Santiago del Estero tuvo picos de rendimiento en puntos, rebotes, asistencias, dobles y triples. Real Madrid lo disfruta y no para de ganar.

Deck está consolidado en Europa (Foto: ACB Photo)
El partido ante CSKA Moscú fue su cúspide, ya que consiguió máximas en puntos (17), rebotes (11) y asistencias (6), pero sus aportes vienen creciendo sustancialmente desde hace diez días, en donde Gabriel Deck se desempeñó de gran manera en todos ellos. Desde el enfrentamiento ante el Barcelona hasta la batalla rusa con Khimki, el santiagueño fue creciendo gradualmente, anotando en doble dígito tanto en el choque ante los españoles como en el último ante los de Dimitrios Itoudis. 
 
Jugando de tres alto o de cuatro bajo, el argentino se está sintiendo más cómodo que nunca, logrando mejorías sustanciales en puntos, rebotes, asistencias y porcentajes de dobles y triples. Ante Barcelona consiguió 13 puntos con 1/3 en triples y 3/5 en dobles, mientras que ante Khimki sus totales bajaron, pero su acierto continuó ya que tuvo 4/7 en tiros de campo. Finalmente, ante CSKA fue su capilla sixtina, porque anotó 17 puntos, pero también debido a que lanzó 7/10 en dobles. 
 
En la competencia europea, su crecimiento es clarísimo. En los primeros 7 partidos de la temporada 2019/20, Deck jugó 17,1 minutos de promedio, con medias de 6.0 puntos, 2.0 rebotes y 1.1 asistencias. En los 3 últimos, que encima fueron contra todos rivales de lustre (Barcelona, Khimki y CSKA), sus promedios subieron a 29 minutos en cancha, 13.0 puntos, 7.3 rebotes y 4.3 asistencias. Notable. 
 
 
No sólo en Euroliga se dio su crecimiento. Además, en la ACB está siendo un comodín para Real Madrid, que lo ocupa en posiciones exteriores como interiores, dependiendo de adónde esté la ventaja. En sus últimos dos partidos, contra Baskonia y Unicaja, logró ocho y 12 puntos con 80% en dobles en el primero y 100% en el segundo. Desde larga distancia también creció mucho, no sólo en estos diez días, sino en toda la temporada, puesto que actualmente lanza al 56%.
 
Su lanzamiento, la mecánica, los puntos, las penetraciones y los posteos, sumados a su juego sin balón y el posicionamiento lo convierten en una de las principales cartas de Pablo Laso. Junto a Facundo Campazzo comandan la armada argentina merengue en Europa y a su lado muestra su mejor versión, anotando desde distintas variantes, explotando ventajas y haciendo uso de su lectura de juego.
 
La revolución fue de diez días, pero su crecimiento jamás paró, desde aquel potrero en Colonia Dora hasta sus agigantados pasos con la camiseta blanca en la 2019/20, el chango la sigue rompiendo, con cara de nada y sin importarle nada. Porque los grandes son así. Jamás dejan de mejorar y de innovar. Nunca paran de ganar. 
 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

 
 

Compartir

 



X