F4 Euroliga 2019

CSKA es el nuevo campeón de Europa

17:38 19/05/2019 | Los rusos consiguieron su octava copa de Euroliga tras derrotar al Anadolu Efes 91-83. Higgins, Clyburn y De Colo, las figuras. Clyburn, el MVP.

Chacho jugó una semi brillante y se llevó su segunda Euroliga

Definición de Final Four con el histórico CSKA, el de más presencias en esta instancia, y el Anadolu Efes, la cenicienta que pasó de ser el peor de la 2017/18 a uno de los dos mejores un año después, obviamente con un cambio de plantilla relevante. ¿Qué se impuso? La experiencia rusa. Los dirigidos por Itoudis, campeones también en 2016, se coronaron tras ganar 91-83. Higgins y Clyburn (MVP) fueron los máximos anotadores del juego (20 cada uno) y, junto a De Colo (15), las grandes figuras. Octava copa para el CSKA, cuarta para Hines, segunda para Chacho Rodríguez, De Colo, Vorontsevich, Kurbanov, Higgins e Itoudis. 

Las apuestas antes del partido hacían imaginar a un Anadolu extra motivado por la confianza tras llegar a una final donde no lo habían invitado, y eso pareció en el arranque, porque Larkin pareció una continuación del indomable del viernes, anotando 8 puntos en los primeros 7 minutos. Pero estaba claro que a las grandes figuras de las semis no le sería sencillo repetir y que deberían aparecer las estrellas de reparto. 

Sería una falta de respeto poner a Higgins en ese rol, pero la realidad es que fue su ingreso desde el banco el que empezó a cambiar el trámite del partido. El CSKA, con 11 puntos del escolta en poco más de 3 minutos, clavó un parcial de 11-0 y se fue 12 arriba. Parecía que la experiencia superaba claramente al entusiasmo. Pero faltaba mucho todavía. Aunque el CSKA llegó a sacar la máxima en el inicio del segundo período (34-20), con un quinteto extraño, Ataman empezó la remontada, a partir de más agresividad defensiva y el retorno a las fuentes (Larkin, Micic), más el aporte de los extras de los que hablábamos al comienzo, como Dunston y Simon. Así, tras una infantil falta de Peters sobre Larkin en el cierre del cuarto, el Anadolu se fue hecho al vestuario, 42-44.

Los rusos, a partir de dejar en el banco gran parte del tercer cuarto a De Colo y Chacho, apostaron a la jerarquía individual de sus norteamericanos Higgins y Clyburn, que fueron una pesadilla para los turcos, con tiros de tres puntos básicamente, pero también generando para el resto. El Anadolu confundía muchas veces los caminos, tomando tiros apurados o no aconsejables, y esperaba la aparición de vías de gol habituales a las que el partido les pesó demasiado (Moerman, Beaubois). Sin embargo, un mal cierre del CSKA tras la vuelta del Chacho al campo, más otro gran tiro final de cuarto de Larkin, dejaron el partido a 6 de distancia luego de una máxima de 14. 

Con un porcentaje de triple insólito para una final (llegó a estar 14/20, 70%, durante el último cuarto), y una defensa sólida, más un buen retorno de De Colo, el CSKA otra vez se fue a una diferencia amplia (83-71) a 4m24s del final, tras un amague de remontada del Anadolu, que no podía completar tres minutos seguidos con buenas decisiones. Siempre se quedaba corto. La llegada del clutch mostró a un CSKA mucho más sólido y consistente, aprovechando cada acción desesperada de su rival, que no pudo, no supo o no lo dejaron encontrar un camino hacia el título. 
 

Fabián García / [email protected]
Enviado especial a Vitoria, España
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



X