NBA

Conocé a Bol Bol, la joya oculta de los Nuggets

13:57 21/07/2020 | Cayó hasta el puesto 44 del Draft de 2019 por sus problemas físicos, pero los especialistas lo ubicaban en la primera ronda.

Foto: NBA.com

La reanudación de la temporada de la NBA en la burbuja de Orlando presentará numerosas historias que surgirán con el correr de los partidos y los días. Una de ellas está relacionada con un jugador muy especial, que todavía no ha debutado en la competencia. Se trata de Bol Bol, un joven con un pasado más que interesante que defiende los colores de los Denver Nuggets.

El sudanés de 20 años es hijo del emblemático Manute, uno de los deportistas más altos en la historia de la NBA. Con 2,31 metros de altura, el pivote destacó en la década del ochenta principalmente con la camiseta de los Golden State Warriors. Bol, su primogénito, parece ser la edición 2.0 del padre: mide 2,18 metros, pero es capaz de mover su cuerpo con la soltura de un perimetral.

El niño, que nació en Sudán pero se crió en Estados Unidos porque su familia fue desplazada del país ante las acusaciones que recibieron de ser espías norteamericanos durante la Segunda Guerra Civil, tuvo contacto directo con el balón desde que tiene memoria. Acostumbrado a mudarse constantemente, Bol repartió sus años de secundario en varios institutos pero con una constante: la altura no le impedía salir de la zona y anotar triples o manejar la pelota como un base. Su impacto le permitió captar la atención de varias universidades y, entre todas las ofertas, se quedó con la de Oregon.

Allí comenzaron los problemas. El juvenil iba camino a ser uno de las elecciones más altas del Draft de 2019, pero sólo pudo jugar nueve partidos con los Ducks por una fractura por estrés en su pie izquierdo. A pesar de promediar 21 puntos, 9,6 rebotes, 2,7 tapones, 56% de acierto en tiros de campo y 52% en triples, las franquicias comenzaron a dudar de su físico. En este contexto, apareció el rumor de que sufría una enfermedad degenerativa en las rodillas. Finalmente, Bol cayó hasta el puesto 44 de la segunda ronda. Los Nuggets decidieron correr el riesgo de elegirlo y aguantar hasta su recuperación.

El africano no debutó en la máxima competencia, pero sí tuvo buenas actuaciones en la G-League: nueve presencias y medias de 12 tantos, 5,8 recobres y 2,8 bloqueos. Recientemente, se han observado vídeos suyos en los entrenamientos de Denver. Y, con la certeza de que todo puede suceder en la tierra de Disney, no sería descabellado pensar en que el “unicornio” que tiene la organización pueda hacer su debut en la reactivación.

Etiquetado como:

Compartir

 



X