La Liga 2018/19

Balances de la Liga: Libertad mantuvo la categoría y potenció jóvenes talentos

18:28 15/06/2019 | El equipo de Sunchales cumplió el objetivo primordial de la temporada; además cumplió una gran tarea internacional y se metió en playoffs.

Agustín Cáffaro, el jugador de mayor crecimiento de la temporada (Foto: La Liga Contenidos)

La temporada 2018/19 fue la del regreso de Libertad a la máxima categoría del básquet argentino. Lograron el objetivo primera al mantener su plaza en la Liga, pero además completaron un dignísimo papel a nivel internacional, más precisamente en la Liga Sudamericana. El entrenador Sebastián saborido y su cuerpo técnico lograron encontrar las piezas indicadas para cada puesto y además lograron incrementar su rendimiento a lo largo de la temporada.

 

Del equipo del ascenso solamente se quedaron Nicolás Copello y Ariel Zago. A ellos se sumaron dos jugadores nacionales de amplia experiencia en el medio: Juan Cangelosi y un hombre de la casa como Marcos Saglietti. Pero lo que les dio el salto de calidad a lo largo de la temporada estuvo en las apuestas. Agustín Cáffaro llegó con pocos minutos acumulados en Boca y se convirtió en el Jugador de Mayor Progreso de la temporada. Además, Martín Cuello peleó cabeza a cabeza por esa distinción, ya que se puso el traje de goleador y no le pesó, sino que se erigió como la principal vía de gol del equipo (16.2 puntos de promedio).

 

En primera instancia se apostó por Augustine Okosun para el puesto de pivote, pero el nigeriano ni siquiera llegó a la Argentina. En su lugar, se sumó Khalil Kelley y fue lo mejor que le pasó a Libertad, ya que se acopló rápida y eficientemente al sistema del equipo sunchalense. Se hizo fuerte en los tableros y se convirtió en uno de los internos dominantes dentro de la Liga, lo que le brindó muchas soluciones a Sebastián Saborido y su staff.

 

El récord global de Libertad en el Súper 20 estuvo compuesto por cinco victorias y cinco derrotas, pero se quedaron afuera en el repechaje (0-2 ante Olímpico). Esa eliminación temprana fue positiva en el sentido que le dio dos semanas de entrenamientos al equipo de Sunchales en la previa a la primera ronda de la Liga Sudamericana, la primera gran sonrisa de la temporada: en el primer cuadrangular superó a Welcome y Goes de Uruguay, para clasificar a las semifinales por detrás de Flamengo.

 

En las semifinales completaron otra actuación histórica, a un punto tal que le faltaron dos puntos para meterse en la gran final de la LSB. Superaron a Franca de Brasil y a Quimsa, pero la derrota ante Olimpia Kings de Paraguay limitó sus aspiraciones. Igualmente demostró su impronta en el segundo torneo más importante de la región, a partir de un estilo de juego aguerrido en defensa y de alto goleo.

 

Pese a haber comenzado con un calendario complicado, Libertad mantuvo el envión positivo y metió un récord 3-3 ante del parate por las Fiestas. Tras ese lapso se produjo una modificación de peso en el plantel, ya que Juanchi Cangelosi dejó su lugar para volver a Junín. En su reemplazo llegó Erik Thomas, tras una salida extraña de Regatas Corrientes. El paranaense mantuvo la tendencia: fue otro jugador joven que llegó y creció en sus minutos y en su rendimiento, a partir de un sistema que lo acompañó y potenció su desarrollo. Y Erik también le dio respuestas al staff técnico.

 

Luego de dos derrotas seguidas en el Hogar de los Tigres, Libertad encadenó seis victorias consecutivas en condición de local. Eso les permitió engrosar su promedio en el primer tramo de la temporada y evitar la zona baja de la tabla de posiciones. De hecho, casi nunca estuvo en la conversación por la pelea para evitar los playoffs por la Permanencia y ese es un gran logro, teniendo en cuenta que fue el equipo ascendido de la 2018/19.

 

Terminaron la fase regular con cuatro derrotas al hilo, lo que les hizo perder algunas posiciones en una apretada mitad de tabla. Con un récord 17-21, finalizaron en la 13° posición de la Liga, lo que los obligó a cruzarse con Comunicaciones, el tercer mejor ubicado en la tabla. No solamente cumplieron el objetivo primordial de mantener la categoría, sino que además se metieron en playoffs pese a jugar con una ficha mayor menos; con juego colectivo compacto y una buen aporte de los pibes, supieron suplir las bajas por lesión que se fueron dando en la temporada.

 

En los playoffs presentaron batalla (de hecho ganaron el Juego 1 en Mercedes, una de las sedes más complicadas), pero no les alcanzó y se despidieron en el Juego 5 de aquel cruce de octavos de final. Igualmente, como se dijo antes, el saldo de la temporada termina siendo altamente positivo por objetivos cumplidos, un gran papel internacional y haber sido el lugar de crecimiento y desarrollo para un montón de chicos al más alto nivel nacional.

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.