La Liga 2018/19

Básquet Plus con JP Vaulet: "Necesitaba un cambio"

00:36 10/01/2019 | Con apenas 22 años ha tenido que sobreponerse a un historial duro de lesiones; Peñarol le da la chance de reiniciar en un entorno nuevo.

Foto: Prensa Peñarol
Este viernes Peñarol recibirá en el Once Unidos a Libertad de Sunchales y ese será el compromiso que marcará el regreso de Juan Pablo Vaulet a la Liga Nacional, pero sobre todo su reencuentro con el juego y en un entorno totalmente nuevo. En los últimos meses se habló más de sus estudios médicos que de su capacidad para jugar al básquet, algo que de a poco intentará empezar a revertir. En las horas previas a su posible vuelta a las canchas, dialogamos en extenso con el alero de 22 años.
 
- Se dio un cambio concreto después de tantos años en Bahía...
. Sí, estuve en Libertad un tiempo, pero los cuatro años que jugué en la Liga fueron en Bahía Basket. Ahora voy a empezar otra experiencia en un nuevo club. Es todo nuevo.
 
- ¿Podrías resumir tu versión de lo que pasó?
. Sentía que había cumplido un ciclo en Bahía y necesitaba un cambio. Además justo salió el problema de mi hermano y como que quedamos pegados los dos, digamos. Justo se dio la posibilidad para poder irme.
 
- ¿Cómo es tu situación física?
. Siempre mis estudios dieron bien. Sabía que, por todo lo que se había dicho y todo lo que se pensaba, cualquier club que me contratara me iba a hacer todos los estudios. Los hicieron y me dio todo bien nuevamente. A su vez, durante estos cuatro meses me he hecho estudios en otros lugares y también fueron positivos. El único problema es que mi hermano se sobreentrenó hace cuatro meses, por lo que él sí tiene que frenar, esperar y volver a hacerse estudios en unos meses. Siempre mis estudios dieron bien así que estaba tranquilo, pero también entiendo a los clubes. Obviamente que ningún equipo va a contratar a un jugador que no esté apto para jugar.
 
- Es decir que estás tranquilo con que todos los estudios dieron como tenían que dar. 
. Con ese tema estoy tranquilo porque los estudios dan bien, no me voy a mentir a mí mismo. 
 
- Te lo pregunto porque a veces puede pasar, ya sea inconscientemente o de manera consciente, que el deportista no acepte algo o se haga el tonto pensando que puede no pasar nada...
. Un problema de corazón es algo fuerte, no es como una lesión en la que podés probar y si te lesionás podés parar un tiempo para volver recuperado. Con el corazón no se puede negociar, si estás mal no podés jugar. Pero como te dije recién, los estudios me dieron siempre bien y por eso estoy tranquilo. Obviamente cuando surgieron estas dudas me estudié por iniciativa propia, para quedarme tranquilo yo mismo y volver a jugar, que es la idea.
 
- ¿Es cómo si arrancaras una nueva carrera?
. No sé si una nueva carrera. Como te dije antes, estuve muchos años en Bahía y ahora empiezo en otro club, con una ciudad, compañeros, cuerpo técnico y dirigentes nuevos. Estoy muy contento, ilusionado y motivado para empezar y jugar.
 
- ¿Sentís que te habías estancado un poco, que necesitabas reformular tu carrera un poco?
. Puede ser. No es que sentí que me estanqué, sino que me han pasado muchas cosas en los últimos años en cuanto a lesiones, he tenido muchos altibajos. Había momentos en los que me sentía muy bien, por otros mal o indefinido. Fue difícil, pero en los cuatro años que estuve en Bahía también aprendí muchísimo y la pasé bien. Pero he tenido muchos altibajos y sobre todo problemas de lesiones, especialmente en los últimos años. Ahora el primer objetivo es lograr jugar con continuidad y estar presente, tanto en la cancha como en los entrenamientos. Es lo principal que quiero lograr ahora. Quizá puede ser como decís vos, más con el problema que pasó ahora, por el que estuve cuatro o cinco meses afuera: he tenido mucho parate, mucho altibajo y eso no me ha hecho bien. 
 
- Estuvo lo del Draft de la NBA que me imagino que en tu cabeza debe haber tenido su efecto. No sé si en ese momento te ilusionaste por demás y quizá después te desilusionaste. ¿Cómo jugó eso?
. En su momento el haber sido drafteado me ilusionó y me motivó mucho. Pero la realidad fue que en ese momento me lesioné de nuevo y estuve tres meses afuera... de estar ahí pasé cuatro meses sin jugar. Recuperarse de una lesión lleva su proceso y creo que al tener tanta ilusión y motivación, por ahí he querido ir más rápido de lo que a lo mejor podía.
 
- De algún modo durante mucho tiempo estuviste recuperándote de las recuperaciones; necesitás cierta continuidad como mínimo...
. Claro, es lo que yo quiero lograr ahora. Me siento bien, estos cuatro meses en los que estuve parado los he aprovechado para ponerme bien, entrenar y estar preparado. Obviamente que estoy con falta de partidos y de ritmo, pero creo que eso lo voy a ir sumando con el tiempo. Lo principal es tratar de estar, jugar y tener una continuidad.
 
- ¿Le encontraste algún motivo a tu problema de lesiones? ¿Creés que pasaba un poquito por tu cabeza?
. Puede ser, es un tema muy complejo. Fueron muchas cosas, no sé ni por donde empezar... A los 17 años tuve una lesión muy fuerte en el pie y estuve más de un año afuera, con dos operaciones en el medio. Uno es chico y no sabe lo que es una recuperación, sino que piensa que puede volver a jugar cuando pasen seis o siete meses y que no va a pasar nada. Capaz que en su momento no he sabido entender el tema del proceso y de que necesitaba tiempo; por ahí por ansiedad quería volver antes y el cuerpo se termina desequilibrando un montón. Después uno tiene que volver a alinear todo, digamos.
 
- Imagino también que por tu cabeza era inevitable que estuvieran los miedos cada vez que volvías...
. Sí, obvio. Pero ahora me siento bien, ilusionado y motivado. Me siento confiado.
 
- ¿Aprendiste a conocer tu cuerpo?
. Puff, muchísimo. Al principio uno está con el freno puesto, pero cuando se arranca te olvidás de todo. Es algo que también tiene que pasar, porque sino estás siempre con ese freno que no te deja continuar. Esperemos que sea un buen año y que logre continuidad, que es lo principal.
 
- Te lo decía porque cuando uno conoce su cuerpo, sobre todo a partir de las lesiones, llega un punto en el que sabés exactamente cómo estás y si podés volver a lesionarte o no. Se me viene por ejemplo el caso de Delfino y le costó un montón. ¿Vos ya tenés ese dominio?
. Me siento bien, en los últimos cuatro meses he estado entrenando y me siento bien. Pero también trato de ir día a día, partido a partido, no plantearme objetivos largos. No trato de buscar esa seguridad, sino hacer cosas diariamente para estar cada vez un poco mejor e ir para adelante.
 
- Me imagino que a lo largo de estos años te deber haber pasado de darte cuenta que la verdad no estabas bien...
. Sí, me ha pasado un montón de veces, pero quizá por el querer competir uno quiere estar. A veces hacés bien, en otras mal... es difícil.
 
- ¿Lograste sacarle algo bueno al tema de las lesiones?
. Aprendí lo importante que es el cuidado del cuerpo y trabajar sobre él, cuidarlo y descansar.
 
- Pero en eso siempre fuiste muy responsable...
. Sí, pero uno aprende qué ejercicio le hace bien y cuál no. También cómo controlarse y saber hasta qué punto está bien, o cuál entrenamiento genera más desgaste. Uno se va conociendo y aprendiendo lo que le hace bien. Por ahí vas al gimnasio, hacés esto o lo otro y nunca se sabe para qué te sirven todas esas cosas, sino que lo hacés por hacer, porque alguien viene y te lo dice. Pero cuando te pasan las lesiones, uno aprende el por qué de las cosas.
 
- ¿En algún momento te bajoneó mucho al punto de perder la alegría de jugar?
. Llegó un punto en que lo único que quería era estar bien físicamente. Más allá de si estaba jugando bien, mal o me sentía mejor dentro de la cancha, lo que quería era estar bien físicamente. Por ahí uno se obsesiona con eso y se olvida un poco del básquet. Pero me siento bien, siento que me ha vuelto la alegría, o mejor dicho la sensación linda de jugar al básquet, de estar, de entrenar.
 
- ¿Eso es lo que te genera esta oportunidad en Peñarol?
. Sí, pero también se que es algo más individual: yo me tengo que cuidar, yo tengo que estar. Empezar de nuevo.
 
- ¿Manejaste alguna alternativa de irte afuera o tenías claro que era mejor arrancar de nuevo acá?
. Tenía claro que lo más importante era arrancar y jugar, porque iba a ser muy difícil después de todo lo que pasó. Como te dije antes, ahora tengo que tratar de jugar y estar, lograr esa continuidad para que se hable de mí en relación al básquet y no de si estoy enfermo, lesionado o no lo estoy. Quiero que se hable de mí sobre básquet y la única forma de solucionarlo es jugando.
 
- ¿Qué quiere Leo de vos?
. Ayer hablé un poco y quiere que vayamos de a poco. Con el tiempo vamos a ir viendo dónde me siento mejor, pero lo importante es ir de a poco. Todavía no hablamos específicamente sobre el juego, pero trataré de sumar en lo que pueda para el equipo.
 
- ¿Vas a poder controlar la ansiedad?
. Vamos a ver, siempre cuesta. Creo que sí, pero en el momento es difícil.
 
- ¿Cuándo podrías debutar?
. El viernes contra Libertad.
 
- ¿Te ponés una meta corta de entrada?
. Tratar de estar contra Libertad y después en el próximo partido... ir juego a juego. Tampoco sé bien dónde estoy parado porque hace mucho tiempo que no juego, entonces como que ya quería estar en una cancha para ver cómo me siento. Uno se siente bien entrenando, pero al momento de jugar es diferente. Con los partidos y con el tiempo me iré dando cuenta cómo me estoy y cómo me siento, e iré mejorando las cosas que tengo que corregir. Me quiero probar.
 
Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.