Mundial 2014

Australia cacheteó a Lituania y lo dejó sin invicto

18:28 02/09/2014 | Los Boomers hicieron un primer tiempo sublime, devastador y con un altísimo goleo. Después supieron aguantar el partido y se lo llevaron ante la dura Lituania.

Ingles festeja: gran victoria de Australia, que tumbó a Lituania y dio una de las notas de la jornada.

Australia se llevó el duelo más atractivo de la jornada del martes tras vencer a la siempre candidata Lituania por 82-75. Los Boomers dejaron a los lituanos sin invicto, emparejaron todo en el grupo D y solamente Eslovenia marcha sin conocer la derrota.

Los oceánicos arrancaron el partido mostrando credenciales desde un principio. En un partido de absoluta relevancia en el grupo, el seleccionado de Lemanis salió a quemar las naves desde el comienzo, depositando su juego principalmente en Aron Baynes y castigando a placer. El interno que en la última temporada consiguió el anillo NBA con San Antonio Spurs estuvo intratable, y de su mano llegó un primer sprint australiano que elevó al equipo a un claro 13-4.

Lituania buscó soluciones en el banco, ingresaron Lavrinovic y Jankunas, con mejores réditos pero sin poder detener en defensa a Baynes, que siguió ampliando su planilla personal con más y más puntos. Independientemente de las modificaciones que se quisieron introducir, lo cierto es que en ataque Australia se lució y nunca se detuvo en su empresa por anotar y perforar el aro rival.

Aparecieron Dellavedova, un buen cierre de Newley con un triple y así fue como los de Lemanis cerraron el primer parcial arriba por 30-20. El mérito para Lituania fue que si bien no supo cómo defender bien a su rival, al menos en ataque estuvo bastante sobrio y no permitió que los oceánicos saquen una brecha insalvable.

Pero esa distancia favorable a Australia se estiró en el segundo parcial. Los Boomers hicieron con creces los ajustes que debían y, si bien disminuyeron su capacidad anotadora, dejaron secos a su rival. Australia fue contundente, tuvo momentos de mucha lucidez y también tuvo baches, pero en líneas generales daban la sorpresa por la forma en que mostraron esa superioridad en cancha.

Lituania recortó a 33-26 en el arranque del segundo cuarto, Lemanis pidió tiempo muerto y todo volvió a sus raíces, con Australia dominante y un fantástico tramo de Ingles, Motum y el siempre presente Baynes. ¿El resultado? Avasallante sprint australiano para un claro y contundente 41-26. El cierre no varió, y los Boomers se fueron al descanso largo con una considerable ventaja de 47-28.

Lituania tenía mucho por cambiar en veinte minutos, y por eso puso manos a la obra apenas iniciado el complemento. En un abrir y cerrar de ojos, Kuzminskas y Lavrinovic clavaron un tremendo parcial de 10-0 que devolvió decididamente a los balcánicos al partido. La brecha se redujo a un solo dígito (47-38) y la emoción volvió a reinar un encuentro que parecía apagado.

Lemanis organizó su equipo tras un tiempo muerto y la sequía australiana se cortó con Dellavedova. Los oceánicos metieron una carrera de 6-0, ahogaron levemente la presión que había impuesto Lituania pero aún había mucho más tiempo por jugar. Y no todo iba a ser favorable para Australia, porque apareció el serio contratiempo de prescindir de Baynes a causa de un golpe, que significó una ausencia marcada a la hora de contener a Jankunas y Lavrinovic.

Por la desafortunada e indeseable salida de Baynes el partido agarró un clima más tenso y frenético. Lituania llegó a colocarse a tan solo cinco tantos de distancia (55-50) y de a poco buscó dar vuelta la historia. No obstante, Ingles, que tuvo la cabeza fría a pesar del momento lituano, ayudó a que Australia se mantenga al frente y condujo a su seleccionado a un 62-56 al entrar al capítulo final.

Ya en el periodo definitivo, Australia logró apagar un poco más la llama de Lituania. Independientemente de la gran pérdida de balones que sufrió, de lo mucho que costó abatir el aro rival y de sin importar que un triple de Lituania reduzca la ventaja a tan solo tres puntos (62-59), los dirigidos por Lemanis encontraron nuevas soluciones para destrabar el partido y empezar a sellar el resultado poco a poco.

Primero apareció Newley, y junto a él Broekhoff, que tuvo la mano caliente para colaborar con un parcial de 14-5 a favor de los oceánicos. Australia se disparó a diez tantos de distancia (76-66), a pocos minutos del final y ahí fue cuando terminó por frenarle el carro a Lituania, que buscó hasta el último segundo pero sin tener la misma intensidad que en el arranque del parcial.

 

Fuente: 
Básquet Plus

Compartir

 



X