Preolímpico Femenino

Argentina volvió a ganar en Edmonton y se va perfilando

20:06 11/08/2015 | Venció a Islas Vírgenes por 75-51, se acomodó más en el Grupo B y se acerca a las semis del Preolímpico Femenino. Mañana irá con Venezuela.

Santana ataca, uno de los aportes más valiosos que tuvo Argentina. (foto: FIBA Américas).

Argentina sumó una nueva victoria en el Preolímpico Femenino de Edmonton 2015. Después de su alentador estreno ante Ecuador de ayer, el seleccionado dirigido por Cristian Santander consiguió otro éxito en el torneo después de vencer a Islas Vírgenes por un claro 75-51. El equipo nacional fue superior, tuvo algunas dudas en el arranque pero a partir del segundo segmento encontró su balance y dominó.

 

Lo mejor del equipo argentino pasó por el juego interior, con Gisela Vega, Ornella Santana y Celia Fiorotto como las chicas de mayor aporte. En líneas generales el partido que planteó el seleccionado nacional fue muy sobrio, porque además de estas tres mencionadas consiguió tener un goleo de lo más repartido y su control hizo que no pase ningún sobresalto.

 

Si bien tuvo buenas variantes en ofensiva, Argentina tardó algunos minutos en ejercer todo su peso ante Islas Vírgenes dada algunas fragilidades en el fondo. Natalie Day fue una de las jugadoras más activas en el rebote de ataque rival, lo que permitió que las chicas del archipiélago consigan un bagaje de puntos suficientes como para darle pelea al seleccionado nacional.

 

Desde las Gigantes, a pesar de que hubo efectividad con Gisela Vega y Sthefany Thomas, la falla defensiva no le permitió poder exprimir ese buen momento. Cristian Santander buscó algunas variantes en el banco, rotando el juego interior para poder tener un mejor desempeño y hacer un correcto boxout a Islas Vírgenes, por lo que el equilibrio empezó a encontrarse de a poco.

 

 

Tras un primer parcial de 20-17, que tuvo buenos ingresos de Sandra Pavón y Celia Fiorotto, Argentina empezó a encontrar otra órbita de juego y encontró la fórmula para sacar diferencias. Está claro que Islas Vírgenes estuvo bastante limitado porque la defensa de Argentina tampoco fue demasiada asfixiante, sin embargo la falta de gol en el rival fue notoria y el seleccionado albiceleste pudo empezar a distanciarse.

 

Las variantes dentro de la formación argentina ayudaron a encontrar ese equilibrio, porque a los buenos ingresos de Fiorotto-Pavón se sumó el accionar de Macarena Rosset y, sobre todo, de Ornella Santana. Cuando se disminuyó la cantidad de pérdidas y se realizó una mejor laborar para capturar las fallas rivales, Argentina supo escaparse.

 

De a poco la brecha se fue estirando hasta un mucho más claro 32-20 al ingresar al descanso largo. Islas Vírgenes pagó caro sus lagunas sin gol (en el arranque del segundo periodo anotó solo dos unidades en los primeros cinco minutos) y le costó mucho volver al juego. Las Gigantes se acomodaron y entraron a las duchas con una mejor cara.

 

Islas Vírgenes mostró algunas cosas interesantes en el tercer periodo. Aunque erró una serie de bandejas insólitas, no hay que quitarle mérito a algunas de las ráfagas de buen aporte que mostró en las manos de Day y Brittney Matthew. De todas formas, los déficits fueron menos que las virtudes.

 

 

Independientemente de algunos tiros de Débora González y la potencia de Vega dentro de la pintura, Argentina bajó levemente su intensidad en este periodo. De todas formas fue por algunos pocos minutos, porque cada vez que la selección se propuso acelerar consiguió marcar claras diferencias.

 

Entre las entrerrianas Vega (constante en los rebotes y aportando puntos) y Fiorotto (buen cierre) redondearon un gran parcial para Argentina, que finalizó el tercer capítulo 57-37 arriba y que dejó un panorama casi de definición pensando en el último periodo.

 

Para el cierre y con el partido prácticamente definido, Santander decidió darle rodaje a jugadoras que vienen necesitando minutos. Victoria Llorente fue una de esas jóvenes jugadoras que sumó minutos, tratando de insertarse en el proceso de las mayores después de su gran mundial U19 y consiguiendo el roce necesario de cara a lo que viene.

 

Argentina se mantuvo movediza, siguió acusando algunas fallas en el fondo pero Islas Vírgenes nunca llegó a aprovecharlo. A pesar de estos detalles, las Gigantes siguieron sosteniendo su diferencia de puntos a favor y con el correr de los minutos terminaron por sentenciar la historia. El marcador final reflejó un cómodo 75-51, con Argentina empezando a encontrar las claves desde el segundo cuarto y sumando una nueva victoria en Edmonton.

 

 

 

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com

En Twitter: @lucassleiva

En Twitter: @basquetplus

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.