China 2019

Argentina: uno por uno

05:38 16/09/2019 | Analizamos la tarea individual de los 12 jugadores y del entrenador en este Mundial de China 2019.

Foto CABB
Argentina terminó el Mundial de China 2019 como la revelación del torneo, quizá no tanto por su posición final sino por el nivel de juego demostrado, el más alto del torneo (incluso superior a España, que empezó a despegar en la segunda fase), en la totalidad del campeonato. Aquí, analizamos cómo le fue a cada uno en el equipo de Hernández. 
 
1. Agustín Cáffaro 
(6 PJ, 1.3 puntos, 2.7 minutos)
Vino más que nada a aportar energía y, si era necesario, centímetros y ganas para defender. Le tocó solo una vez hacerlo (contra Serbia), y se la bancó bien. De todos modos, jugó muy poco como para calificarlo. Hizo una experiencia fantástica.


 
3. Luca Vildoza (8 PJ, 5.8 puntos, 2.1 asistencias, 32% triples, 16.5 minutos)
Estuvo en un rol distinto al que suele tener en el Baskonia, donde es el base sustituto. Aquí pocas veces tuvo esa oportunidad, que quedó más en manos de Campazzo y Laprovittola. Tuvo mucha participación como escolta y, sobre todo, defensivamente. En ataque, recién encontró el aro contra Serbia, en un partido clave, pero no estuvo con la confianza necesaria como para que fuera un arma temible. En líneas generales hizo un buen torneo.


 
4. Luis Scola
 (8 PJ, 17.9 puntos, 8.1 rebotes, 43.4% cancha, 29.5 minutos)
Qué decir del gran capitán. Interiormente tenía en la cabeza venir a este torneo a ser importante e hizo un trabajo que solo puede hacer él. Trece semanas de entrenamiento con su personal trainer, en su campo, enfocado a pleno en estar bien físicamente, porque lo demás, la parte basquetbolística, la tiene. Entonces salió la combinación perfecta. Luis hizo un torneo enorme, jugando muchos minutos, siendo el goleador del equipo y uno de los del torneo y terminando en el quinteto ideal, todo con 39 años. Además, lo más importante, fue la guía en la que todos sus compañeros se apoyaron para conseguir la medalla de plata. Aplausos gigantes.


 
7. Facundo Campazzo (8 PJ, 13.3 puntos, 7.8 asistencias, 4.3 rebotes, 2.0 robos, 39.1% triples, 29.2 minutos)
Hasta la final, fue probablemente el mejor jugador del torneo. Dominó a todos los rivales, fue decisivo en ataque, manejando los tiempos, asistiendo, liderando una defensa de equipo insoportable y siendo mentalmente el jugador más desequilibrante del campeonato. Solo tuvo una actuación opaca en la definición, que no modifica el análisis global. Facundo se instaló definitivamente entre los 3 mejores bases del mundo FIBA y cerró con este Mundial un año fantástico, coronándose campeón y MVP de las finales ACB y ahora siendo con Ricky Rubio los dos mejores en su puesto. 


 
8. Nico Laprovittola (8 PJ, 10.0 puntos, 3.6 asistencias, 30.6% triples, 22.3 minutos)

Jugó un muy buen Mundial. Utilizado como arma ofensiva por su capacidad para anotar, tanto penetrando como tirando, fue importante en ese rubro y no estuvo lejos defensivamente del nivel que podían ofrecer Campazzo y Vildoza, siendo que no es un mejor faceta. Lideró y se bancó la responsabilidad de ser el hombre importante en ataque cuando no estaban Scola o Campazzo. 

 
9. Nicolás Brussino (8 PJ, 5.0 puntos, 2.6 rebotes, 41.2% triples, 15.0 minutos)

Nico tuvo un torneo irregular, muchas veces saliendo de inicial, pero por un tema defensivo no tuvo la cantidad de minutos que uno podía imaginarse. Si lograra mayor consistencia en ese rubro, y elevara su potencia física para poder ser más agresivo atrás, tendría un ligar más destacado en este grupo. Su mano sigue siendo una seda y tiene una talla envidiable para el puesto. 


 
10. Máximo Fjellerup (7 PJ, 2.3 puntos, 2.1 rebotes, 63.6% cancha, 8.4 minutos)

Le tocó ser el que le daba minutos de descanso a Garino cuando el marplatense necesitaba salir o cuando se cargaba de faltas. Lo hizo correctamente. Máximo sabe que tiene que agregarle tiro de escolta a su juego para poder tener nivel internacional. Físicamente está preparado para esto y tiene una potencia que no desentona.
 


12. Marcos Delía (8 PJ, 7.0 puntos, 4.6 rebotes, 61% cancha, 22.7 minutos)

Fue un valuarte atrás para la enorme defensa argentina, la segunda mejor del torneo después de la española, si contamos lo que se hizo en la final. Marcos luchó siempre en desventaja contra rivales más fuertes y altos y no salió mal parado. Su ítem a mejorar es el mismo de siempre: más agresividad y decisión para ser protagonista en ataque. Con su físico, debería poder molestar más adelante, pero no lo siente y es difícil que pueda cambiarlo. Igual, también hizo un gran torneo. 


 
14. Gabriel Deck (8 PJ, 13.9 puntos, 3.1 rebotes, 56% cancha, 24.5 minutos)

Totuga hizo un Mundial fabuloso. Después de un año de rol en el Real Madrid, cambió rápido el chip y volvió a ser el revulsivo en ataque con su capacidad de ir al aro y anotar en transición. Su talla a veces lo condiciona un poco, pero tiene tanta polenta y entusiasmo que todo lo equipara. También deberá mejorar el tiro de tres puntos para tener todas las amenazas que lo conviertan en un 3/4 de primer nivel internacional.


 
25. Lucio Redivo (4 PJ, 1.8 puntos, 12.5% triples, 4.6 minutos)

Imposible calificar a Lucio, porque prácticamente no tuvo minutos en el torneo. Era algo que quedó claro en los amistosos previos y que en el Mundial no sufrió cambios. Hernández siempre prefirió a una doble base que a él como escolta tirador, con lógica. 


 
29. Patricio Garino (8 PJ, 8.1 puntos, 3.3 rebotes, 1.5 robos, 40% triples, 24.3 minutos)

Magnífico campeonato del alero. Fue una pesadilla para todos los rivales a los que tuvo que defender, ya fuera un coreano o Bogdanovic. En ese rubro es uno de los mejores del mundo en su posición. Además, tuvo pasajes ofensivos muy buenos, que lo convirtieron en uno de los dos o tres mejores aleros del Mundial. Tuvo un pequeño bajón en los dos últimos partidos, pero eso tampoco empaña lo que hizo en el balance.


 
83. Tayavek Gallizzi
 (6 PJ, 1.7 puntos, 1.1 rebotes, 5.6 minutos)
Taya tuvo sus oportunidades cuando Delía necesitaba descanso o cuando hacía falta más roce físico. En ese sentido, puso todas sus ganas, pero le falta para poder competir de igual a igual con los mejores pivotes del mundo. Casi siempre hizo muchas faltas por la falta de costumbre de enfrentarse a tipos tan grandes y talentosos. Igual, su balance también es positivo. Hizo un curso acelerado en este Mundial y, conociendo su predisposición al trabajo, seguramente en la próxima lo hará mejor. 


 
Sergio Hernández (7 partidos ganados, 1 perdido)

Oveja tuvo su mejor torneo desde que empezó con la selección en 2005. Lo moldeó a su gusto, con Scola como consejero, y utilizó todo su bagaje psicológico para sacarle el máximo jugo a cada momento. Estratégicamente fue, con Scariolo, lo mejor del Mundial. Obviamente, en esto hay que poner en el mismo plano altísimo también al cuerpo técnico, el mejor preparado de China 2019. No hubo detalles a tener en cuenta que faltaran ni estudio no realizado. Solo se vieron superados en la final, por otro obsesivo como Scariolo. Magnífico torneo de Hernández y los suyos, que tendrá en principio un cierre inmejorable en Tokio 2020.  
 
Fabián García / [email protected]
Enviado especial a Beijing, China
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.