Eliminatorias FIBA

“Ojalá me acerque un poquitito a lo que hace el Maestro Tabárez”

21:32 17/10/2018 | Rubén Magnano fue presentado oficialmente como nuevo entrenador de Uruguay y habló en conferencia de prensa sobre sus expectativas de cara a la posible llegada al Mundial.

Magnano fue presentado en la Federación uruguaya (Foto: Básquet Total).
Un nuevo proceso inicia, y varios se ilusionan con que retornen algunos jugadores emblemáticos. Sobre esto, dijo: “Todavía no he hablado con nadie, por temas personales, profesionales y laborales no llegué antes a Uruguay. A partir de ahora comienzo y me voy a desayunar de un montón de cosas. Todo jugador uruguayo es potencial integrante de la selección, mi intención es poner a mi criterio el mejor equipo posible para poner en cancha algo interesante que nos ilusione a todos. Se que no es sencillo, pero aprendí en mi carrera que lo imposible solo cuesta un poco más”.
 
Magnano será el cuarto entrenador extranjero, el tercer argentino, los dos anteriores son conocidos para el como Nestor García y Adrián Capeli, pero no fueron fuente de consulta para el cordobés: ”No hablé con ellos, si con algunas personas que están insertas en la selección, me pareció mucho más interesante. No todos los entrenadores tenemos el mismo paladar y la misma mirada. Por mi experiencia me encontré muchas veces con sorpresas y hoy no está en mi cabeza hablar con ellos pese a que tengo excelente relación”.
 
En Uruguay, al hablar de procesos deportivos, el espejo de la selecciónes de fútbol siempre es referencia: ”El verdadero capital son los valores de la materia prima, hay que estrechar los lazos porque a la hora de jugar ayuda muchísimo. Nosotros vamos a tener que hacer un curso acelerado. Yo tengo tres valores básicos: trabajo, disciplina y respeto. Ojalá me acerque un poquitito a lo que hace el Maestro Tabárez”.
 
El nuevo entrenador celeste opinó sobre el trabajo a realizar para lograr el mejor rendimiento posible: ”Hay economía de esfuerzo, hay que ser astuto para no desechar lo que se hizo bien, el tiempo nos va a tener contra la pared. Va a ser importante la diagramación en mi cabeza para que ellos se sientan cómodos. Hay un talento interesante en Uruguay. Por momentos decisivo. Hay que apuntalar a eso. Lo vienen haciendo bien. El hecho determinante es que es un equipo que no da el partido por perdido nunca. Algunas pinceladas mias vamos a tener, exijo la intensidad. Me tengo que ubicar en un contexto. Tenemos que aprovechar lo que se hizo en buena forma porque el tiempo nos juega en contra”. 
 
Magnano fue claro con lo que no se negocia: “Hay cosas que no me suenan al paladar ni me gustan. La falta de compromiso y la excusa me ponen muy mal, sobre todo si hablamos de una selección nacional, si no te motiva eso, ¿qué te motiva?. Entender que la selección está por encima de todos ha sido mi gran estandarte. Tiene que darse en todos. También hablé de negociación, un equipo debe saber cuales son las normas, en la convivencia y a la hora de jugar. Hoy no podés tener el mismo metro para medir a un chico que quiere venir pero no puede por su franquicia de NBA o su club de Euroliga”.
 
Pese a su palmarés, el cordobés sigue buscando desafíos: “Nunca me senté arriba de la gloria. Me considero una persona muy cauta. Cada desafío que tengo lo busco como el último y como el mejor. Si me quiero dar un baño de autoestima veo una final olímpica, pero cuando cambias los desafíos por los recuerdos empezás a envejecer, y yo basquetbolísticamente no quiero envejecer”.
 
Las chances están intactas, así lo ve el argentino: “Yo vine porque el desafío numérico me permite soñar, no es fácil, pero estamos al borde de algo que para Uruguay es histórico. Brasil no jugaba los juegos olímpicos hace 16 años, por suerte se logró. Hay que ser coherente con las actitudes para alimentar ese sueño”.
Fuente: 
Básquet Total

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.