Informe

¿Qué tan grave será el éxodo para la Liga Nacional 2020/21?

08:50 11/07/2020 | En los últimos días se confirmaron una cantidad importante de jugadores que se irán a Uruguay, Brasil y México. ¿Cuál será el efecto?

Sandes, Aguirre y González se irán a Uruguay, México y Brasil, respectivamente (Fotos LNB Contenidos y Fuerza Regia)

La actualidad de la Liga Nacional, en Argentina, se asemeja bastante a la tormenta perfecta. Golpeada ya desde hace un tiempo por las crisis económicas que se suceden en el país, se le agregó una nueva devaluación y, como postre, la pandemia del Covid-19.

Sería sencillo decir que esta Liga Nacional sobrevive a todo, cosa que técnicamente es cierto, y que ya pasó dos hiperinflaciones, el estallido del 2001, corralito y demás yerbas que solo ocurren en un sitio como nuestro bello país. 

Sin embargo, confiarse en que se va a superar este nuevo obstáculo, como pasa siempre, puede resultar peligroso, porque cada crisis, a la larga, es distinta, y sobre todo son distintos los contextos locales e internacionales. 

Que recordemos, nunca se habían juntado todos los caminos como esta vez. En general siempre hubo que resolver crisis económicas solas, y de hecho muchas veces eran regionales. Ahora, el panorama es más complejo. Veamos. 

A la Liga de México se van a ir aproximadamente unos 10 jugadores, en general de buen nivel. No contamos a los que irán desde terceros países, como Enzo Ruiz o Guido Mariani. A Brasil, hasta ahora, solo partirá Luciano González y a Uruguay, ya hay cinco confirmados para el Metro y uno para la LNB 2019/20. 

Por ahora, todos estos casos no son demasiado preocupantes, porque todos ellos, salvo el de González, podrían retornar a la Liga si quisieran, una vez cumplidos sus compromisos fuera del país. Es más, es probable que algunos clubes vean esto como un alivio, porque estos jugadores, al volver a fin de año, no cobrarán 10 meses, sino 7, como mucho. 

La pregunta es ¿qué harán los clubes hasta diciembre? Supongamos que la Liga arranca en octubre, como se anunció ayer que es la intención. ¿Cómo se conformarán los planteles inicialmente? Ocuparán las fichas de los jugadores mayores o las dejarán libres para luego colocar ahí a los que vuelvan de afuera? Si ocurre esto, podríamos decir que durante lo que queda del 2020, será difícil ver planteles completos o, al menos, con 8 mayores. 

Porque a los argentinos que se vayan, habrá que agregarle los extranjeros que no vendrán, situación que claramente va a suceder, y de eso no hay forma de escapar. Entre el costo del dólar, la incertidumbre sobre lo que pasará en Estados Unidos y los riesgos de traer jugadores de allí, más la competencia con países vecinos, todo indica que habrá menos, muchos menos. 

Si nos seguimos guiando por las señales que se van dando, a menos que el conflicto de México con FIBA termine mal y no se pueda jugar la Liga de ese país, algo muy improbable (o que les explote el Covid-19 en las próximas semanas), la tendencia será esta. Es curioso además que algunos jugadores (González, Safar) han expresado públicamente que pretenden no jugar en el país en los próximos años. 

A priori, juntando toda esta información (falta saber si también se irá algún jugador a Chile, que no definió todavía si jugará su Liga y cuándo), lo que podemos esperar es una temporada 2020/21, en principio, fragmentada. Una cosa será el 2020 y otra el 2021.

Y ojo, que creer que en el 2021 volverán todos los que se vayan puede ser engañoso. Porque allí se meterán a jugar otros jugadores, como la Liga 2020/21 de Uruguay, que empezará en enero, la propia NBB brasileña, menos castigada por la devaluación, la chilena y hasta quizá alguna división de Europa, no necesariamente la primera. 

En este contexto, que de alguna manera es contagioso, y aunque el tema moleste, creemos que es un excelente momento para replantearse a corto y mediano plazo el tema de la cantidad de equipos en la máxima categoría. 

Si bien es cierto que ni la pandemia ni la economía del país son responsabilidad de los clubes ni de la Liga Nacional, como diría Winston Churchill, "nunca hay que desperdiciar una buena crisis". ¿Habrá llegado el momento de reflexionar si en esta situación apremiante no es conveniente juntar el recortado talento en menos equipos? 

Siempre sostuvimos que la Liga Nacional debe ser la mejor liga profesional que pueda ser. Incluso podemos discutir tema cantidad de extranjeros y de ficha, si el objetivo es alzar la calidad de la competencia. Pero en época de vacas flacas, tanto en lo deportivo como en lo económico, todo se notará más si seguimos necesitando alimentar a 20 planteles con pocos recursos. 

En las próximas semanas, comenzaremos a publicar una serie de notas con ideas surgidas de distintos sectores, pensadas puntualmente para la situación, que buscarán aportar, sumar. Obviamente, después, los que decidirán serán siempre los clubes. 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X