NBA

Perder por culpa de Tim Duncan

08:42 10/12/2020 | En la temporada 1996/97 San Antonio fue el tercer peor equipo de la NBA, sin embargo esto fue la punta del iceberg de lo que se vino luego con los cinco títulos y una dinastía histórica.

Tim Duncan, el uno del draft de 1997

Tras unas muy buenas temporadas previas, pero sin poder ser lo suficientes sólidos como para vencer a los Utah o Houston de aquella época, San Antonio encaró la temporada 1996/97 con las mismas ambiciones llegar a la final de la NBA.

Gregg  Popovich arrancó como general manager y luego tomó el comando como entrenador tras la destitución de Bob Hill quien había perdido 15 de los 18 primeros partidos de la temporada, pero con el asterisco que David Robinson, no había jugado ninguno de ellos por una lesión en la espalda. No solo el Almirante tuvo problemas de lesiones, también estuvo fuera de las canchas Chuck Person, Charles Smith (ex New York) 54 partidos y Sean Elliot jugó apenas 36 y tanto otros.

El único que aportaba algo interesante para el público era el legendario Dominique Wilkins, quien retornaba a la NBA luego de su paso por Grecia. Finalmente David Robinson nunca pudo recuperarse, disputó seis juegos (3-3) y se lastimó el tobillo por lo que Pop decidió ya no arriesgarlo más con la temporada perdida.

Con el hecho consumado de que ya no había playoffs para los Spurs,  comenzaron a tejerse las suspicacias hasta cuanto San Antonio estaba redoblando esfuerzos para ganar juegos a sabiendas que una peor ubicación en las posiciones finales daba mayores chances para quedarse con el número uno del draft y allí el número puesto para las mayorías de las franquicias era Tim Duncan, pivote estrella de la universidad de Wake Forest.

En abril San Antonio solamente ganó dos juegos en 10 presentaciones y los últimos seis fueron derrotas en fila con diferencias considerables muchos de ellos. Con este panorama, las Spuelas apostaban fuerte para obtener el primer pick y estando entre los tres peores records, el porcentaje de quedarse con el uno era del 15.6, por debajo del 19.9 del segundo y 25 del primero.

La lotería le hizo un guiño y San Antonio obtuvo ese primer puesto, dando el puntapié inicial a la dinastía de Pop con ese toque de suerte y eligiendo a Tim Duncan para que sea la dupla interna más fuerte de la liga y con ello la posibilidad de avanzar por primera vez a las finales de la NBA.

En la primera temporada de Tim Duncan, San Antonio se convirtió en el equipo que más mejoró en toda la historia, pasó de pobre 20-62 a un 56-26 que los dejó quintos en la Conferencia Oeste y tras superar a Phoenix en la primer ronda, en semifinales Utah volvió a ser el verdugo venciendo a los Texas por 4-1.

Tras el retiro de Jordan, todas las franquicias iban a pugnar para subirse al cetro vacante y el primero que lo logró fue San Antonio Spurs en la temporada corta por el lookout patronal en 1998/99, obteniendo el primer anillo de los cinco, pero con la certeza de que aquella temporada perdida a la apostrofe trajo la esperanza para resurgir con más fuerzas, el resto ya es historia conocida en San Antonio Spus una dinastía quizás con pocas luces, pero si con mucho respeto dentro y fuera de la cancha.

Mauro Osores / [email protected]

En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @osoresmauro

 

Compartir