NBA

"Tragic": las peores Finales de Magic Johnson

11:50 31/05/2020 | Durante la serie decisiva de 1984 entre Los Ángeles Lakers y Boston Celtics, el legendario base de la franquicia californiana protagonizó varios errores decisivos que provocaron la utilización de ese apodo por parte de los aficionados rivales.

Magic, durante las Finales de 1984. (Foto: Getty Images)

Quien conozca la historia de la NBA sabrá que Magic Johnson no sólo es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, sino que también cumplió un papel fundamental en el desarrollo de la competencia. Sin su presencia, la liga no habría sido capaz de evolucionar hasta el punto de ser una de las más exitosas del mundo. Sin embargo, y al igual que todos, el base tuvo noches en las que no todo le salió bien. Y, quizás, las Finales de 1984 entre Los Ángeles Lakers y Boston Celtics acumularon las peores de su trayectoria.

Johnson y los Lakers ya habían triunfado en dos de las definiciones por el campeonato de la década del ochenta, pero también habían caído en 1983 ante Philadelphia 76ers. Aunque, por muy interesante que fuera ese cruce, lo que todos estaban esperando era el choque con los Celtics para encender aún más la rivalidad. Los problemas de Magic comenzaron en el segundo partido de la serie: con el resultado empatado en 113, tuvo la chance de definir las cosas y darle a su equipo una ventaja de dos victorias. Contrariamente, agotó el tiempo de posesión y el encuentro fue a overtime, en donde Boston se las arregló para ganar.

Exactamente lo mismo sucedió en el juego cuatro. 113-113, pelota para Los Ángeles y el perimetral con la responsabilidad de sellar el triunfo. Magic falló un pase y el enfrentamiento se fue a tiempo suplementario. Allí, falló dos tiros libres claves de forma consecutiva y vio cómo Larry Bird encestó el game-winner en su cara. Ya en el séptimo y decisivo, sufrió pérdidas en dos posesiones vitales para la remontada de los dirigidos por Pat Riley y llegó a siete en total. Los Celtics se consagraron como locales y el público le puso al jugador más importante del adversario un apodo para describir su rendimiento en las FInales: Tragic.

El propio Johnson contó que fue uno de los momentos más duros de su carrera deportiva. Sin embargo, fue lo suficientemente fuerte de la cabeza para entender que su talento le iba a dar una segunda oportunidad para probar que esas críticas no tenían sustento. Y así fue: apenas un año después, lideró a los Lakers hacia la obtención del Larry O'Brien luego de vencer a los orgullosos verdes. Una excelente manera de borrar la imagen de la temporada anterior y de volver a ser "Magic", la sonrisa detrás del dominio del Showtime.

Compartir

 



X