ACB/Euroliga

Prigioni con Básquet Plus: "Creo mucho en la idea que quise implementar"

19:48 06/12/2017 | Luego de unas semanas tras su renuncia al Baskonia, charlamos con el cordobés sobre todo lo que vivió en su período como entrenador del equipo vasco.

Está en Alicante, donde aprovecha cada hueco que tiene para viajar con su familia. Tiene una ventaja: no necesita hacer reservas. Prepara su avión de 4 plazas (hace dos años tiene licencia como piloto), sube a la familia y arranca desde Vitoria (donde vive todavía por el colegio de sus hijos). Este año quiere ver si puede extender el radio y llegar a París. En eso está. Pero ahora habla con Básquet Plus de su etapa en el Baskonia como entrenador, que terminó con pasado 25 de octubre luego de algo menos de un mes al frente del equipo. 

- Pasaron unas seis semanas desde tu decisión de renunciar al Baskonia. No creo que estés arrepentido pero, ¿hacés un análisis distinto con el tiempo de lo que pasó?
. He hecho análisis todo el tiempo desde que decidí salirme, hasta ahora mismo. Es constante. Y me dejó mucho aprendizaje, por más que haya sido corto. Muchas cosas positivas sobre lo que pasó. Perder partidos, situaciones que me tocaron vivir en el día a día...ahora tengo como una hoja de ruta, que antes no tenía, cuando decidí aceptar el trabajo. Esto me sirve mucho para cuando tenga la oportunidad y decida otro trabajo, sea donde sea.

-¿Con qué creés que tuvo que ver? ¿Es más difícil de lo que pensabas dar el mensaje, que los jugadores te den bola o qué cosa?
. Hay muchos condimentos que entran en los resultados. Intento meter todo, pero también diferenciar. Cuando me centro solo en el resultado, de los primeros 6 partidos fue uno solo en casa. Y salidas complicadas, como Barcelona, Olympiacos, Maccabi, Gran Canaria, Fuenlabrada... Cancha difíciles. Sobre todo al principio, cuando el equipo no estaba rodado y yo tampoco estaba rodado como entrenador. No me sorprendieron los resultados. En el día a día había veces que me encontraba muy cómodo y otros en los que estaba incómodo. Yo sabía que todo era parte de un proceso. Me dí cuenta que era una cuestión de tiempos, y ahí radicó mi decisión. Yo, como entrenador primerizo, necesitaba unos tiempos y lo sabía, incluso antes de empezar. Y que yo me pudiera dar ese tiempo era que los resultados me acompañaran un poco para mantener la calma y la tranquilidad. Yo sabía que los tiempos del Baskonia no eran los mismos que los míos. Viendo que los resultados apretaban los tiempos del equipo y no me iban a dar a mí los que necesitaba, empecé a pensar hasta dónde podía perjudicarse el club para que yo pudiera desarrollarme como jugador. Fue por ahí la decisión. Cuando perdimos con Valencia, ya lo venía pensando a este tema. Yo no merezco más tiempos que otros entrenadores. Lo importante es el club, los aficionados, la organización. Y yo le estaba haciendo pagar al club mi desarrollo.

- Igual juntando los lesionados, un equipo en formación y esas salidas bravas de entrada, no era ilógico que pasara lo que pasó en resultados. No sé si hablaste con la gente del club, pero quizá ellos te daban ese tiempo.
. No lo pensé. Es probable que me lo dieran, pero ahí entra una parte un condimento extra que es lo exigente que yo soy conmigo mismo. No me gusta poner excusas, y yo creía que teníamos plantel como para ganar algunos partidos más. Después, con el tiempo, viendo los sistemas de ataque y de defensa que quise implementar, no tengo ninguna duda de que son los adecuados. Cuando dejé al equipo tuve dudas de eso, pero con los días, analizando, estoy más convencido que nunca. La manera de atacar que entendí que debíamos usar es muy buena. Vos me vas a decir que no ganábamos, pero yo no valoro un ataque por los puntos anotados, sino por las situaciones de tiros claras que te proporciona. Y estoy contento con el sistema que usé. La autocrítica que hago es que quizá tendría que haberlo implementado de forma más progresiva, con menos situaciones, y a medida que avanzara la temporada ir aumentando el número. Ahí me jugó una mala pasada mi etapa de exjugador, porque pensé que se podía asimilar rápido y por ahí no fue así. Entonces era mejor poner menos cosas al principio. Y lo mismo con el tema defensivo. Yo proponía una defensa con muchos cambios, donde en los puntos débiles podía irnos mejor. Hay muchas cosas positivas que me dejó esta experiencia.

- Cuando uno escuchaba a los jugadores después de tu renuncia, por un lado pensaba qué solidarios que son, pero por el otro que hubiesen sido más solidarios antes...
. Lo que hicieron los jugadores fue brutal. Vinieron a casa varios después de mi renuncia. Intentaron hacerme cambiar de opinión. Y al día siguiente, que viajaban, vinieron todos antes de ir al aeropuerto. La verdad es que se me caían los pantalones. Yo quiero ser un entrenador que se preocupa por sus jugadores y los ayuda a ser mejores cada día. Y que les pega la bronca cuando se la tiene que pegar. Que hayan venido todos a mostrarme ese respeto y cariño fue brutal. En lo que decís que se hubiesen acordado antes, ahí entran todas esas variables que hablábamos. Muchos lesionados, el poco tiempo de trabajo juntos, y la exigencia que tiene un club grande. Que podría haber tenido más paciencia es posible. Quizá ganábamos uno o dos partidos después de eso y todo empezaba a ordenarse. El equipo es muy bueno, está súper balanceado y este grupo puede pelear por los títulos. Pero yo soy exigente, y no me confirmaba con competir o hacer un buen año. Quería que el equipo jugara el mejor baloncesto de Europa y buscara ganarle a todos los rivales. Podía ser iluso, pero era la manera de tomarme el desafío. En mi cabeza quise convencer a los jugadores que podíamos ser el mejor equipo de Europa, y lo pueden ser, ahora con otro gran entrenador, porque el plantel es bueno.

-¿Llegaste a dudar de revertir la decisión cuando te fueron a ver los jugadores?
. Me hicieron dudar. Pero yo no suelo cambiar de decisión. Difícil que la cambie. No por orgullo, sino porque cuando la tomo lo hago muy convencido. No me parecía además bien, porque si volvía podía malinterpretarse como que le daba otra oportunidad a los jugadores, y eso era exponerlos a ellos. Jamás iba a hacer eso. ¿Quién soy yo para darle otra oportunidad a nadie?

-¿En este proceso de un par de meses, te pasó de ir para atrás y pensar 'ahora entiendo a algún entrenador que tuve'?
. No, no pensé eso. Gasté mucho más tiempo en analizar los partidos, las situaciones, pensando en momentos, cómo manejé ciertas situaciones. Pero no me hice ese planteo que decís. 

-¿Un equipo chico te hubiese dado más tiempo, a pesar de que los chicos tienen otros riesgos?
. El equipo chico tiene diferentes urgencias. Yo siempre preferí empezar en el mejor equipo posible, porque tenés mejores jugadores que pueden desarrollar un baloncesto más sencillo y de manera más rápida. Es lo que pienso. Quizá por ser el lugar donde fue, me juega una parte sentimental, porque yo no quería perjudicar al club. Desarrollar a un equipo nuevo lleva tiempo, unido a las lesiones y un calendario tremendo en las primeras jornadas.

-¿Te cuesta ver al equipo ahora, o por el contrario, lo mirás más para ver qué cambió?
. Por momentos me cuesta un poco, pero me pone contento porque sigo hablando con muchos jugadores y me alegra que hayan ganado algunos partidos y encarrilado todo. No tengo dudas de la capacidad del equipo. Una cosa que mejoró mucho fue el tiro de tres puntos, que era algo que en los primeros 7/8 partidos no habíamos conseguido, algo que no podía entender, porque éramos el equipo que más triples había tirado en toda Europa. Habíamos trabajado técnica individual y tiro individual, por mi pensamiento de que era muy importante. Le doy mucha importancia a las sesiones de tiro individuales, porque con el calendario actual es fundamental optimizar los tiempos. Con dos personas pasándoles la pelota. Yo planteaba que los jugadores iban a tirar más tiros que cualquier otro en toda Europa. Y lo habíamos hecho. Pero no tirábamos bien en los partidos. Después metieron una racha de varios partidos arriba del 50%, cuando yo ya me había ido, y eso me puso muy contento, porque habían gastado mucho tiempo entrenando eso. Y ahí estaba el fruto. En un momento pensaba, ¿por qué no habremos tirado así antes? Y alguien me decía que es un trabajo de fondo, que por ahí tarda en surgir. Y fue lo que ocurrió. Fue otro aprendizaje. 

- Todo lo que me decís me indica como que te apuraste en la decisión. Era normal lo que pasaba.
. Puede ser. A veces pienso que pude haberme apurado. Pero también creo que me hubiese sentido muy mal si la cosa no mejoraba y ponía al club en una situación incómoda. Por lo que te decía antes de mi relación con el Baskonia. No quería poner al club en esa encrucijada. Poner en riesgo la temporada para ver si mis pensamientos funcionaban como creía que iban a funcionar. No sé tampoco cuánto la organización estaba lista para todas las cosas que yo quería cambiar, sobre todo en la manera de entrenar. Yo hice un mix entre NBA y Europa, porque los calendarios se parecen cada vez más. Busqué tener un equilibrio entre la recuperación, las sesiones individuales y las grupales fueran en armonía para que los jugadores llegaran a los momentos importantes del año en su máximo.

-¿Qué pensás ahora para adelante?
. No soy una opción fácil para entrar a un equipo, porque soy bastante selectivo, no porque me quiera hacer el interesante, sino para cuadrar la situación laboral con la familiar. Antes que nada soy papá. Veo muchos entrenadores que están solos viviendo en una ciudad y mis hijos están en una edad en la que eso no me apetece. Vitoria me cerraba por eso en todo. Ahora mismo no es fácil mover a los chicos, entonces que consiga un trabajo donde pueda tenerlos a ellos no es tarea fácil. Eso por un lado. Después de año nuevo intentaré ir a la NBA a algunos equipos que me han invitado a pasar tiempo con ellos. Quizá esa pueda ser una opción: ser parte de un staff para el año que viene. Es algo que me atrae y no lo descarto. Vamos a ver. 

- Te va a molestar lo que voy a decir, pero en un momento cuadraba justo para que fueras asistente de la selección cuando se fue Santander.
. Te agradezco, pero Sergio es un entrenador que lleva mucho tiempo ahí y tiene sus colaboradores que creo que lo completan de manera fantástica. Que conoce. El me conoce a mí como jugador, pero yo no tengo una experiencia de asistente donde lo pueda completar quizás. No fui nunca asistente. Es un proceso corto, importantísimo, donde necesitás que la gente sea muy eficaz en esos períodos. Sería un riesgo que yo vaya. Lo veo complicado por falta de preparación. No sé se sería capaz de hacerlo.

-¿Serías asistente en ACB o Euroliga?
. No lo descartaría, dependiendo varias cosas, pero me atrae más ser asistente en la NBA que en Euroliga o en la ACB. 

Fabián García / fabiangarcia@basquetplus.com
En Twitter: @basquetplus

 

 

Compartir