La Liga 2016/17

Elsener: "Quiero volver a ser el jugador que no fui en Quimsa"

20:48 27/12/2016 | El alero cordobés habló con Básquet Plus después de firma su regreso a La Unión. Su salida de Quimsa, lo que pasó y su deseada vuelta a Formosa.

Elsener volverá a ponerse la camiseta de La Unión (foto: Germán Ruiz)
Alexis Elsener fue uno de los protagonistas de la jornada de este martes en la Liga, después de confirmar su regreso a La Unión de Formosa tras una tormentosa salida de Quimsa producida días atrás. El alero cordobés volverá al equipo con el que llegó a la final de pasada 2015/16, buscando repetir su nivel de entonces y en un lugar donde asegura que estará contenido.
 
El propio oriundo de Villa María se lo confesó a Básquet Plus, en una charla donde devela lo que fue su salida de la Fusión y los caminos que lo llevaron a decidirse por esta nueva chance en La Unión. Formosa lo espera con los brazos abiertos y Elsener lo sabe, en lo que sin dudas son dos caminos que se vuelven a unir buscando la prosperidad.
 
- Desde que se dio tu salida de Quimsa siempre me fui imaginando un desenlace así, no solo yo sino que creo que fue algo muy generalizado. ¿A vos también te pasó? ¿Cómo viajó tu cabeza estos días?
. Sí. Me acuerdo que cuando cerré con Quimsa te contaba que no había sido una decisión sencilla, no fue nada fácil dejar a La Unión de Formosa. Primero que nada en Quimsa estaba muchísimo más cerca de casa, mi familia estuvo cerca siempre y me fue a ver muchísimas veces en este tiempo. Por eso la decisión de fichar a Quimsa se había tomado más que nada por eso y también por el plantel que se había armado para jugar la Liga Nacional. Me sedujo ese combo, estar cerca de casa y estar en un equipo que se había armado para pelear la Liga. Después cuando las cosas no funcionaron decido dar un paso al costado, porque no estaba teniendo minutos en cancha, no por las cualidades mías sino porque también no estaba teniendo un buen año y al técnico no le gustaba mucho mi forma de jugar. Me costó mucho adaptarme, sabía que estaba perjudicando a mis compañeros y a la institución, y por eso decido dar un paso al costado.
 
- ¿Cómo fue cuando decidiste que no querías seguir en Quimsa?
. Lo hablé con la dirigencia. Gerardo (Montenegro) no quería que me fuera para nada, y en eso le estoy muy agradecido porque desde que llegué al club me brindó todo hasta el último día. No querían que me fuera, pero tomé una decisión para no perjudicar a mis compañeros ni a la institución. Me tengo que sacar el sombrero con la gente de Quimsa porque en el último partido con Obras entré en el tercer cuarto faltando un minuto y se paró todo el estadio a aplaudir, a gritar mi nombre. Se me puso la piel de gallina en ese momento, no lo podía creer, y en ese mismo partido cuando salí, estuve seis minutos en la cancha, la gente de nuevo me trató de la misma forma. No lo podía creer, me emocionó. Pero no estaba cómodo, y estas son decisiones difíciles que uno tiene que tomar. Yo también tengo que pensar en el futuro mío, por eso llegué a esa decisión.
 
- Hace unos días Marcelo (Vivas) explicó un par de motivos para tu salida. Primero los minutos pero también una situación de vestuario. ¿Qué pasó puntualmente?
. Nunca me sentí cómodo ni parte del equipo, y así es muy difícil. Yo en los grupos estoy bien con todos, con los jugadores y con el entrenador también, pero ahora no podía adaptarme. A lo último ya no corríamos, y vos sabés que mi juego es muy dinámico a la hora de estar en la cancha y siempre aporto mucha energía. No se pudo dar, y me pone mal que se haya dado así porque la gente me bancaba a morir y siempre me brindó su respaldo, me pedían que no me fuera pero así no podía seguir. Así como estaba no podía ayudar al equipo. Ya mis compañeros no me miraban mal pero ya me preguntaban siempre qué me pasaba y la misma dirigencia me decía que ya iba a levantar, pero yo sabía que eso era medio imposible.
 
- ¿Por qué?
. Por el sistema de juego que trataban de implementar. Pero son situaciones del juego, las respeto, pero yo decido dar un paso al costado porque necesitaba jugar. Se resignó un contrato, el presidente no me quiso dejar ir pero se tomó esa decisión y yo estaba firme. Preferí que buscaran otro jugador que sí quiera el técnico, entonces yo pueda ir a ayudar a otro equipo.
 
- La situación de vestuario que dijo tu representante, que en conjunto viene justo de la mano con tu reducción de minutos. ¿Eso pasó? ¿Qué fue bien lo que ocurrió para que supuestamente tengas menos minutos después de eso?
. Sí, pasó, fue después del partido que jugamos en Sunchales y hubo cosas que se vieron que dejaron un poco expuesto lo que pasó ese día. Pero prefiero no entrar en detalles con eso, ahora me quiero concentrar en lo que viene con La Unión.
 
- Cuando se da tu salida salió un comunicado de Quimsa con algunas declaraciones tuyas, después Marcelo (Vivas) corrigió algunos detalles de ese informe. ¿Qué hubo de cierto en ese comunicado de Quimsa donde dice que te vas por problemas particulares?
. Estaba mal porque no estaba rindiendo y no me salían las cosas. Empecé a dudar de mis condiciones y las cosas no iban para adelante. En eso influyó mucho que no esté dentro de la cancha, no podía levantar la moral, iba a entrenar solo, me iba a tirar al aro, pero es difícil si no jugás. No tenía margen de error cada vez que entraba, no podía equivocarme, y al igual que muchos jugadores yo muchas veces necesitaba estar en la cancha y saber que podía equivocarme, para así poder explotar. El jugador tiene que tener ese handicap de saber que puede equivocarse para soltarse y estar mejor, no tener esa presión de que si se equivoca lo sacan. Es difícil también jugar pensando que si tirás un tiro y lo erras te vas al banco, es complicado pero se respeta.
 
- Igual tus pocos minutos se dieron tanto con Silvio como ahora estos últimos partidos con el Che. ¿No te modificó el cambio de entrenador?
. Con Néstor tengo la mejor y lo respeto mucho, no tuve ningún problema con él. No tengo por qué oponerme a una decisión, más si es una decisión del técnico. Sabía que no iba a jugar mucho. Me reuní con Néstor y él me dijo que iba a haber partidos donde me iba a utilizar más y en otros donde iba a jugar poco. Por eso creí que era mejor un jugador contratado por él, alguien traído por Néstor, así que preferí tomar esta decisión para que él también pueda traer un jugador de las características que decida.
 
- Paso a preguntarte por La Unión. Hoy te decía que en los últimos días ya era casi lógico verte volver, pero imagino que fuiste pasando por distintas etapas porque vos también habrás tenido cierta incógnita.
. Primero te digo que es algo muy difícil que se dé una situación así de llegar a un plantel totalmente armado, encima dándose en el lugar donde jugaste el año pasado. Yo me sentí muy cómodo el año pasado en La Unión, esa es la verdad, y ahí dejé no solo compañeros sino también amigos. Cuando me fui de Quimsa los mismos chicos de La Unión me preguntaron qué iba a hacer, y era medio complicado saberlo porque se tenían que dar las cosas justas para volver. Lo que sí te digo es que a la hora de tomar una decisión lo primero que se me vino a la cabeza fueron ellos, mis compañeros del año pasado en La Unión junto con Guille (Narvarte). Eso fue lo más importante, lo que me hizo elegir volver, y después también el hecho de jugar la Liga de las Américas porque fue algo que nos ganamos con los chicos el año pasado. Cuando rescindí el contrato lo primero que pensé fue que esta era la oportunidad de volver a compartir con ellos un gran año que vivimos la temporada pasada y ojalá poder repetir y lograr cosas importantes este año. A la hora de tomar la decisión yo quise agradecerle a las otras instituciones, tanto Ferro como Peñarol que se interesaron, porque salir al mercado a mitad de temporada y que te busquen tantos equipos hace que me sienta orgulloso de mi trabajo, quiere decir que estoy haciendo las cosas bien. No se dio que fiche en los otros clubes por situaciones diferentes, de que en La Unión de Formosa no solo tengo como situación deportiva jugar una competencia internacional sino que también le agrego la parte más importante que es el trato que tengo con mis compañeros de La Unión. Llegar a un plantel ya armado donde te tenés que insertarte no es fácil, yo soy un profesional que se tiene que adaptar a todo tipo de situaciones pero teniendo a La Unión es algo distinto. En Formosa ya conozco a la mayoría de mis compañeros, conozco al club, a Guille, al preparador, al utilero, al asistente y a todos, entonces la adaptación va a ser más fácil.
 
- Se viene a la cabeza la primera vez que jugaste contra La Unión esta temporada, jugando para Quimsa claro. Al otro día nos contabas que fue difícil jugar contra ellos y supongo que algo de eso debe haber estado arraigado siempre.
. No dudes que fue así. No es normal que estemos haciendo la entrada en calor, que todos los chicos estén del otro lado de la cancha y yo me vaya a charlar con 7 jugadores. Eso habla del buen trato que tengo con todos y de lo bien que nos llevamos. Yo no me voy a olvidar nunca más de que ellos compartieron cancha conmigo en un momento muy difícil para mí, el día en el que falleció Joel. Esas cosas se tienen presentes siempre porque sé que ellos estuvieron apoyándose en ese momento. Y a la hora de elegir eso también se pone dentro de la balanza.
 
- ¿Con Guille Narvarte ya hablaste?
. Sí, y los dos estamos muy contentos con esto. Con Guille tengo una relación muy especial, más allá de lo deportivo porque me puede ir bien o mal pero él siempre ha estado apoyándome. El me quiere dentro del equipo y yo también quiero estar. Ya he charlado, quiere que tenga el mismo protagonismo que el año pasado, algo que tanto él como yo buscamos. Quiero volver a ser el jugador del año pasado que no pude ser con Quimsa. Lo siento un montón porque no hayan funcionado las cosas en Quimsa. Cuando yo me pongo la camiseta de un equipo la defiendo a morir porque es como que me hago hincha del equipo donde juego, me gusta hacerlo así porque es cómo lo vivo. Ahora cuando me ponga de nuevo la camiseta de La Unión me van a pasar un montón de cosas lindas por la cabeza, un montón de recuerdos, y está bueno tomarme una revancha y volver a jugar en el equipo donde pasé tantas cosas lindas e inolvidables el año pasado. Todos me estuvieron mandando mensajes en estos días para volver a fichar por el club y la verdad es que eso también es muy lindo. Estoy muy entusiasmado y ansioso.
 
- ¿Te imaginás un poquito lo que puede darse con este regreso?
. Quiero que con La Unión podamos volver a vivir todas las cosas lindas que pasamos el año pasado. La base del equipo es el mismo, a los chicos los veía siempre en los partidos y sé que no se ha cambiado mucho de lo que era la temporada pasada, solo que les estaba faltando un corredor más de los tantos que éramos. Sé lo que el equipo puede llegar a dar porque ya lo vimos hace unos meses, ojalá se puedan lograr cosas importantes una vez más.
 
- El otro día Narvarte decía que a los jugadores, entrenadores, dirigentes, la Liga y todos los involucrados les costaba salirse de la temporada pasada porque prácticamente no pararon. ¿A vos te pasó lo mismo? ¿Tuviste esa especie de romanticismo en la que no te podías despegar de lo que hicieron el año pasado con La Unión?
. Y es que es difícil sacarse la camiseta y no sentirse parte. Cuando me puse la camiseta de Quimsa quise cerrar una etapa, poner lo mejor de mí para estar en la final de la Liga nuevamente. Pero por distintas circunstancias tuve que dar un paso al costado como te dije y ahora vuelvo a apostar todo por La Unión de Formosa. Yo trato de cambiar el chip lo más rápido posible, pero es obvio que con La Unión tengo un cariño muy especial con la gente, en la cancha y con todos los chicos porque es una etapa que nunca las voy a olvidar. Se vivieron muchas cosas juntas y ahora estoy contento de volver.
 
 
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 
 

Compartir