Japón

El nuevo desafío de Julio Lamas: ¿cómo es el panorama de Japón?

11:31 14/04/2017 | Te contamos en detalle el presente del seleccionado japonés, el cual luego de la Liga Nacional será dirigido por el DT argentino.

Tabuse, el dueño de la pelota en Japón

La noticia sorprendió en la mañana de este jueves, cuando se conoció que Julio Lamas sería el nuevo entrenador de la selección japonesa, tras la finalización de la temporada 2016/17 de la Liga Nacional. Hasta ahora, seguramente poco es lo que se conoce del combinado asiático y por eso, proponemos interiorizarnos algo más en su presente y futuro inmediato.

El primer desafío para la selección japonesa en este 2017 llegará en mayo con la disputa del EABA Championship (lo reciben en la ciudad de Nagano), torneo regional que reúne a seis equipos del este de Asia. Obviamente Lamas todavía no estará disponible para este torneo, el cual tiene un valor extra: clasifica a cinco de seis selecciones para la Copa Asia 2017. Japón parece tener buenas chances de conseguir este paso, compartiendo grupo con Corea del Sur y Macau. China, Taiwán y Hong Kong integran la otra zona.

Si los japoneses consiguen efectivamente la clasificación, la presentación de Lamas al frente del equipo llegará el 10 de agosto, con el arranque de la Copa Asia en Líbano. Este torneo lo integrarán 16 equipos, de los cuales ya están clasificados Irán, Iraq, Jordania, Líbano, Qatar y las dos novedades: Australia y Nueva Zelanda. La participación de las selecciones de oceánicas le dará un toque extra de dificultad a la competencia continental, que a su vez, clasificará a los primeros 14 (sobre 16) para las eliminatorias del Mundial 2019.

A los pocos meses de la Copa Asia, Lamas ya tendría su primera prueba pensando en el Mundial 2019 de China: del 20 al 28 de noviembre se jugarán los primeros dos encuentros de las ventanas de la clasificación, mientras que luego habrá fechas en febrero, junio, agosto, septiembre y noviembre del 2018, además de febrero del 2019. Sobre los 16 equipos que participarán de las eliminatorias (14 vía la Copa Asia más 2 invitados), 7 irán al Mundial de China.

Ahora bien, ¿cuáles son las chances y la actualidad de los japonenes? Bueno, para empezar hay que marcar que están rankeados en la posición 48 del ranking FIBA mundial, mientras que aparecen empatados en el séptimo puesto (junto a Taiwán) en el escalafón asiático. Por encima de ellos figuran China, Irán, Filipinas, Jordania, Corea del Sur y Líbano. En cuanto a sus últimas participaciones, hay que marcar que Japón viene de terminar 6° en el Asia Challenge 2016, 4° en la Copa Asia 2015 y 6° en el Asia Challenge 2014. La última vez que integraron un podio en el continente fue en 1997, finalizando 2° en la hoy denominada Copa Asia.

En términos de plantel y nombres disponibles, Japón tiene una clara deficiencia: casi no tiene jugadores en el exterior. Prácticamente la totalidad de sus convocados recientes disputan la liga doméstica (BJ League), la cual pertenece a un tercer orden a nivel FIBA. Esa falta de roce se paga caro a la hora de enfrentar a rivales con mayor rodaje internacional, tal como les sucedió en el pasado Repechaje para Río, donde cayeron ampliamente ante Letonia y República Checa.

Desde los nombres propios, quizá el más reconocido (y uno de los pocos que en su momento jugó fuera de Japón), sea Yuta Tabuse. El pequeño base (1,73) es el único NBA en la historia de su país, disputando cuatro encuentros con los Phoenix Suns en la 2004/05. De todas maneras, hoy ya con 36 años, su impacto en el continente es mucho menor y está claro que los japoneses están esperando por una renovación y el surgimiento de nuevas figuras.

Quien en su momento aparecía como el sucesor de Tabuse, era Yuki Togashi, otro base muy pequeño (1,70) que llegó a disputar una Summer League NBA. Sin embargo, el jugador de 23 años todavía no ha tenido la explosión que se esperaba de él y hasta el momento le ha dado poco al seleccionado, más allá de su buen nivel en la competencia local.

Desde el rendimiento, hoy quizá la máxima figura de Japón sea el escolta de 26 años Makoto Hiejima, un tirador mortal que viene de ser el máximo anotador del equipo en el Asia Challenge 2016 y segundo goleador en el Repechaje para Río. 

En la posición de alero, aparecen dos referencias: Takatoshi Furukawa e Ira Brown, quien por ahora ha ocupado en más de una ocasión la ficha de naturalizado que permite FIBA. Veremos si Lamas continúa confianda en Brown para ese rol o si se busca otro jugador para potenciar al equipo.

El otro gran problema de Japón, además de la falta de roce, es la total carencia de altura. Y no solo en términos de pivotes: sus bases rondan el 1,70 y los perimetrales no pasan del 1,90. Por eso, además de su juventud, es que hay muchas expectativas depositadas en Yuta Watanabe (ex compañero de Garino en George Washington) y Rui Hachimura (19 años), miembro de Gonzaga en la NCAA. Ambos miden 2,03 metros y prometen darle un futuro más promisorio al seleccionado en el juego cercano al aro. En las últimas convocatorias, los pivotes que pasaban los 2 metros fueron Atsuya Ota, Kosuke Takeuchi y Joji Takeuchi, todos por encima de los 32 años de edad.

En resumen, Lamas tendrá mucho trabajo por delante, pero como remarcó en su presentación, "margen de mejora para el básquet japonés". Con los grandes objetivos de China 2019 y Tokyo 2020, los desafíos serán enormes para uno de los mejores entrenadores que tiene el básquet FIBA.

 

En Twitter: @basquetplus

 

En Twitter: @JuanEstevez90
 
 

Etiquetado como:

Compartir