ACB 2017/18

Che García: "No vine a Europa a probar, vine a instalarme"

17:18 09/07/2017 | Hablamos con el Che García, flamante entrenador del Fuenlabrada, sobre esta experiencia apasionante que comienza a transitar dentro de la ACB.

Che García durante la firma del contrato con el equipo español

Con 28 años como profesional en sus espaldas, la trayectoria de Néstor García parece haber llegado al que hasta ahora es el desafío más grande de su carrera deportiva: dirigir en la ACB, al Fuenlabrada. Y aunque todavía sigue siendo un entrenador joven, está claro que es tiempo de recoger los frutos de su trabajo y tratar de instalarse de lleno en la competencia más dura del básquet FIBA.

Ya con la oficialización definida, hablamos con el Che para conocer más sobre cómo está pasando estas primeras horas como DT del Fuenlabrada, sus objetivos, la apertura europea para los técnicos argentinos y mucho más.

- Más allá de que ya fuiste con esa idea, ¿qué te pasó por la cabeza cuando firmaste?

. Bueno, bien, muy feliz porque sé que la Liga Endesa es la mejor liga del mundo FIBA y el hecho de que confien en mi y me hayan traído me llenó de alegría. Yo ya lo percibía. Había que arreglar solamente detalles. Para mi es un salto de calidad en mi carrera que me va a hacer mejor entrenador. Uno en su vida siempre busca llegar a los lugares más competitivos. Estoy muy contento la verdad. Estoy todo el día con esto de ver todas las posibilidades de jugadores y estudiando el mercado. No es fácil. Esto lo digo todo el tiempo: si vos agarrás un globo terráqueo, nosotros estamos del lado izquierdo y abajo de todo. Es un gran mérito que han tenido distintas personas, en distintos ámbitos de Argentina: el haber logrado traspasar eso y llegar a los mejores lugares de cada tema al que se dedican. Tiene que ver con la idiosincrasia nuestra.

- ¿Te dijeron por qué vos?

. No, han sido muy prácticos conmigo. Llevo años en relación con esta liga, por una cosa o por otra. Más allá de que estoy contento de haber firmado en el Montakit Fuenlabrada, yo sé que no hubo otra opción. Ellos se reunieron primero conmigo y con nadie más. Hablaron conmigo para ya arreglar todo. Eso a mi me da más alegría. No es fácil en un abanico de entrenadores europeos como hay acá, que ellos me hayan mandado un pasaje, para que conozca el club, que vea todo y después decidamos. Creo que tiene que ver con años de conocernos, de estar acá, con muchos torneos jugados a los que ellos han ido siempre. José Quintana, el presidente del club, es una persona que ama el básquet. Ama hablar de este deporte, de jugadores, de partidos. Ha estado en muchos torneos. A él lo conozco hace 20 años. El primer encuentro con él fue en el Premundial de 1997, en Uruguay. A partir de ahí lo vi en montones de torneos. Nos encontramos cuando vine acá con la selección de Venezuela. Es una relación de 20 años.

- Es un club que tiene historia con Argentina. Desde Quintana que ha venido mucho al país, a varios jugadores como Herrmann, Sandes, Prigioni, Mainoldi...

. Claro, ellos tienen un gran concepto de los argentinos. Aquí llegó Herrmann y fue goleador de la liga y MVP del torneo. Respetan mucho el básquet argentino. Por ahora está todo bien. Todavía estoy invicto, no jugué. Pero la verdad que todo muy bien. Respetan mucho todo lo que hemos hecho en Argentina. No pensé que iba a tener tanta repercusión acá.

- El año pasado tuviste la visita a los Nets con Atkinson y ahora esto. ¿Sentís que estás en un momento para recoger los frutos de lo que has logrado?

. Sí. Ahora no fui para New York, aunque estaba otra vez invitado por ellos. Me estaban esperando. Se lo agradezco a Brooklyn Nets, pero me salió esta chance. Quería meterme totalmente de lleno en lo que es este mercado. Sino hoy estaría en Las Vegas viendo a los Nets. La verdad que era mi plan. Esta oportunidad, al ser un escalón tan importante dentro de mi carrera, me ha hecho cambiar. No sé si estoy recogiendo frutos, per me parece que sí. A estos niveles no te contratan por un regalo. Esto es puramente profesional. Siento que he dado saltos en mi carrera para mejorar y los he buscado durante toda mi vida profesional. Y se me están dando. Siento que hoy, con 28 años de carrera, estoy igual de motivado que cuando empecé con 24 años. Es una sensación que la pueda decir así, porque cuando tenía 24 años estaba re motivado, pero no tenía ni idea de lo que es una proyección deportiva profesional. Ahora siento que me están pasando cosas que me ponen, enérgicamente hablando, con el hambre de cuando era joven. Uno en la vida muchas veces va perdiendo cosas que logra. Con el deseo hay que tener cuidado, porque cuando no se te da, te puede frustrar. Y cuando se te da, podés no darle el verdadero valor de lo que buscaste. Yo tengo muchos recaudos con el deseo. Porque hay que ver como uno lo maneja. Pero siento que si tengo que analizar mi carrera, siento que estoy en mi mejor momento. No tengo dudas.

- ¿Te das cuenta que igualmente seguís siendo un DT joven?

. Sí. No sé hasta dónde puede llegar mi carrera. Yo esto no lo planifiqué. Pero venir a una liga como esta me agarra en una edad madura como entrenador. Tengo el hecho de saber lo que significan las grandes posibilidades y lo que es ganar y perder a estos niveles. Siento que me agarra en una edad humana que coincide con lo profesional, pero que a la vez soy joven para ser entrenador. 28 años como profesional parecería otra cosa. Pero yo tuve una gran suerte: en Argentina hubo un grupo de entrenadores a los que nos dieron la oportunidad siendo muy jóvenes. Ahí ya uno va aprendiendo muchas cosas. Fuimos muchos los que estuvimos. Quizá algunos a los que no se les dio, fueran mejores entrenadores de los que hoy en día seguimos sobreviviendo. Esta es una profesión donde uno tiene que buscar todo el tiempo sobrevivir, hasta que te instalás en un curso de supervivencia, que ya es otra cosa. Es así la carrera de un entrenador.

- Siempre se dice que los argentinos no están en el mercado europeo de técnicos. Te lo digo medio en broma y medio en serio. Ahora sos el responsable de abrir ese mercado...

. ¿Más responsabilidades me querés cargar? Je. A mi me encantaría, primero por lo personal y por la gente que confió en mi. Por el presidente del club y toda la gente de Fuenlabrada. Y por supuesto que ligado a eso, me encantaría representar a los grandes técnicos que tiene mi país. En nuestra área tenemos gente increíblemente preparada. Y no estoy hablando solamente de la Liga. Argentina tiene un caudal impresionante de entrenadores en divisiones menores. Me parece que eso es lo más significativo de mi país, a nivel entrenadores. Me encantaría que se pueda abrir la chance de que otros argentinos puedan trabajar acá. De todas formas, acá hay un montón de requisitos que tenés que cumplir. No tenés que ser solamente un buen entrenador. Ojalá pueda abrir las puertas, porque yo estoy representando a Argentina acá y sé que clase de entrenadores tenemos.

- Bueno, en realidad la responsabilidad va a ser compartida con Pablo.

. Claro, la vamos a tener con Pablo. Ojalá sea compartida. Si es compartida me va a ir bien, porque Pablo dirige un equipazo. Si mañana calculamos los partidos ganados y perdidos entre los dos, nos tiene que ir bien a todos.

- ¿Te pusiste o te pusieron alguna meta específica?

. La que me pongo es dirigir mi mejor año. No me han planteado metas. El objetivo del club es tratar de salvarnos de los últimos puestos. Ese es el objetivo primario. A partir de ahí, sumar. Eso no me da ningún relajamiento ni ninguna presión extra. Yo estaba en un club que me ha tratado de maravillas como Quimsa, con un apoyo incondicional del presidente Montenegro. Tenía cosas muy valiosas en mi país, junto con mi familia, mis amigos. El hecho de venir acá tiene que ver con tratar de dirigir el mejor año de mi vida. Logrando eso, será lo mejor para el club.

- ¿Pensás que te va a ser simple o complicado adaptarte a una liga que todos los años parece sumar 200 jugadores que no estaban en el radar?

. Este es el octavo país que vivo en mi vida y sé que adaptarme es lo primero que tengo que hacer. Y después, todo este mercado que tiene que ver con Europa del Este y con un montón de abanicos que se abren, está relacionado a mi trabajo y a lo que me dediqué en mi vida. Por supuesto que había muchos que no conozco y por eso estoy acá. Estoy hablando con entrenadores de primer nivel de acá que me están informando muchísimo sobre cómo es esta liga. Se han mostrado conmigo de una manera muy humilde. Sasha Djordjevic que es amigo mio, Joan Plaza también o Laso, que lo encuentro cada vez que vengo con Venezuela. Me informan de un montón de cosas y les pregunto para lograr esa adaptabilidad rápida y conocer más el mercado. Teniendo en cuenta que también en el club me apoyan muchísimo, tanto el gerente general como el manager deportivo. Yo siento que esto es como la bicicleta. Una vez que aprendés a andar, no te olvidás más. Ahora tengo que andar en bicicleta acá. Solo tengo que ir conociendo las calles y con un GPS que me informe para ver por dónde ir. Nada más.

- ¿Puede ser que cada vez tenga más valor el tema de saber fichar, sobre todo en esta liga?

. A mi me aparece que esa tiene que ser una clave para los entrenadores en cualquier lado. Pero siento que acá es un tema primordial. En esta época los fichajes en Europa no los he vivido como en otro país. Tiene una trascendencia el planeamiento del armado del equipo, como no lo he visto en otro lado. Por eso estoy acá. Te aparecen opciones de toda Europa. No he visto en ningún otro lado la focalización que se le da acá. Es impresionante. Yo tengo informes todo el tiempo. Tengo los ojos rojos de los videos, viendo el abanico de cosas que surgen. Es muy importante esta parte previa a la pretemporada.

- ¿De qué te gustaría estar hablando a esta altura el año que viene?

. Me gustaría decir que sé que me hice mejor entrenador. Independientemente de lo que me salga desde los resultados, aunque siempre da mucha más satisfacción si las cosas salen bien. Pero sé que estando acá es un salto de calidad para mi carrera, por muchas cosas: por la historia de esta liga, por el nivel de logística. Va a ser mejor para mi, más allá del resultado. Obviamente me gustaría decirte en ese momento que sigo en Europa. Obvio, porque para eso vine. No vine acá a probar. Vine a hacer el mejor trabajo mio y a instalarme en Europa. Es lo que siento hoy en día.

 

En Twitter: @basquetplus
 

Compartir