Jordan Brand Classic

Chapero: "Me gustaría ser una especie de Antetokounmpo o Kevin Durant"

02:32 15/04/2017 | El santafesino habló con Básquet Plus sobre su presencia en el Jordan Brand Classic de Brooklyn. Los sueños del pibe argentino en el prestigioso campus.

Tomás junto a un crack de enorme recorrido como Ray Allen
Si apuntamos nuestra mirada hacia el futuro del básquet argentino y esos proyectos tan prometedores que van apareciendo en el horizonte, sin lugar a dudas vamos a encontrar a muchos pibes que poco a poco van dando pasos sólidos en sus crecimientos. Algunos con proyección más a largo plazo, otros con un futuro que parece estar a la vuelta de la esquina. No dejan de ser jóvenes, por lo que cada uno necesita un proceso de maduración específico para poder seguir explotando todas las posibilidades que tienen y que seguramente van a tener.
 
Si hablamos de jóvenes talentosos, uno de los primeros nombres que se pueden venir a la cabeza es el de Tomás Chapero. El santafesino de 15 años es uno de esos prospectos riquísimos a pulir, está en una etapa clave de su formación pero su gran talla de 2.06 metros ya llama la atención a tan temprana edad. Y en este último tiempo se unió a Bahía Basket, un lugar ideal para seguir formándose.
 
Ese potencial que tiene ha llevado a Chapero a vivir una experiencia única en su vida. Desde el pasado 11 de abril se encuentra de viaje por Brooklyn, invitado específicamente al prestigioso campus Jordan Brand Classic donde realiza una serie de actividades para dar un paso más en su crecimiento. Hablamos de un campamento de enorme consideración, por el cual pasaron varios pibes que años más tarde se convirtieron en estrellas y que también ha tenido presencia argentina durante los últimos años, con Máximo Fjellerup participando en la edición 2014 y Francisco Caffaro en la pasada 2016. Chapero se encuentra en un campus selecto, por lo que hoy trata de exprimir esa experiencia al máximo.
 
Y aprovechando esta brillante ocasión que atraviesa, Básquet Plus ha podido contactarse con el pibe de Bahía Basket para hablar de su momento. No solo a nivel experiencia dentro del Jordan Classic, sino también tratando de interiorizarse más con su situación. Chapero tocó varios tópicos de su formación pero también habló de sus jóvenes sueños y de esta experiencia en la ciudad neoyorquina, donde de hecho tuvo el privilegio de conocer a figuras como Michael Jordan.
 
- Contame un poquito todo lo que estás viviendo en Brooklyn.
. La verdad es que lo estoy viviendo al máximo, desde el primer momento hasta el último. Todo el tiempo estoy siendo una esponja. Desde lo más mínimo también como llegar temprano hasta los entrenamientos, sumado a todo lo que nos explican y enseñan. Intento aprender y exprimir esta experiencia todo lo que pueda, dando el 120% y viviéndolo al máximo. Obviamente que estoy súper pero súper contento, tengo a toda a mi familia que me está apoyando, que me pide que mande fotos y que es mi sostén. Te repito, estoy muy contento y pasándola súper bien.
 
- ¿Cómo te llegó la invitación de que ibas a estar en este campus tan prestigioso?
. Estaba acostado en casa, había vuelto de entrenar y me llama Pepe (Sánchez). Me dijo que la representante de Nike, que Pepe ya tenía algo de relación porque en su momento Maxi (Fjellerup) también había venido acá, le avisó que me citaron al Campus Jordan Brand Classic. Me felicitó y resulta que al mismo tiempo ya le habían avisado a mi viejo, entonces como que fue todo junto, explotó todo el mundo de golpe. Le avisamos a mi familia, a mis amigos, todas eran felicitaciones, ya nos ilusionábamos con la idea de conocer a (Michael) Jordan y a otros jugadores de la NBA... era todo una locura, la verdad es que te levanta las expectativas al máximo.
 
- ¿Y la cabeza?
. Y... la cabeza vuela. Cuando me enteré de esto la cabeza se me disparó a cualquier lado, estaba súper contento. Me dieron ganas de entrenar no solo el doble sino el cuádruple más, como si tuviera un motivo de entrenar más duro para llegar mejor a este campus. Entrené más duro, le dediqué un módulo más de entrenamiento, hice el doble de gimnasio también y eso me ayudó mucho.
 
- Imagino que viven teniendo una agenda súper cargada, de hecho en su momento cuando hablamos con Maxi hace unos años el ritmo que manejaban era así y supongo que no debe haber cambiado mucho.
. Sí, la verdad es que todo el tiempo tenemos algo, con decirte que en el día tenemos de 1 a 3 horas libres. Decirte que tenemos 4 horas en el día sería exagerado. No paramos. En ese tiempo libre podemos dormir, hablar con nuestras familias, comer, ir a una sala de juegos. Después no paramos, porque tenemos todo el tiempo una agenda muy ocupada. Venimos entrenando, ya nos hablaron de lo que es la NBA, de la vida de un basquetbolista, nos fuimos de shopping, conocimos a Ray Allen que nos dio una charla y también a Michael (Jordan) que nos dio otra charla. Todo el tiempo es así, ir y venir.
 
- ¿Cómo fue eso de encontrarte con Allen y Jordan?
. Los dos fueron una sorpresa. El primero fue Ray Allen, que lo encontramos en la que hoy es una sala de juegos pero en ese momento era para la presentación del campus. Entramos y estaba Ray Allen delante de nosotros, un jugador que jugó en la NBA hablándonos y aconsejándonos, no te podría explicar lo impactante que fue eso. Hablaba hacia nosotros, hacia mí que no soy nadie al lado de él, y nos dedicaba palabras, diciéndonos que había que entrenar duro, que había poner esfuerzo para hacer las cosas bien y demás. Fue algo muy impresionante. Después se dio el encuentro con Michael Jordan, tenía al jugador más grande de la NBA a tan solo 3 metros de mí y fue algo alucinante. No quería que pase más el tiempo, quería que todo se detenga y quedarme con esa imagen. Lamentablemente no le pudimos preguntar nada, ni darle una mano, ni sacarnos fotos porque nos sacaron los celulares, pero eso no quita ni de cerca que haya sido una experiencia impresionante e increíble haberlo conocido. Tener ese encuentro con Allen y Michael fue inimaginable.
 
- Supongo que algo de información habrás reunido antes de irte. Tu familia está claro que es tu equilibrio y consejera, ¿pero a quiénes puntualmente les preguntaste sobre cómo manejarte en este campus?
. La verdad que sí, el apoyo de mi familia siempre está como decís y es constante. En cuanto a lo profesional Bahía Basket que es una organización tremenda, muy buena, donde todo el tiempo me brindan información y me preguntan cómo estoy, cómo me siento, cómo son los entrenamientos, si estoy a gusto, si quedo cansado y demás. No descubro nada pero es una organización muy buena, y ellos me ayudaron y ayudan constantemente acá. Antes de venir estuve hablando con un par de jugadores además de obviamente consultarle a Pepe Sánchez. Hablé con Maxi Fjellerup que ya había venido y me contó un poco cómo era el campus, me dio una idea de qué me iba a encontrar al llegar acá. También hablé con Facu Corvalán, que no vino a este campus pero estuvo yendo a otros campus como el de Adidas y demás. Facu también me habló de su experiencia, de lo que podría llegar a ser este campus desde su óptica, me dijo que todo el tiempo te están mirando. Con Pepe hablé de qué era lo que tenía que hacer en la cancha, y me dijo que todo el tiempo tenía que estar dando lo máximo de mí, que no descanse nunca y que dé el 120%. Con Mauro Polla también hablé.
 
- ¿Y con qué te encontraste? ¿Cómo viste a los demás chicos que comparten esa experiencia con vos?
. A mis compañeros de al lado los veo tal vez un poquito mejor que yo físicamente, un poco más agresivos si se puede decir. Juegan más duro. En tanto a lo táctico no veo mucha diferencia, creo que estamos bastante bien, bastante parejos.
 
- Vos tenés la particularidad no muy común de ser un alto que ensaya mucho el tiro de tres puntos. ¿Cómo surgió eso? ¿Salió de vos mismo o alguien te lo inculcó?
. De chiquito ya era alto, medía 1.86, entonces medida que pasaban las categorías siempre era el más alto en Santa Fe y me decían que tenía que jugar abajo del aro, que tenía que ser pivote. Me decían que tenía que estar todo el tiempo abajo del aro, entrenando tiros en la zona pintada. Pero a mí no me gustaba jugar adentro, nunca me gustó, pero siempre tuve miedo de decirle al entrenador que no quería jugar adentro y que me sentía más cómodo afuera, quería aprender a jugar afuera. Cuando me llamaron de Bahía Basket me preguntaron de qué posición quería jugar, y ahí les dije que siempre me gustó la posición de 3. Les dije que quería ser un 3 que siempre esté corriendo y que pueda tirar desde afuera, entonces me dieron el ok. Obviamente que Pepe consultó a los coachs si aceptaban ese reto, porque hay que pensar que yo venía de jugar como pivote, todo el tiempo adentro, tirando muy pero muy poco de tres y con una mala técnica. Tenía que pasar a jugar como 3 más natural, esa posición que siempre quise pero que es muy diferente a lo que venía haciendo. Afortunadamente todos los entrenadores aceptaron el reto de formarme para ser un 3, todavía me están me preparando y me falta mucho para jugar de 3 pero lo bueno es que ya me están preparando. Me dijeron que tengo que empezar a tirar diferente porque mi técnica es mala, que tengo que empezar a agarrar fuerza con las manos, con los hombros y todo. Así fue como empezaron a armarme una planificación, porque, como bien decía antes, Bahía es una organización excelente. Empecé a trabajar la técnica, a mí me gustó siempre tirar de tres solamente que antes no la metía, y ahora tiro mejor, pero te repito que todavía me falta para ser un tirador. De ahí más o menos que surgió todo.
 
- ¿A qué tipo de jugador te querés proyectar?
. Mi idea es tratar de jugar de 3, a lo sumo un 3-4. Y tengo la fortuna de tener a Bahía para acompañarme en esta idea. Me gustaría ser una especie de Antetokounmpo o Kevin Durant. Eso es un poco lo que pienso para mi futuro, tratar de jugar de 3 o un 4 pero que tenga funciones más de 3, porque me gusta jugar mucho de afuera.
 
- ¿Y de qué jugadores tratás de tomar cosas?
. Tengo varios jugadores que me encantan. Manu Ginóbili, Chapu Nocioni y Pepe Sánchez. De ellos trato de sacar las mejores cosas que tienen, independientemente de que sean grandes en todos los sentidos. De Manu me gusta mucho su inteligencia, cómo lee el juego y los pases que mete. De Pepe admiro la forma en la que funciona su cabeza, es todo un ejemplo y tiene una inteligencia increíble. Y de Chapu me gusta esa entrega, veo que siempre da lo máximo y siempre está entregándose al 200% en la cancha. Si tiene que saltar a una tapa lo hace aunque sea muy difícil que llegue, o si tiene que tirarse a buscar una pelota también te muestra toda esa energía. Fijate que nunca podés sacarle porcentajes de algo porque un partido te puede hacer 20 puntos y al otro partido puede no anotar pero te hace 80 tapas. Me encanta su agresividad y ganas de jugar al básquet, siempre da lo máximo.
 
- ¿Sueños?
. Obviamente que sueño con llegar a jugar en la NBA algún día. Ojalá que se pueda llegar a dar, si lo hago sería increíble y sino moriré en el intento. Ya sea la misma NBA o alguna liga europea, para mí llegar a instancias de esas sería genial. Es un sueño que tengo muy adentro mío y ojalá algún día pueda lograrlo. Y como te decía hoy, si me preguntás por algún jugador que tenga de modelo en la NBA te puedo decir Giannis Antetokounmpo, Kevin Durant o Ingram de los Lakers.
 
- Vuelvo a lo del Jordan pero también agarrándome un poco de los sólidos pasos que estás dando. ¿Te pusiste a pensar un poco dónde estás hoy?
. Creo que todavía no estoy tomando dimensión real de dónde estoy parado. Por ahí mi familia me lo dice y hasta yo me tomo mi tiempo a solas, donde no escucho ni música ni leo nada, para estar un rato en silencio y ver las cosas que estoy logrando. No creo dimensionarlo del todo aún. Me ubico que estoy jugando para la selección argentina en este momento y lo tomo como una responsabilidad, como así también sé que estoy en un campus donde pocos chicos pueden llegar. Pero la verdad es que todavía me cuesta en la vida cotidiana asumir dónde estoy parado, el hecho de saber que este campus me puede abrir un montón de puertas. Todavía me falta muchísimo por seguir trabajando, pero todo está pasando muy rápido y la verdad es que nunca me imaginé que podía llegar a estar acá.
 
 
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 
 

Compartir