Entrevistas

Campazzo: "Me gustaría tener una chance en la NBA para probar que puedo estar a la altura"

14:59 16/05/2017 | Básquet Plus viajó a Murcia para hablar con los dos representantes argentinos del UCAM. Compartimos la entrevista con Facundo Campazzo.

Dialogamos con Facu en las instalaciones del UCAM Murcia
Primera parada del viaje que nos depositará en el Final Four de la Euroliga en Estambul. En Murcia nos encontramos con Facundo Campazzo, con quien dialogamos en extenso sobre diversos temas: su actualidad, el futuro inmediato, la selección, la NBA. A continuación, la entrevista completa con uno de los jugadores que se encargará de tomar la posta de la Generación Dorada. 
 
- Hablame un poco de lo que fue la temporada, que terminó antes de ayer para ustedes en Valencia. Terminó bien, con el 9° puesto y la clasificación a la Eurocup, más allá de que no pudieron entrar en los playoffs. Imagino que con otro sabor…
- La verdad es que el sabor ahora mismo es un poco agridulce. Nos vamos con la espina un poco clavada, porque si hubiéramos empezando como terminamos jugando por ahí la historia era distinta. Nunca lo vamos a saber y a esta altura es tarde para lamentarse, así que nos vamos con ese sabor agridulce. Yo personalmente también, creo que podríamos haber hecho cosas mucho más importantes, pero fuimos un poco irregulares. Trato de ser lo más autocrítico posible y, más allá de comenzar mal, después terminamos los últimos meses muy bien, jugando con una buena dinámica, disputando buenos partidos ante rivales duros. Siempre se saca algo positivo después de una temporada y ésta no fue la excepción.
 
- ¿Y la autocrítica por dónde pasa? Porque uno podría decir que se acordaron tarde, pero sería demasiado simplista.
- Creo que al principio de la temporada no nos dábamos cuenta del talento que teníamos, de la calidad de equipo que había, que en mi opinión era un poco mejor que la del año pasado. Nos dimos cuenta un poco tarde, creo que por ahí pasa, más por lo psicológico que por lo táctico.
 
- ¿Se podría decir que, en algún punto, se confiaron un poco de lo que hicieron el año pasado?
- Pusimos el listón muy alto con respecto a esa temporada y estuvimos todo el tiempo comparándonos. Creo que ahí también hubo error por parte de nosotros, en la comparación con lo que hicimos la temporada pasada. Nos dejamos llevar por la historia, pero te repito, pasó más por la confianza, por creérnosla un poquito más. La verdad es que teníamos mucha calidad como equipo y por momentos no lo pudimos mostrar del todo.
 
- En esa primera mitad dejaron pasar partidos muy infantiles, ¿no?
- Sí, partidos que no teníamos que dejar pasar, más en casa. Hubo un partido contra Obradoiro que perdimos en la última bola. También el partido en Baskonia, que a pesar de ser una cancha difícil, en la primera mitad ganamos por 20 y en el tercer cuarto nos empataron. Tuvimos esas irregularidades. Lo que pasó en ese partido por ahí es un reflejo de lo que fue la temporada: podíamos mostrar nuestra mejor versión en un cuarto y nuestra peor versión en el siguiente. Pero bueno, lamentarse ahora no sirve de nada y yo pienso que sacamos más cosas positivas que las negativas. 
 
- ¿El cambio de entrenador también tuvo su efecto?
- Como te decía, no creo que fue una culpa táctica, fue más psicológica que otra cosa. Cuando empezamos a perder nos auto presionamos, jugar en nuestro estadio empezaba a generar presión y nos creamos una bola de nervios en cada partido. No podíamos salir de eso. Creo que el indicado para suplir a Quintana era Fotis, porque conocía al equipo, a la Liga, a los jugadores al club y eso es mucho más fácil. Cuando vino él nos sentimos motivados a pesar de que en el primer partido perdimos por 20 contra Canarias. Pero ya se sentía otra cosa. Él trató de sacar el mayor provecho de cada uno y empezamos a tener una dinámica.
 
- ¿El hecho de ver equipos relativamente parecidos a ustedes muy arriba, también los ponía mal?
- Tratábamos de no mirar a los otros rivales. Si bien Tenerife está haciendo una temporada tremenda, que por ahí no muchos se la esperaban, tratábamos de pensar solo en nosotros. Bastante preocupados estábamos con lo nuestro, no teníamos que gastar energía en los otros rivales.
 
- ¿La salida de Faverani cómo los afectó? 
- En la cancha significó para nosotros un hueco grande. Es un jugador muy importante para la Liga, muy determinante y uno de nuestros pilares. Nosotros somos un poco egoístas en quererlo para nosotros, nos enojamos porque lo necesitábamos, pero si uno es más objetivo se tiene que poner contento porque se fue a un club grande como lo es el Barcelona, a seguir mejorando. Obviamente que lo extrañamos por momentos y tratamos de disimular esa baja.
 
- ¿Parecido, de alguna manera, a lo que pasó con Lima?  
- Sí, lo de Lima ya se veía venir de antemano. Esto fue como un poco más rápido, de sorpresa. 
 
- ¿Personalmente la temporada cómo la calificás? Ayer te eligieron dentro del segundo quinteto ideal de la ACB, me imagino que una caricia al alma es…
- Es un orgullo, un mimo al jugador son esas cosas, pero tampoco quiere decir mucho. Es decir, las críticas buenas como las malas a veces perjudican un poco, pero considero que empecé un poco irregular la temporada. Ahora en frío siento que di un paso adelante en lo que es madurar en la lectura de juego, en ser un base. Considero que di un paso en ese sentido de la conducción. También seguí sumando experiencia en esta Liga, que te demanda el 10 por ciento, tanto física como mentalmente. Uno no termina de madurar completamente hasta que se retira, pero creo que voy en buen camino.
 
- ¿La Eurocup los favoreció o en algún punto los perjudicó con la ACB? Porque en la Eurocup no hicieron un mal papel.
- No, creo que hicimos buenos partidos y ganamos en canchas muy importantes como las del Zenit. Y para nosotros era muy importante también. Hicimos un buen papel, no me gusta meterlo como excusa, personalmente estoy acostumbrado a jugar dos partidos y en la Liga jugaba tres partidos, más los viajes y todo. Pero sí que es difícil en ese sentido, en los viajes,  los vuelos, en ir a Rusia y después jugar en Zaragoza. No era fácil, le Eurocup es muy competitiva, con jugadores de muchísima calidad y equipos tremendos, así que nos demandaba el 100 por ciento, tanto física como mentalmente. No te digo que nos jugó en contra, pero por momentos se notaban esos viajes. Pero no lo vamos a meter como excusa, ya que no fue un factor importante para nosotros.
 
- Es que quizás no los afectaba tanto fisícamente, pero el resto estaba en mejores condiciones que ustedes…
- Si nosotros queríamos competir contra los mejores, ellos jugaban dos competiciones también, así que con esa mentalidad estamos en igualdad de condiciones. Por ahí, cualquiera de los equipos que juegan una vez por semana están más frescos. Una vez que terminamos la Eurocup, sí es verdad que teníamos una semana entera para pensar en el rival.
 
- ¿En qué momento de la temporada hicieron el click de que tenían que cambiar, porque incluso podían llegar a tener problemas abajo?
- Yo creo que cuando vimos un poco el fondo. Sentimos que todas las equivocaciones juntas las habíamos hecho y lo único que quedaba era subir. Empezamos a jugar mejor, a tener esa identidad que nos caracterizaba de defender duro, tratar de comernos al rival. A partir de esos partidos en los que agarramos confianza empezamos a tener la buena racha. 
 
- ¿Cómo lo viste a Marquitos Delía?
- Muy bien, la verdad se lo ve muy contento y yo también lo estoy. Siento que maduró en su juego. Él necesita este roce internacional de enfrentarse a jugadores muy buenos, porque la mayoría de los equipos tienen un 5 picante. Creo que ha madurado mucho en ese sentido, en ataque y en defensa es un jugador que nos ha dado muchísimo. Por ahí no es un jugador con estadísiticas, que es lo que se acostumbra a ver, pero te da otras cosas que son intangibles. A nosotros nos abrió mucho la cancha, es un pivote rápido y le sacamos mucho provecho.
 
- Te va a extrañar…
- Y yo a él. Bueno, por el momento no sé qué es lo que voy a hacer de mi vida, pero ahora está la selección así que vamos a jugar juntos de nuevo. Cuando llegué el momento de saber dónde iré se va a enterar todo el mundo.
 
- ¿Cómo funciona tu cabeza ahora, dos días después de que supuestamente terminaste tu etapa en Murcia?
- Tranquilo por momentos. Hay veces que me da un poco de intriga y de incertidumbre, pero estoy más mentalizado en trabajar durante estos días en los que no hago nada. Trabajar duro con entrenamientos toda la semana, tratar de estar enfocado, desenchufarme pero a la vez no tanto. También descansaré un poco, la temporada fue larga y viene bien descansar.
 
- Me decías recién que te quedás hasta julio entrenando…
- Sí, me quedo acá entrenando. Aparte quiero disfrutar un poquito el calor, porque al jugar acá nos vamos en verano, estamos en el invierno allá y cuando volvemos acá es invierno. Disfrutaré un poco eso y acá la verdad es que tengo todo al alcance porque el club me deja usar el estadio, para que vengas vos acá también. También el gimnasio, está el preparador físico; la verdad es que tengo todo a mano y así es más fácil.
 
- Estás más flaco…
- Estoy bien, me siento bien. Pienso que también di ese paso para adelante en ese sentido profesional, pero hay que mantenerse.
 
- ¿Qué es lo que querés trabajar en este tiempo? ¿O solamente mantenerte físicamente?
- Detalladamente no lo tenía muy pensado, pero además de mantenerme físicamente también quiero mejorar el tiro de tres puntos, el tiro de dos puntos. Es la primera vez que tengo tantos días libres, tantos meses sin hacer nada, así que es un lindo desafío para mí el tratar de no frenar, de seguir igual.
 
- ¿Y cómo funcionó tu cabeza a lo largo de la temporada? Me imagino que te habrá puesto contento lo de Lapro en San Antonio y después en Baskonia. ¿Tenés dominada la ansiedad por ese tipo de cosas: NBA, equipos grandes de la Euroliga, tu relación con el Madrid?
- Todavía tengo una año más de contrato con el Madrid. No sé nada tampoco, pero la idea era cumplir el año que falta. Si te digo que siempre está tranquila te miento, hay veces que me dejo llevar por las emociones, yo soy una persona un poco emocional y me agarra un poco de ansiedad, de deseo en exceso ya. Mi representante Claudio es el que me calma, el que me mantiene ahí tranquilo. Junto con mi novia son el cable a tierra. Mi pensamiento ahora mismo es que sí mi talento y mi capacidad dan para jugar en la NBA, bienvenido sea, voy a hacer todo lo posible para llegar a ese techo. Si mi techo da para jugar en la ACB, voy a tratar de ser el mejor Facundo Campazzo en la ACB. No me preocupa, si llega, llegará y si no, no pasa nada. Obviamente que voy a hacer todo lo posible para llegar y volcar todo esos deseos, nervios y ansiedad que se me vienen a veces, volcarlos en los entrenamientos, en la cancha, para ser un mejor jugador. Lo de Nico, lo de Pato, lo de Brussi me pone muy contento. Se lo recontra merecen y lo están demostrando ahora. 
 
- ¿Te agarra una picazón cuando los ves, o no?
- Me dan ganas, pero quiero hacer lo correcto, ir paso por paso.
 
- Claudio siempre me dice que la NBA va a llegar cuando alguien se muestre interesado por vos, que no hay que ir a buscarla. ¿Vos tenés esa paciencia y tenés claro de no ir de cualquier manera?
- Me gustaría tener la oportunidad para demostrar, para medirme y probar que puedo estar a la altura. Pienso de la misma manera que Claudio, trato de no volverme loco como te decía antes, no obsesionarme. Si viene un equipo y me quiere, tampoco es que quiero ir y estar en el banco. Esa experiencia ya la tuve y fue en el momento en el que la tenía que tener. Lo que quiero es jugar y mejorar. Pienso que la única manera de mejorar es estar a la altura de la competición, jugando minutos.
 
- ¿Te genera tanta ansiedad la NBA como la posibilidad de volver al Real Madrid este año?
- Tengo un año más de contrato con el Madrid, así que no me preocupa. El objetivo principal es ese año de contrato con el Madrid, pero ellos son los que deciden al fin y al cabo, así que no hay NBA, no hay nada si se tiene que cumplir el contrato de ellos. Respecto a eso estoy totalmente tranquilo. 
 
- En estos meses se van a tener que juntar y ver si te quieren y para qué te quieren. En ese caso, ¿cuáles serían tus opciones?
- Cuando llegue ese momento hacemos otra nota y te lo digo, pero la verdad es que ahora no sé nada. Sé obviamente que al Madrid no le sirvo con pocos minutos, ni a mí tampoco, así que partiendo de esa base hay que ver.
 
- ¿Has hablado con Laso en el año?
- No, ellos están con su temporada y sería malo que vengan a hablar ahora, hay que esperar. En julio creo que se sabrán más noticias.
 
- Se sabe que Llull y Doncic van a seguir. ¿En esa situación te ves igual con alguna chance o ya la ves complicada si siguen los dos?
- La verdad es que no sabría decirte. Pablo también fue jugador y eso ayuda mucho; me conoce muy bien por el año en que estuve, así que a la hora de hablar no creo que va a haber problemas en ese sentido de tener la confianza.
 
- Él el anteaño me dijo que la peor decisión deportiva que tomó fue el haberse ido del Madrid, vos estás todavía.
- Yo sigo siendo jugador del Madrid. Estoy muy contento y agradecido también, porque ellos me dan la oportunidad junto con el UCAM Murcia de poder estar acá para tratar de demostrar que puedo estar a la altura de la Liga.
 
- Para resumir el tema, acá es casi imposible que sigas, NBA se verá y Real Madrid es hoy tu opción, pero puede haber otra más que surja a partir de lo que te diga el Madrid…
- Claro, la decisión la tiene el Madrid. Tengo ese año más de contrato, así que lo demás pasa a ser un poco más secundario.
 
- Te ilusionaría jugar en el Madrid…
- Sí, me ilusiona mucho jugar en el Madrid. 
 
- Más allá de eso se viene la selección, la AmeriCup. Un año que promete ser bastante tenso con la relación Euroliga-Eurocup-FIBA- ventanas. Ayer Bartomeu declaró que en principio no van a modificar el calendario de la Euroliga para las ventanas, eso podría complicarte si terminás en un equipo de Euroliga. ¿Qué te genera de entrada esta AmeriCup? Ya sin Chapu, sin Manu, en principio con Luis.
- Hay que esperar que va a hacer Luis. Obviamente que esperamos que juegue otro año más, Carlos también. La verdad es que me genera mucha motivación y ansiedad también. Tengo muchas ganas de estar en esa etapa del proceso, pero más que nada estoy muy motivado para llegar. El tema de las ventanas, yo pienso que tenemos que estar siempre a disposición de la selección; los clubes no sé si van a estar de acuerdo con dejar ir, no lo vamos a saber hasta que llegue el momento, pero creo que hay que hacer todo lo posible para estar en la selección. Por el tema de las ventanas necesitás que se consolide un grupo, porque se entrena menos y tenemos que conocernos lo más posible. La AmeriCup ayuda mucho para empezar ese proceso.
 
- No sé si estudiaste un poquito las ventanas, pero no podés regalar ningún partido…
- Nada, no podés regalar nada y tenés que jugar de local y de visitante en esa semana. Nos tocó un grupo que no va a ser fácil: Panamá, Paraguay y Uruguay, tanto de visitante como de local si un día estás desconcentrado te pueden ganar y te afecta para después, para la clasificación. Si Dios quiere que clasifiquemos y juguemos bien, después nos toca la otra clasificación con el Grupo C, que no es nada fácil. Va a ser un lindo desafío para nosotros y hay que ser fuerte de local. Es clave la AmeriCup, nos va a ayudar a empezar a consolidarnos como grupo.
 
- ¿Te imaginás en ese proceso como el que hacen los jugadores de fútbol, de viajar, jugar y volver? 
- Tengo muchas ganas, el otro día estaba hablándolo con Benite, que es un compañero brasileño, y también le gustaba mucho. Teníamos muchas ganas, aparte vas a tu país y ves un poco a tu familia, te van a ver jugar; jugás con la selección que eso también es algo hermoso y se hace todo mucho más dinámico.
 
- La apariencia es que a los jugadores y entrenadores que participan les gusta, porque se ve a las selecciones en todos los países y no solamente en un torneo clasificatorio, creo que esa es la finalidad que busca FIBA. Pero a su vez contrasta bastante con los intereses de los clubes y algunas competencias particulares.
- La NBA dijo que va a prestar jugadores de la D-League para jugar… mejor para nosotros la verdad. Es todo un tema con respecto a eso. A los jugadores se los ve por ahí más motivados en ese sentido.
 
- Acá no tuviste compañeros de la selección de España, pero estuviste en Madrid. España la va a tener complicada, con 10 NBA…
- España la va a tener difícil, el grupo ya de por sí les demanda mucho. Creo que no va a ser fácil para España ni para ninguna selección, va a ser algo muy competitivo para el torneo.
 
- Recién decías que sos un tipo emocional, ¿cómo viviste este año, arrancando con Río y lo de Chapu-Manu, siguiendo con lo de Pablo a fin de año, lo de Nocioni hace un mes y lo de Leo hace tres días?
- Era un sube y baja de emociones, era una cachetada cada vez que escuchábamos algo así. Ya empezamos con Río, que de por sí terminar perdiendo con Estados Unidos pero así todo nos vamos con la sensación de que hicimos un buen torneo. Perdiendo, pero a la vez contentos porque se terminaba un ciclo para Chapu y para Manu en la Selección; me sentía privilegiado, orgulloso de vivir ese momento. Era un hincha más de ellos, me emocioné a la par de ellos. Después Pablo, Leo… se van retirando todos este año. Va a ser un antes y un después este año, porque van a ser jugadores que se van a extrañar en la Liga. Con Pablo tenía ganas de enfrentarlo, pero seguramente ahora en su carrera de entrenador le va a ir mejor o igual. Lo de Leo lo sentí bastante, porque estuve muchos años con él.
 
- Son casi como tus dos padrinos, Leo Gutiérrez y Chapu Nocioni…
- Sí, la verdad que me adoptaron en Madrid y en Peñarol y me ayudaron mucho en mi crecimiento. Significan mucho para mi carrera y para mi persona, porque me han dado una mano. Lo de Leo lo viví con mucha nostalgia, con muchas ganas de estar en ese último partido con él, pero traté de estar a la distancia. Son jugadores que, cada uno que se retiró me dejó algo también, traté de aprender de lo que ellos tenían y de tenerlos para mí. Se los va a extrañar mucho, tanto por lo que le dieron al básquet como a la selección. 
 
- ¿Lo que pasa con Luis te genera también alguna sensación? 
- Obviamente que es una lástima que no esté jugando, pero él es un profesional con todas las letras y seguramente se está rompiendo el lomo entrenando en donde sea: una plaza, un estadio, un gimnasio. Lo que los conocemos y estuvimos con él sabemos que, si Dios quiere, va a estar a la altura o mejor aún. 
 
- ¿Te lo imaginás jugando acá contra ustedes? El dijo que en Europa prácticamente jugaría solo en el Baskonia…
- Ojalá, ojalá nos enfrentemos, nunca jugué en contra de él. Dijo que no cerraba ninguna puerta, pero ahí te dejaba la intriga, la duda. Pero bueno, sí que me lo imagino.
 
- ¿Cómo te imaginas estos próximos dos meses? ¿Tranquilo?
- De día; de noche no tan tranquilo porque cuando me acuesto a dormir es cuando más me pongo a pensar. 
 
- Ayer me quedé como hasta las 3 de la mañana mirando a Thomas en Boston y me acordaba de vos. Son esos tipos que me imagino que a vos te motiva verlos con la calidad y por como desequilibran con el tamaño, lo que demuestra que quizás no es la única razón para estar ahí.
- Sí, nos hace tener ilusiones a los bajitos. Es muy picante, la verdad que se disfruta mucho verlo jugar, por lo menos por la tele. No sé en vivo, por ahí más todavía te da esa sensación. Son jugadores que no sé si me identifico, porque calidad le sobra a él. Disfruto mucho ver esa clase de jugador que es bajito, te da el mensaje de que este deporte no es solamente para la gente alta. 
 
- ¿Te vieron scouters este año?
- Es lo que escuché, por el Twitter o por algún compañero que conocía. Siempre después de los partidos y no me han dicho si me venían a ver a mí. No hablé con ninguno  y si me lo decían antes me iba a poner nervioso y seguramente iba a jugar mal. Pero sí he escuchado que han venido acá a Murcia o a Santiago de Compostela a ver jugar al equipo. No sé para ver a quien.
 
- Te decía lo de los últimos dos meses por cuándo creés que vas a definir tu situación. ¿Tenés más o menos pensado por fechas? 
- Hasta que no termine la Liga no nos van a decir nada, así que hay que estar tranquilo hasta esa fecha.
 
- ¿Tranquilo?
- Hasta esa fecha sí. Además porque tengo un año más de contrato con el Madrid, sigo perteneciendo. Entonces estoy también con esa “tranquilidad” que me respalda. 
 
Fabián García / fabiangarcia@basquetplus.com
Enviado especial a Murcia (España)

En Twitter: @basquetplus
 

Compartir