Previa NBA

Boston Celtics, un súperequipo diferente

14:05 08/10/2018 | Seguimos analizando a los principales protagonistas de la 2018/19 de la NBA, en este caso haciendo foco en los Boston Celtics.

Cuando pensamos en súperequipos en la NBA, sin dudas que la mente de todos acude inmediatamente a los Golden State Warriors. Después de todo, estamos hablando de un equipo con cuatro súperestrellas (Curry, Thompson, Green, Durant) y un reciente MVP de Finales (Iguodala), que además viene de sumar a uno de los pivotes más dominantes del torneo (Cousins). Sin embargo, con los matices lógicos del caso, nos animamos a decir que los californianos no son los únicos con el potencial para alcanzar esa condición durante la 2018/19. ¿Quién los acompaña? Pensamos que nada menos que los Boston Celtics.

Lo interesante del caso es que Boston puede terminar conformándose como un súperequipo, con características completamente diferentes a las que normalmente vinculamos con esa calificación. La realidad es que los Celtics no tienen una figura del calibre de Durant o Curry, considerados normalmente entre los mejores tres jugadores del torneo (aunque nos animamos a candidatear a Kyrie Irving como uno de los favoritos al MVP). Ni tampoco poseen un ataque capaz de anotar 120 puntos noche tras noche. Pero lo que sí tienen es un básquet tan o más pulido y avanzado que el de cualquier otro conjunto del torneo, al que además le sumarán a un All Star probado como Gordon Hayward.

Por supuesto que el secreto del éxito de Boston empieza por el costado defensivo, con un pivote completísimo como Al Horford cuidando las espaldas de todos y perimetrales atléticos y versátiles como Jayson Tatum, Jaylen Brown, Marcus Smart y Semi Ojeleye. Los Celtics no solo tienen los esquemas y las estrategias, sino los intérpetres perfectos para marcar el ritmo desde este costado.

En ataque Boston tiene variantes y un quinteto (Irving-Brown-Tatum-Hayward-Horford) terriblemente sólido, con gol en todas las posiciones. Si bien no cuentan con tanto ataque en su segunda unidad (Morris es su mejor alternativa en ese aspecto) e Irving es realmente el único capaz de crear su propio tiro con regularidad (habrá que ver cómo vuelve Hayward), todo queda potenciado por la mano del entrenador más determinante del momento: Brad Stevens. Pocos técnicos le consiguen puntos fáciles a sus equipos como lo hace el exButler, con una capacidad de invención sensacional, especialmente a las salidas de los tiempos muertos.

De todas maneras, lo que realmente pensamos que catapulta a Boston como un súperequipo, con chances reales de terminar como el mejor récord de la fase regular 2018/19, es lo bien que se adapta al básquet actual: alineaciones sin posiciones fijas, con múltiples perimetrales en cancha; excelente movimiento sin pelota, cuatro o hasta cinco tiradores en cancha constantemente, atletas capaces de brillar en transición y por supuesto, una escuadra defensiva brillante. Si dentro de 30 años se quiere hacer un estudio sobre cómo se jugaba al básquet en esta era, los Golden State Warriors no serán la única referencia. Con otras armas, los Celtics prometen pelear tan alto como los de Kerr.

 

En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90
 

Compartir