La Liga Argentina 2017/18

Barovero: "Tiempo, experiencia y maduración me hicieron un jugador más completo"

14:51 26/11/2017 | Un mano a mano imperdible con el máximo anotador de La Liga Argentina, quien está logrando números superlativos y realizando la mejor temporada de su carrera.

Ante Barrio Parque, Barovero llegó a 30 o más puntos por tercera vez en la temporada (Foto: Prensa Libertad).
Pasaron tres meses desde la última entrevista que le hicimos, en la cual Bruno Barovero se mostraba muy entusiasmado por iniciar su segunda etapa en Libertad. Y esa expectativa generada, no sólo por el propio jugador sino también por dirigentes e hinchas, inmediatamente se fue colmando de satisfacciones, porque el nivel que está teniendo el cordobés en tan sólo 9 fechas de la presente temporada es altísimo.
 
En esta edición de la segunda categoría del básquet argentino, Barovero no sólo se volvió a posicionar como el mejor anotador, sino que además elevó su media, pasando de los 21.9 ppj logrados en Unión de Santa Fe, a los 27.3 ppj actuales. No sólo eso, el escolta de los Tigres está quinto en eficiencia (24.4), sexto en asistencias (5.2), décimo en dobles (6.3) y triples convertidos (2.3), y además de ser el jugador que anota más libres por encuentro (7.7), se ubica segundo en porcentaje de efectividad (91%).
 
La evolución del Barovero, nacido hace 27 años en San Francisco, y con pasado por Atenas, Ciclista Juninense, San Isidro, 9 de Julio y Unión, comenzó a gestarse en su segunda etapa en Río Tercero, justamente en el Torneo Nacional de Ascenso. Mucho tuvo que ver su deseo de volver a jugar en el más alto nivel, después de sufrir una lesión en la zona lumbar que lo dejó cinco meses afuera de las canchas.
 
Después de su incursión por la Liga Nacional, el actual escolta de los Tigres volvió a su ciudad natal para defender los colores de San Isidro. La maduración y el crecimiento fueron de la mano, los cuales se plasmaron al año siguiente con una soberbia temporada en Unión, donde se consagró por primera vez como el máximo anotador de la categoría.
 
En el mediodía cordobés, y antes de compartir el almuerzo con sus padres Héctor y Adriana, o más bien Pipi y Nuni como los conocen en San Francisco, dialogamos con el goleador de Libertad, un tipo simple y querido por todos, que siempre supo mantener su perfil con el paso del tiempo.
 
- Este sábado le pusieron un freno a Barrio Parque y recuperaron el liderazgo en la tabla. ¿Cada partido es una final para Uds. en una conferencia tan dura y exigente?
- Ni hablar, que cada partido lo tomamos como fundamental porque queremos pelear arriba, estar arriba, y para eso hay que ganar todo lo posible. Tenemos objetivos cortos y queremos cumplirlos, siempre sabemos en el club que estamos y por eso sabemos que hay que estar a la altura. Veníamos de perder dos partidos se nos habían acercado y queríamos volver a ganar, sobre todo ante Barrio Parque que es un rival de jerarquía, duro y bueno. Hicimos lo que teníamos que hacer para ganarlo. Lógicamente que es una conferencia muy dura, pero eso te sirve para mejorar, porque no hay partidos donde creas que vas ganar fácil, y eso creo que a la larga te termina fortaleciendo.
 
- ¿Cuales son las virtudes de Libertad? De afuera da la sensación que el grupo está muy unido, incluso fuera de la cancha.
- Creo que la principal virtud del equipo es que cada uno sabe lo que tiene que hacer dentro de la cancha, y eso creo que es un gran mérito de Seba (NR: por el técnico Sebastián Saborido) en ser tan claro y saber cómo llegarle al jugador. Sabemos que antes que nada tenemos que defender como locos, de manera muy intensa, y que a partir de ahí se basa nuestro juego. Sabemos que en ataque tenemos variantes, así que nuestra materia prima es la defensa, cuando lo hacemos durante todo el partido los resultados están a la vista. Es un grupo muy bueno a pesar de que es nuevo, pero como todos tiramos para el mismo lado y queremos ser mejores, eso nos potencia como equipo. Creo que ninguno de los chicos vino al club a ver qué pasa, si que lo hicieron con convicción y mentalidad ganadora. Eso también es muy bueno y rescatable del equipo.
 
- ¿Y qué les pide o hace más hincapié Seba en lo grupal y a vos en particular?
- Seba quiere que defendamos, que seamos duros ahí, que no dejemos jugar tranquilos a los rivales, y en ataque pretende que juguemos un básquet con variantes. Una gran virtud que creo que tiene es que le sabe encontrar el espacio a cada jugador dentro de la cacha, y eso se ve porque por momentos parecemos un equipo que viene rodado de hace mucho tiempo. Después, nos hace entrenar duro y no deja que nos relajemos nunca. En lo particular me hizo ver cosas a su manera, que por ahí antes no me daba cuanta.
 
- ¿La posibilidad de jugar la Liga Sudamericana para el ganador de la Súper Copa de la Liga Argentina, es un incentivo extra, más allá de que todo jugador sale siempre a ganar?
- Obvio que es un lindo premio, que la Liga Argentina te otorgue una chance de competir internacionalmente es otro objetivo más que hace más interesante la temporada. Para mí fue una gran decisión. De cualquier manera nosotros no miramos hoy en día tanto esa posibilidad, primero queremos ganar la Conferencia para ingresar al Súper 4, y de ahí trazaremos el nuevo objetivo de ganarlo. Considero que este premio va a jerarquizar a la categoría.
 
- Ante Barrio Parque pasaste los 30 puntos por tercera vez en la temporada, eres el goleador de la Liga Argentina, pero al mismo tiempo estás entre los mejores seis asistentes de la competencia. Eso último habla de un crecimiento en tu juego. ¿Consideras qué estás en el mejor momento de tu carrera?
- Partiendo de que mi instinto es anotar, y que eso nunca lo voy a perder, para esta temporada uno de los objetivos que me propuse es también hacer jugar a los demás. Entiendo que eso me puede convertir en un jugador más completo, y la verdad que cada vez me gusta más hacer las dos cosas, porque considero que lo puedo hacer. Este cambio en mi juego no dejar relajarme en ningún momento, porque hay que entrenar más y pulir otras cosas a las que antes no le daba tanta importancia. Ahora descubrí que me encanta anotar y hacer jugar a mis compañeros también. Siempre me lo decían y por ahí no me daba cuenta, pero bueno es propio de la maduración, que ahora me esté dando cuenta que las dos cosas sirven y mucho.
 
- ¿Y qué cambió o qué pasó por tu cabeza desde tu primera etapa en Libertad? te lo pregunto porque tal vez se había generado mucha expectativa teniendo en cuenta que habías llegado después de tu mejor temporada en Río Tercero.
- Pasa que en aquella época tenía un rol distinto dentro del equipo. Aparte en esa primera temporada que llegue al club era más joven, con todo lo que ello significa, y entiendo que me faltaron algunas cosas para tener una temporada mejor. Sin embargo en ese primer paso aprendí muchísimas cosas que hoy en día la tomo en cuenta. A veces te marcan algunas situaciones, que en el momento no te das cuenta del verdadero valor, pero con el tiempo y la maduración las vas entiendo mejor. Y esa es la parte positiva de esa etapa, porque al fin de cuentas fue de gran enseñanza en todo sentido.
 
- Y esa enseñanza la pusiste en San Isidro, donde se notó tu evolución, y lo reafirmaste en Unión el año pasado con números excelentes. ¿Qué te llevó a cambiar de equipo?
- Siempre trato todo lo que me pasa como un aprendizaje. En San Isidro se armó un equipo para ascender, volví para eso a mi ciudad y al equipo, pero lamentablemente no se dieron las cosas. Creo que estábamos en el momento de ir para arriba en todo sentido, pero esto es básquet y no se dieron las cosas, aún cuando se trató de un equipo con una fuerte mentalidad ganadora, lo cual te potencia y te hace un jugador con más carácter. Después llegué a Unión, donde hicimos una gran temporada, pero que la terminamos con un sabor un tanto amargo. Estábamos muy bien como equipo, llegamos a los playoffs en un gran nivel, y perdimos agónicamente en un quinto partido con el campeón Comunicaciones. Fue una gran experiencia en la que me enriquecí como jugador. Al final de la temporada mi idea era jugar la Liga, y de hecho tenía algunas posibilidades, pero por una cosa o la otra no se dieron. Lógicamente Unión armó su equipo y es entendible. Tengo los mejores recuerdos del club, y también soy muy agradecido. A su vez Libertad siempre mostró interés para que vuelva, tanto sea para la Liga Nacional o la Liga Argentina, y eso también influyó para regresar a Sunchales. No descubro nada con decir lo que significa la institución para el básquet argentino, y es un honor estar defendiendo nuevamente al club.
 
- ¿Qué meta consideras que aún no pudiste lograr desde tu inserción en el plano nacional hace 10 años?
- Hace unos años lo único que hacía era anotar, y hoy en día me di cuenta que el juego no pasa únicamente por ahí, que tengo que hacer otras cosas. Primero es seguir mejorando la defensa, donde creo que hoy estoy más fuerte en ese sector de la cancha, y voy a seguir puliendo todo lo que me convierta en un jugador más completo. Porque como dije antes, más allá de anotar, tengo que hacer jugar a mis compañeros y ser más útil al equipo. En parte eso me llevó a inclinarme por el TNA en su momento, porque es una competencia que te hace crecer, y te hace ver las cosas de otra manera. Quiero volver a jugar la Liga y realmente ser útil en un equipo, no jugar por jugar, por eso todos estos años los estoy utilizando para llegar de la mejor manera cuando me toque el momento.
 
 
Roberto Martín
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @robertofmartin

Compartir