Finales NBA

Análisis: puntos fuertes y débiles de los Lakers

10:07 29/09/2020 | A un día del inicio de la definición del campeonato de la liga, detallamos cuales son las fortalezas y las debilidades de la franquicia angelina.

Foto: Clutch Points

Por primera vez en los últimos diez años, Los Ángeles Lakers logró avanzar a las Finales de la NBA y definirá el campeonato de la temporada 2019/20 ante Miami Heat. La franquicia angelina busca su título diecisiete en un año marcado por la muerte de Kobe Bryant, una de sus máximas leyendas. Pero, ¿cuáles son las fortalezas de su juego? ¿Y sus debilidades? Analizamos cuatro aspectos bien marcados.

La primera gran virtud que surge al desgranar el funcionamiento del conjunto dirigido por Frank Vogel es la defensa: en la etapa regular, han tenido la tercera mejor eficiencia defensiva al permitir 106,1 puntos cada cien posesiones. Sólo fueron superados por Milwaukee Bucks y Toronto Raptors. En los playoffs, poseen la quinta mejor marca en ese aspecto con 107,8. ¿En qué se basa su sistema defensivo? En el bloque interno. Con Anthony Davis (segundo en la carrera por el DPOY) como piedra angular, los Lakers plantean una muralla conformada por él, Dwight Howard y JaVale McGee.

Los Ángeles promedia 5,7 bloqueos por juego en la postemporada y ese dominio ha intensificado la amenaza a sus contrincantes: son el segundo equipo que menos tiros de campo le permitió a su rival (80,8) y el tercero que menos le ha permitido acertar, con 36,9. Es una característica que será vital a la hora de frenar a Bam Adebayo, una de las grandes figuras del Heat y una potencia dentro de la zona pintada.

Ofensivamente, el estilo de los de California tiene una clara tendencia: atacar la pintura. Son la franquicia que más tiros ha intentado en la zona restrictiva (28,7) y la que mejor porcentaje de acierto ha tenido, con 70,9%. ¿Por qué es una fórmula tan exitosa? Principalmente, por los intérpretes de los dos lados de la conexión. LeBron James ha sido el lider de asistencias en la temporada regular (10,2) y está tercero en los playoffs (8,9) hasta el momento.

Su creatividad y entendimiento del juego le facilita las cosas a la hora de exprimir la máxima ventaja que tienen los Lakers: Anthony Davis. El interno registra una media de 28,8 puntos con una efectividad del 57,1% en lanzamientos de campo en esta instancia. Ese acierto aumenta en el área restrictiva, con un soberbio 78,8%. Encontrar a La Ceja en las cercanías del aro es la mejor solución para el ataque de Los Ángeles. Y, en eso, nadie mejor que el Rey.

¿Y sus debilidades? Esencialmente, las dos tienen que ver con un aspecto en específico: el triple. Han sido uno de los peores conjuntos en postemporada en cuanto a eficacia (35,5%) y son el tercero que menos ha lanzado desde esa distancia, con 31,9. Las tres derrotas que han sufrido en las diferentes series tuvo como condicionante esa deficiencia. Y, por más dominante que haya sido Davis, cuando la defensa rival logra neutralizar el juego interno esta falta de capacidad resolutiva en el tiro exterior se transforma en un problema.

No es algo casual o aislado: fueron 21 de 30 en porcentaje de acierto (34,9%) en la etapa regular y ha sido una constante desde que Vogel es el entrenador. ¿La razón? Las dos principales estrellas están lejos de ser especialistas y los que deben cumplir esa función no han dado la talla. El ejemplo perfecto de ello es Danny Green, a quien trajeron para profundizar en ese rubro: pasó de promediar un 45,5% de efectividad en la pasada campaña con los Toronto Raptors a un 36,7% en esta. Ningún jugador de los Lakers que haya intentado más de 4 triples por juego en la 2019/20 fue capaz de superar el 38% de acierto.

Al mismo tiempo, los angelinos han demostrado tener complicaciones al defender el perímetro rival. Permiten al menos un 40% de acierto en cualquiera de las esquinas y eso, ante un plantel plagado de tiradores y potenciado por un excelente flujo ofensivo como Miami, es un punto a tener en cuenta. La ausencia de Avery Bradley, uno de los máximos exponentes en la materia, es una de las causas.

 

Leandro Carranza | [email protected]
En Twitter: @basquetplus | En Twitter: @leocarranza99

 

 

Etiquetado como:

Compartir

 



X