La Liga 2017/18

Tabarez tras su explosión ante Estudiantes: "El fuego fue la despedida de Ciorciari"

19:59 01/03/2018 | Patricio Tabarez, que viene de ser clave en el triunfazo de Hispano con 30 puntos, analizó el vuelco increíble de su equipo anoche ante Estudiantes y analizó su presente.

Tabarez la rompió y anotó 21 puntos en el sprint final de Hispano (foto: La Liga Contenidos)
Hispano Americano ha superado este miércoles una prueba de fuego. Impensado en su momento porque el equipo perdía por 18 puntos a falta de 8:12 minutos para el final, el Celeste dio vuelta de forma heroica un partido que muchos creían por perdido y le ganó a Estudiantes de Concordia por 85-81 en el Boxing de Río Gallegos. Hispano demostró que es un hueso muy duro de roer y que va a pelearlas todas, y sobre todo el trabajo de Patricio Tabarez (30 puntos máxima en la Liga, anotando 21 de esos tantos en el parcial de 31 a 12 que le dio la victoria a Hispano) se puso por encima del resto.
 
No es la primera gran muestra que ha dado Tabarez de esta excelente temporada que viene teniendo en la Liga. El alero se encuentra en un nivel fantástico (medias de 10.9 puntos, 3.5 rebotes y 1.6 asistencias en 22.9 minutos), producción que ha sabido ir incrementando con el correr de la temporada y demostrando que claramente se encuentra a la altura de la competición. Hoy atraviesa un gran presente, tiene su revancha en la elite después de unas temporadas (la última vez antes de esta 2017/18 fue cuando jugó en Obras en la 2015/16) y lo disfruta.
 
En diálogo con Básquet Plus, Tabarez habló sobre la increíble remontada que dio su equipo anoche, como así también ha explicado el momento feliz que vive con su presente individual y los motivos que han llevado a que esto ocurra. Hispano tiene una carta muy confiable en las manos del jugador de 26 años y celebra cómo ha encajado dentro del sistema de Marcelo Richotti.
 
- Pocas veces pasa que un equipo da vuelta un partido como el que pudieron hacer ustedes... perder por casi 20 puntos a 9 minutos del final da la impresión de un partido cerrado, pero ustedes se levantaron y dejaron los puntos en casa. ¿Cómo describís lo que pasó?
. Sí, perdíamos por 17 si mal no recuerdo y hasta mis viejos dejaron de ver el partido en el último cuarto (risas)... hasta que cuando pusieron de nuevo el partido no lo podían creer. Estos partidos son de los que te acordas por mucho tiempo, pero lo particular de este es que no jugamos a la carga barracas en el último cuarto. Defendimos a toda máquina eso sí, pero en ataque tuvimos paciencia, no nos desesperamos y si miras los 21 que meto en el último cuarto fueron tiros de descargas o salidas de tirador con sistemas más elaborados por decir así. Asique más que garra y coraje, jugamos muy buen básquet en el final del partido.
 
- ¿Cómo fue ese cierre desde lo personal? Contame un poco qué cosas iban pasando por tu cabeza cuando tomaste esa responsabilidad y el aro se te abrió hasta terminar de cargarte de confianza.
. Bueno la verdad que lo que me dio mucha motivación y ese fuego que decís que se prendió fue la despedida de Diego Ciorciari. Era nuestro capitán y había ido a despedirse del equipo, yo en lo personal lo quiero mucho porque siempre ha tratado de ayudarme basquetbolisticamente desde que llegamos a Hispano y su salida fue un golpe duro para todo el equipo y para mí en especial. Verlo ahí al lado del banco, impotente sin poder ayudarnos, me golpeó y sentí que teníamos que ganarlo por él, se lo merecía. Por suerte el aro se abrió y le dimos una buena despedida.
 
- Hablame un poco del año brillante que estás haciendo. Está claro que hubo un cambio de chip en tu cabeza, ya desde que habías bajado al TNA lo hiciste con el objetivo de mejorarte y tal vez buscar esta revancha que está siendo ideal. Ahora primero viniendo de atrás como revulsivo del banco y hoy con mucho más protagonismo pero sin mermar en tu nivel... ¿Dónde estuvo ese giro?
. Muchas gracias por los elogios. Sí con respecto al principio de temporada creo que era lo que necesitaba Richotti y el equipo de mí, un jugador revulsivo que cambie el ritmo del partido. Hoy la realidad del equipo es otra, con Mariano Byró volviendo de una lesión no alcanza con ese tipo de jugador, había que dar un plus y rendir un extra, tanto ofensiva como defensivamente, tenía que ser constante y por suerte lo estoy logrando. Después con respecto a lo que me trae hoy a estar viviendo esta temporada creo que fue el golpe de no haber tenido mi oportunidad en el segundo año en Obras, siento que la revancha deportiva me la tomé para crecer como jugador no solo deportivamente sino en todos los aspectos y no quedarme solo como un jugador de rol.
 
- Sorprende este Hispano que a priori se había armado algo discreto pero que hoy está superando con creces esas expectativas iniciales. ¿Se puede decir para qué está este equipo ahora o sería un error de apuro?
. Estamos en ese pelotón del medio que son a dos partidos ganados del 4 y a 3 perdidos del último. Decir que estamos para (...) es jugar a la lotería, hoy nuestra meta es alejarnos del fondo lo más posible para conseguir un lugar en playoffs, después como siempre el básquet te pone en el lugar que te merecés. Hablando un poco de cómo se armo el equipo y la previa, no era raro que nadie nos tenga en cuenta o que nos vean peleando el descenso y no donde estamos hoy, sabiendo que 3 jugadores veníamos del TNA sin ser conocidos en la Liga era entendible. Después nos fuimos dando cuenta que todos queríamos demostrar que estábamos para pelear arriba, lo loco es que nos encontramos con una química que no se da siempre, tirando todos para el mismo lado y ayudándonos. Nadie quiere estar por encima de nadie, eso es para remarcar. Tiene mucho que ver en eso para mi criterio Diego Ciorciari y Marcelo Richotti, que fueron y son claves para hacer fluir al equipo, y con todas las limitaciones que sabemos que tenemos hacer que funcionemos juntos.
 
 
Lucas Leiva / [email protected]
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 

Compartir

 



X