NBA 2018/19

Los Lakers y su historia de fichar estrellas para volver a la cima

22:51 15/10/2018 | Los angelinos son, junto a Boston, los dos más grandes equipos de la historia NBA. Y cada vez que cayeron en pozos, se levantaron con una contratación potente.

Chamberlain, Jabbar, Shaq, Gasol y Lebron

Desde que la NBA existe como tal, 1946, los Lakers han sido uno de sus principales animadores. Arrancaron en la Liga en 1948 y hasta 1960 jugaron en Minneapolis, ganando 5 títulos, pero cayendo luego a la sombra del dominio de su histórico rival, Boston Celtics. En 1960, el equipo fue vendido a Bob Short, que decidió mudarlo a Los Angeles, y pese a tener a dos estrellas conseguidas en el draft, primero Elgin Baylor y luego Jerry West, no podía hacerle frente a los Celtics, entonces por primera vez rompió el mercado, fichando a la gran figura del momento, Wilt Chamberlain, en 1968. 

No tuvo resultados rápidamente, pero en 1971/72 consiguió su primer título en Los Angeles, con Chamberlain. Boston siguió dominando de todos modos la competencia y en 1976 realizó su segundo golpe mediático, contratando a Kareem Abdul-Jabbar. Con él, y la llegada por draft de Magic Johnson, empezaría su segunda etapa dorada en la Liga, ganando 5 títulos hasta 1987/88. 

La prematura partida de Magic Johnson tras dar positivo de HIV, cambió los planes de la franquicia, que coincidieron con la aparición fulgurante de Michael Jordan. Fueron 10 años oscuros, hasta que nuevamente acudieron a la receta mágica: traer a una figura excluyente. Así llegó Shaquille O'Neal en 1996, y también un jovencísimo Kobe Bryant, obtenido en un canje con Charlotte a cambio de Vlade Divac. No obstante, faltaba una pieza, y esa fue Phil Jackson, que se hizo con el plantel en 1999 para llevar al equipo a 3 anillos consecutivos. 

La salida de Shaq volvió a poner a los Lakers en una situación complicada, que recién se revirtió definitivamente con otra gran movida de la plantilla: Pau Gasol fichó en febrero de 2008 proveniente de Memphis y, tras alcanzar las finales de ese año, consiguieron dos anillos más en 2008/09 y 2009/10. Fue el último gran capítulo, porque en 2011 se fue Jackson, Gasol hizo lo propio en 2014 y Bryant empezó a sufrir problemas físicos que mermaron sus posibilidades. 

En los últimos 5 años, no solamente no ingresó nunca en playoffs, sino que apenas una vez superó las 30 victorias. Llegaron jugadores intrascendentes, muchos entrenadores y se convirtieron en un buque a la deriva. Pero su historia es gigante y, se sabía, en algún momento volvería a la fórmula que siempre lo sacó del abismo. Ahora la necesitaba más que nunca, y convenció al que mejor le cuadraba para semejante desafío: LeBron James. Las diferencias con los otros casos son notorias. Quizá se parezca más a la etapa en la que dominaba Boston (ahora Golden State), con el agregado de que LeBron ya está en sus 32 años (aunque impecable), y que no lo rodearon con mucho talento. Será un año al menos de transición, con la expectativa de que en el próximo receso se pueda completar el cuadro con la llegada de una estrella o dos más. Ahí, entonces, se volverá a buscar alcanzar la grandeza que los Lakers no pueden permitirse esquivar durante tanto tiempo.

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X