Internacional

Carlos Delfino: "Estoy en mi burbuja, haciendo lo que soñaba"

17:07 30/10/2018 | Charlamos largamente con Carlos Delfino, en su retorno a la actividad profesional desde comienzos de temporada como no lograba desde que estaba en la NBA.

Delfino jugando Eurocup para el Turín (Foto Euroleague)

Charlar con Delfino es como haberlo hecho por última vez el día anterior. El tiempo no pasa. Él está igual, siempre de buen humor, siempre moviéndose, siempre optimista. Este año, después de mucho tiempo, pudo empezar la temporada con un equipo (estuvo en Boca y Baskonia, pero no desde el principio), y eso solo ya lo hace feliz. Encima, con su viejo amigo Larry Brown como entrenador, más allá de que el coach hace varias semanas está en Estados Unidos por un tema de salud. El Lancha apretar aceptar y arranca la conversación.

- ¿Cómo va la vida en Italia?

. Bien, a excepción de las últimas horas, porque tuve un pequeño desgarro en el último partido. Es chiquito, así que si Dios quiere la recuperación no va a pasar de los 15 días.

 

-¿Qué te está pasando por el corazón en esta temporada?

. Estoy contento y haciendo lo que me gusta. Renegando mucho, pero son cosas que me faltaban. Cuando hablo con la gente que me conoce, me quiere y sabe que lo que buscaba era estar nuevamente en el ruedo. Todo el mundo me apoya, me entiende: hay días que son buenos y otros no tanto. Todavía no siento que he podido alcanzar lo que quiero, pero sigo trabajando día a día. Estoy esperando la oportunidad para hacerlo.

 

-¿Por qué elegiste Turín?

. Me llamó Larry Brown para una reunión. Quería un jugador grande, con experiencia y se acordó de mí. Sabía lo que me estaba pasando y me quería dar una mano, al mismo tiempo que quería que lo ayudara adentro de la cancha. Los dos estamos en experiencias que van de la mano, no son iguales pero van por el mismo camino. Él está haciendo su nuevo camino en FIBA, algo que nunca había hecho, porque a los 78 años quiere seguir aprendiendo. Yo quería volver a hacer lo que tanto amo, pero fue su llamada la que me convenció. A pesar de todo lo que vivimos, todo lo que pasó y todo lo que lo sufrí cuando era joven y lo tuve como entrenador en Detroit, hoy siendo un veterano y estando al otro lado de la calle lo entiendo y soy el que va y habla con los chicos. Por ahí fue lo que me faltó a mí cuando era joven... trato de explicarles que es un profesor y te hace mejor.

 

-¿Quién está ayudando más a quién?

. Hace tres semanas que no está con nosotros, ya que se fue a Estados Unidos por un problema médico y no está en italia. Es un proceso, estamos los dos ayudándonos, creo que vamos de la mano. A mí me ha ayudado un montón porque estoy creciendo mucho, no solo desde lo físico sino también desde la confianza. Llegó el primer día y me dijo que quería que jugara de 1, 2, 3 y 4. Le dije que parara, que hacía mucho tiempo que no jugaba en ninguna de esas posiciones. Lo trabajamos, vamos buscándolo, lo hacemos, pero se agradece un montón la confianza que me ha dado y el apoyo de quererme de vuelta. Después, cuando uno tiene un equipo de cero y todas las caras nuevas, tiene que ir adaptándose, buscando las fichas y encontrar su lugar. Estamos en eso y, con su ausencia en las últimas tres semanas, nos falta el capitán del barco. No te digo que somos un barco a la deriva, pero estamos manejándolo los marineros, que no es lo ideal.

 

-¿Te importa mucho lo que está pasando deportivamente con el equipo o lo principal es que vuelvas a tener esa relación con el juego que hace seis años que no podés tener con estabilidad?

. Me importa mucho lo deportivo porque creo que va de la mano. A pesar de que mi rol no es el principal dentro de la cancha, trato de serlo en el vestuario, desde el ejemplo, desde lo que uno trata de hacer a los 36 años y aporta desde ahí, desde la experiencia. Entonces, sé que los momentos como estos son en los que uno se transforma en azafata. Si el avión viene con turbulencia a la primera que miran es a la azafata, por lo que tenés que ser el más calmo. Por ahí no sabés lo que está haciendo el piloto adelante, pero tenés que poner cara de tranquilidad, agachar la cabeza y entrenar. Entonces, sí que me importa, pero tenemos que seguir trabajando y conociéndonos. La Liga italiana hoy en día está predominada por los jugadores extranjeros estadounidenses: hay seis por equipo y es lo que todos hablamos en Argentina que no queremos que pase. Hay momentos de mucha lucidez, buen juego y talento, pero en otras ocasiones se hace una especie de básquet de playground, que por ahí no es tan inteligente y depende mucho de habilidades atléticas o individuales. No es el básquet que por ahí uno desea ver o participar, pero es lo que hay actualmente y es el juego en el que me toca estar y tengo que tratar de desarrollarme para volver a estar en una cancha con el mejor nivel posible.

 

-¿Hay algo que te esté costando mucho?

. No quiero hablar de lo físico, porque me pasó esto hace pocas horas y fue un pasito para atrás. Hace 3 o 4 semanas fue un tironcito y ahora se convirtió en un desgarrito. Quiero ser cauto e inteligente. Me está costando la regularidad o el encontrar mi lugar jugando, desde la constancia adentro de la cancha. No en los entrenamientos: me estoy entrenando mucho y muy bien, pero dentro de la cancha me está contrando encontrarme en el cinco contra cinco. No me enloquezco, porque justamente como te decía, hace tres semanas y media tuve un tironcito por el que frené durante quince días y ahora tengo para otros quince más. En la medida en la que me pueda volver a sentir cómodo desde lo físico, pueda entrenarme con mucha regularidad, jugar y tener un minutaje regular, creo que me voy a ir encontrando. La falta del entrenador creo que me jugó un poquito en contra, ya que pasé a ser más tutor que jugador en este tiempo en el que no está Larry y ojalá que cuando regrese pueda estar solo pensando en jugar y en ponerme bien físicamente.

 

-¿En la cancha cómo te estás sintiendo? ¿El tiempo sin jugar te hizo perder cierta dinámica o te acomodaste rápido?

. Me tengo que ir adaptando. Estoy contento, siempre creciendo, bien físicamente y sé que voy por buen camino en mis objetivos internos y personales, los que me mueven. La luz la veo a lo lejos, no está cerca, pero sé que la voy a encontrar si sigo trabajando así, con la constancia y las ganas que tengo todos los días de ir al club y hacer las cosas. Siempre fui muy perseverante y cabeza dura, sé que lo voy a lograr. Después, hay que darle tiempo al tiempo. Trato de seguir mi ideal, mis trabajos, mis metas. Esto es lo que soñaba y lo que quería, la oportunidad de tener una temporada entera... el año recién comienza, esto es largo. Me faltaba tener un año entero: jugué un tiempito en Boca y nunca estuve bien, empecé con el Baskonia y estaba en el mismo proceso que había tenido en Boca unos meses atrás, ya que fue por un reemplazo. Ahora empecé desde el principio y ya estaba en la pretemporada. Eso es distinto porque uno empieza desde cero y si Dios quiere van a venir los frutos de todo el trabajo, de alguna manera voy a hacer que lleguen. 

 

-¿Es un riesgo alto jugar dos competencias?

. ¿Cómo no ser crítico con lo que me está pasando y serlo al mismo tiempo? Creo que tenemos los que nos merecemos, por ahí podríamos tener una victoria más en la EuroCup, pero somos una sociedad nueva que está tratando de crecer. Tenemos un sponsor muy grande detrás, pero no dejamos de ser una sociedad nueva. El grupo que nos tocó es pesado, con equipos que sí son sociedades y franquicias en Europa que están trabajando seriamente desde hace mucho tiempo. Nosotros tenemos virtudes, pero al mismo tiempo muchos errores de sociedad nueva, que hace que por ahí paguemos en la cancha. Para nosotros la EuroCuo no está terminada: mañana jugamos un partido contra Málaga que va a ser clave, como los seis que nos quedan, porque necesitamos ganar entre cuatro y cinco partidos. Pero sabemos que muchos de nosotros tenemos que mejorar mucho en el día a día, en el que pensemos solamente en jugar al básquet . La manera en la que viajamos, que nos movemos, en la que uno sabe que cuando está en un equipo grande y desarrollando una sociedad, también cuenta lo que pasa fuera de la cancha y hoy por ahí estamos muy en el debe desde esa parte, lo que hace que por momentos seamos "medio banda" dentro de la cancha.

 

-¿Qué esperás de este año? ¿Cuál es el objetivo tuyo?

. Terminarlo, mi objetivo es jugar el año completo. Gente muy allegada a mí y gente que no me interesa pero que está prendida porque de cierta manera trabajaba conmigo, al preparador físico del equipo le dijo que sí me hacía terminar la temporada completa, le ofrecía el cargo al Real Madrid. Yo estoy muy motivado a terminar el año entero, quiero que mi preparador físico llegue al Real Madrid, porque alguien desde España le dijo eso. Creo que lo voy a lograr, estoy bien y es un desafío muy grande. Todos los días trabajo dentro de un grupo de laburo muy lindo acá en Torino, pero estoy un poco bajón en las últimas horas. Venimos trabajando arriba de una contractura y justo pasó esto en el último partido de una serie de cuatro como visitante. Era un objetivo importante que tenía el jugar los cuatro partidos y de hecho lo hice, pero en el último pagué las consecuencias, no sé si por los viajes, la edad o lo que sea y eso me amargó un poquito. Pero soy cabeza dura como siempre y sigo para adelante.

 

- Más allá de esta pequeña lesión, ¿estás disfrutando el juego sin pensar en el físico o todavía tenés una parte alerta?

. Últimamente no estoy pensando, más allá de este tironcito que se transformó en desgarro. Pero por ejemplo, en el pie ya no pienso. Estoy muy bien y eso hace que por ahí uno se descuide un poco con el resto y haga cosas que antes había dejado de hacer porque me cuidaba mucho. Soy muy optimista y estoy contento. Estoy en mi burbuja, estoy tranquilo y haciendo lo que me gusta... hay días que disfruto mucho y otros en los que me frustró mucho, pero es porque estoy haciendo lo que soñaba. Estoy tratando de llenar mi corazoncito, no tengo que convencer a nadie ni venderle nada a nadie, estoy contento con estar ayudando y dándole mi parte a un grupo y un equipo. Ojalá pueda seguir así.

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.