Generación Dorada

¿Qué es de la vida de… Gabriel Fernández?

19:07 10/05/2019 | Luego de retirarse del básquet en Burzaco, el club de sus amores, quien fuera parte de la GD nos contó cómo son sus días hoy, su función en la CABB y del emocionante retiro de la 20 de Manu Ginóbili.

Foto: CABB

Gabriel Fernández se retiró del básquet en agosto del año pasado con la camiseta de su querido Burzaco, pero no se alejó del deporte. Quizás ese espíritu de la Generación Dorada sea el que lo lleva a entrenar todos los días inconscientemente para no extrañar la rutina de jugador. Sigue ligado al deporte en general desde la Municipalidad de Lomas de Zamora y al básquet en particular desde la CABB con las selecciones formativas. El interno de la Generación Dorada, que jugó su último partido con la celeste y blanca en el Mundial Japón 2006 en la derrota contra Estados Unidos por 96-81, se emocionó con el homenaje a Manu Ginóbili y se ilusiona con la camada que disputará el próximo Mundial de China.

-¿Qué andás haciendo en el día a día? ¿Cómo es tu rutina?
. Es muy cambiante muy rutina de hoy en día. Tengo algunas cosas como empresario y ahora arranque una segunda etapa en el deporte: estoy trabajando en la Municipalidad de Lomas de Zamora en la parte deportes. Además, estoy empezando a trabajar en la CABB, pero no lo hice todavía formalmente. Voy a estar con las selecciones menores como entrenador asistente de los técnicos que están, en la parte de juego interno.

Así que arranco todos los días a las nueve de la mañana y tengo muchas cosas para hacer y controlar durante el día. Estoy muy pendiente de todo el tema de lo que es deporte en la Municipalidad. Estamos buscando talentos y ayudando lo que más se pueda a los chicos. Hace ya cuatro meses que estoy con eso. Y con el tema de los entrenamientos en la CABB cuando hay concentración estoy bastante sobrecargado de trabajo. Después, voy a la fábrica que tengo de tráiler, si no hay problemas estoy lo menos posible.

-¿Extrañás la rutina de los entrenamientos y los partidos? Ya pasaron unos cuantos meses de tu retiro.
. Practico deporte todos los días, dos o tres horas. Estoy en el gimnasio y después salgo a correr, andar en bicicleta, jugar al tenis. Hago de todo un poco. Entonces la rutina de los entrenamientos no la extraño, porque todos los días practico deporte, debe ser para no extrañarla. Lo hago inconscientemente. Quizás llego a mi casa a las 10 de la noche y voy a hacer deporte. Vivo en un lugar que me lo permite, es como un barrio cerrado.

-¿Qué me podés contar del retiro de la camiseta de Manu en San Antonio? ¿Te emocionaste?
. Lo de Manu fue emocionante, yo estuve a punto de perdérmelo. Sabía unos días antes que tenía muchos problemas con el pasaporte, me había robado el pasaporte italiano. Me confié y pensé que lo podía solucionar. En el Consulado italiano me dijeron que por no asentar a mis hijos que nacieron en Argentina, no podía tener el pasaporte rápido, por ende no me quería comunicar con Manu para decirle que iba a ir. Una seguidilla de cosas, pero cuando tuve una mínima certeza y la verdad que él, como fenómeno que es en todo, enseguida me trató de ayudar y hasta último momento no sabía si iba a viajar. Para mí fue muy emocionante aparte de lo bien organizado que estuvo, de lo espectacular, de lo que se vio y de lo que él habló. Y el reconocimiento que tuvo hacia nosotros, todo el tiempo estando ahí y todo lo que pudo compartir. Lo bien pensando que estuvo el retiro de la camiseta de Manu fue espectacular. Fue una de las cosas más importantes de los últimos años que viví por la gran organización, las personas importantes que crucé. Realmente un espectáculo todo.  

-¿Te sorprendió algo de todo el evento?
. Lo que más me sorprendió fue la organización y cómo se pensó todo en agradecer a la gente. Tanto San Antonio como Manu estaban agradecidos y había un amor por la gente esa que estaba en la cancha. Y el perdón que hace quebrar a cualquiera: el perdón a la familia por esa obsesión que tenemos todos nosotros por el deporte, Haber dejado todo, pagar ese precio de tener que viajar. Me pareció todo muy bien pensado, muy inteligente y vivirlo te pega muy de adentro, porque es un poco lo que nos pasó a todos.

-¿Seguís la Liga Nacional de hoy en día? ¿Qué análisis hacés del nivel y de la competencia en sí?
. Estoy siguiendo la Liga Nacional. Pero desde que me retiré hasta hace dos meses, tuve un poco de descanso con todo lo que es el básquet. La empecé a retomar y estoy muy pendiente del tema de la Permanencia. Veo que la parte de arriba, en la pelea por el campeonato, hay una supremacía de San Lorenzo y creo que no debería pasar demasiados apuros, aunque después en playoffs siempre se abre el juego. El nivel en estos últimos años se está renovando, hay muchos jugadores jóvenes, los cuales están imponiendo su forma de juego, su velocidad y por su edad también la inmadurez. Se ve de todo: partidos que quizás parece de Liga Argentina o de Federal y de repente entran dos extranjeros y decís ‘No, esto es un partido de Liga Nacional’.

Creo que hay un nivel muy cambiante y se está estabilizando de vuelta el nivel. También el problema económico hace todo muy inestable con la salida y entrada de extranjeros. Es difícil sacar una conclusión hoy en día de cómo está el nivel de la Liga Nacional. Creo que todos tenemos que esperar un poco, para ver realmente dónde estamos parados con el nivel. Esperemos que todos esos jugadores jóvenes que están entrando sean un gran recambio como parece. Además, hay muchos jugadores veteranos jugando que a mí me parece bueno. Por momentos se los desechaba y ahora se está apostando a eso también. Me parece una buena iniciativa porque son referentes.
-¿Qué pensás de esta generación que va a afrontar el Mundial de China? La gente (y creo que los jugadores también) está muy ilusionada. Hasta Scola lo dio a entender.

. Se está dando una fusión de jugadores que fueron tapados por el final de la Generación Dorada, pero que han tenido varios años entrenando y jugando con ellos. Han mejorado muchísimo y creo que en el último año han dado un salto de calidad individual y como equipo, todavía con una proyección de cuatro o cinco años. Me parece que se está dando un acontecimiento bastante importante, pero no se puede evaluar, no se que techo tienen. La verdad que los tenemos que ver competir en el Mundial y ahí sacaremos de vuelta conclusiones.

Esto puede terminar en ‘Mirá que bien que estamos y lo que viene va a ser muy bueno’ o puede terminar en ‘Mirá que Mundial hicieron, fue espectacular y fueron a pelear por una medalla’. Se está viendo eso, un equipo que se está afianzando y está jugando cada vez mejor. Tiene noción de a qué juega y con mucha química. Es un grupo que viene junto de hace bastante tiempo, entrenando y conociéndose. Todo eso ya me parece conocido, algo muy parecido a lo que nos pasó a nosotros, obviamente con diferentes jugadores y momentos, pero ese cocktail es el que el que tiene que pasar para que le vaya bien. Tenemos la primera parte al menos segura: hay un montón de cosas que están pasando para que el equipo pueda triunfar.

Camilo Marchetta/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @camilomarchetta

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.