Entrevista

Gutiérrez vuelve a Obras: "Voy por la vida robándole conocimientos a todos"

14:49 05/11/2023 | El expivote de la Selección Argentina retornó al club que lo vio explotar, ahora como Director Deportivo. Hablamos de eso, de su paso por Bahía Basket y mucho más.

Pipa Gutiérrez vuelve a su casa: Obras Basket

Es su casa. Hasta por cercanía. Aún cuando dejó de jugar profesionalmente a causa de sus maltrechas caderas, Pipa Gutiérrez siempre fue vecino del club. Y hoy lo sigue siendo. Por eso su retorno a Obras era cuestión de tiempos. Después de su experiencia en Bahía Basket, Pipa arregló para ser el nuevo Director Deportivo de Obras Basket y de eso, y muchas otras cosas, charlamos con él. 

- Arranco preguntándote por lo último que hiciste. ¿Cómo fue la experiencia en Bahía Basket?
. Si bien el proyecto terminó yendo en una dirección que no era la que yo esperaba cuando tomé la decisión de ir, el resultado final de mi experiencia es súper mega positivo. Estoy chocho de haberme mudado a Bahía. Me gustó la ciudad, el proyecto, el Dow Center, todo lo que aprendí por el camino. Incluso habiendo tomado otro rumbo fuera del profesionalismo. Aprendí muchísimo en estos dos años, fue como hacer un master en gestión deportiva. Aprendí herramientas muy copadas que tienen mucho que ver con mi manera de pensar. Ojalá las pueda implementar acá. 

-¿Qué pasó con Bahía Basket?
. Tomó una decisión de ir por una línea con un propósito de impacto social, entonces sumó las categorías formativas, desde el 2024 sumar todas las escuelitas y que el equipo de primera sirva como una plataforma de competencia para todos los chicos que quieren jugar y a la vez estudiar y no pueden por los horarios y demás. Acá tienen más flexibilidad. Y muchos chicos dejaban de jugar por eso. Ahora hay un grupo que puede seguir estudiando y compitiendo. 

-¿Te sirve mucho lo que hiciste en Bahía para lo que viene?
. Yo creo que sí. Cuando yo fui teníamos un equipo profesional en la Liga Argentina, aunque con un objetivo muy distinto, claramente formativo. Hay un montón de similitudes también con Obras, porque este club siempre se caracterizó por reclutar desde la época en la que yo empecé a jugar. Siempre invirtió en talento joven. La realidad es que el club siempre buscó los mejores resultados con gente de la casa. Ahí creo que en Bahía aprendí en cuanto a cómo se forma ese talento, cómo se acompaña esa formación, cómo se organiza y se gestiona ese talento. Y espero poder implementarlo en Obras. 

- Sos hombre de la casa. ¿Te sirve eso también para lo que vas a hacer?
. Sí, pero no te creas. Soy hombre de la casa, pero no conozco a todo el mundo. Hace años que no estoy todos los días acá adentro. Y ahora voy a poder hacerlo, porque está cerca de mi casa, y eso es un golazo. Me estoy poniendo al día, porque yo me retiré en el 2016 y desde ese momento todo cambió mucho, desde dirigentes, situaciones hasta obviamente jugadores y jugadoras. 

-¿Tenés tu visión de cómo está la situación de la Liga Nacional? ¿Cambia mucho tu panorama como Director Deportivo? 
. Mirá, tengo mi visión. La realidad es que no soy de criticar ni de alabar mucho en general, porque creo que eso no construye. Y siempre me manejé con el principio de que si no tengo algo para decir que construya, no digo nada. Tenemos un montón de cosas positivas y negativas como plataforma de competencia. Una de las más negativas es nuestra realidad como país, lo que hace que entremos a competir con mercados de jugadores con los que antes no competíamos. Antes un jugador de más de 25 años, veía la Liga Argentina como un destino mucho más atractivo que las ligas de Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay, etc. Hoy pasa al revés, porque los salarios que podemos pagar acá son un poco más bajos y tenemos una alta inestabilidad, y eso le pega directo al nivel de juego. Ahora, tenemos algo súper positivo que es nuestra escuela. Tenemos muy buenos entrenadores con una guía que se hizo sobre el estilo europeo, pero que de a poquito está girando hacia el sistema americano, algo que me parece saludable, y eso lo ves cuando hablás con los agentes de la región, que siguen viendo a Argentina como un lugar recontra potable para que se desarrolle el talento, hasta que luego partan a otro lugar donde haya mejores salarios o mayores desafíos competetitivos. Tenemos que hacer las paces con eso también. 

- Vos igual pensás a Obras como si fuera la Liga también. 
. Sí, pero Obras siempre fue más o menos esto de formar chicos, de jugar mucho con gente de la casa. Ahora yo llegué con el equipo ya armado, con un entrenador como Peter Dominguez que está tratando de imponer y enseñarnos su sistema de trabajo, que creo que nos va a dar un salto de calidad altísimo, y buscando hacer el mejor trabajo posible. 

- De alguna manera, es un buen enlace lo de Peter con vos, porque él viene recomendado por Prigioni, que piensa parecido en ese tipo de cosas a Pepe, y es de Bahía Basket de donde venís. ¿Es parte de lo que te convenció para venir a Obras?
. Justamente eso no. Es un beneficio que viene aparejado. Mejor que esté. Podemos hablar horas de cuál es el básquet moderno, qué es lo que nos conviene, si tenemos el talento para llevarlo a cabo o no, etc. Un montón de cosas. Lo que sí, estoy muy contento con esto que pasa en Obras, porque cuando llegué al primer entrenamiento, lo que estaba haciendo Peter era muy similar con lo que veía día a día en Bahía Basket. Un entrenamiento más relajado, conectado con el jugador desde otros lugares, no solo desde lo profesional y su rendimiento, pensando en actividades para acompañar a los chicos, en las oportunidades que van a tener los más jóvenes para promocionarse en el primer equipo, el estilo de juego, qué jugadores encajan mejor en eso... Al mismo tiempo, Peter vive a una cuadra de mi casa y va a ser excelente trabajar con alguien como él. Me va a enseñar un montón de cosas. Yo la verdad es que voy por la vida robándole conocimientos a todo el mundo, pero no tengo problemas en reconocerlo.  

- Vas a acompañar desde el lado de las herramientas, supongo. 
. Sí, la idea es que todo lo que aprendí en materia de gestión en Bahía, pueda implementarlo acá. Algunas cosas ya están, pero es un club más complejo, por la estructura y cantidad de personas. En Bahía había un equipo, y acá hay dos millones de categorías, masculini y femenino, el 3x3, cada uno con su calendario y objetivos. 

- Estás entrando en un momento en Obras donde hubo este año un cambio grande, al irse 4 jugadores que estaban hace muchos años, como Berra, Valussi, Rodríguez y Serres. ¿Eso es para reconfigurar todo o rearmar el mismo sistema con lo que quedaron?
. Creo que rearmar el mismo sistema, porque en el club creo que tienen que estar contentos con lo que pasó en los últimos años. Si estas partidas son tan dolorosas quiere decir que lo que se hizo está bueno. Los motivos por los que se fueron tienen que ver con lo que hablamos antes, sobre todo el tema de la competitividad deportiva o de un desafío nuevo. Y creo que Obras tuvo la estructura para bancarse esas salidas. No hay grandes cambios. Subieron chicos que estaban en el club, volvió alguno. Obviamente el cambio de Gregorio Martínez por Peter es un gran cambio, pero a Peter se le pidió lo mismo que a mí: buscar los mejores resultados con gente del club. 

-¿Cómo vas a hacer para evitar el tema de la situación de confort, que creo que fue clave en la salida de Valussi y Berra al menos?
. Eso es difícil. Y es una de las cosas que más aprendí en Bahía, donde se hizo un trabajo tan bueno en eso que después los jugadores que han ido a diferentes ligas, en los recesos volvían al Dow Center a entrenar o se mantenían en contacto. Creo que el tema pasa por cómo nos conectamos con las nuevas generaciones. Cómo los mantenemos motivados. Esta pregunta se la podés hacer a un profesor de tercer año de colegio secundario o a muchos otros en terrenos distintos, pero con la misma problemática. Las nuevas generaciones son especiales. Hay que ayudarlos a decidir cuáles son los principios por los cuáles se van a guiar, cuáles van a ser los objetivos que van a buscar... después ellos tienen la energía. Y la creatividad. Requiere un esfuerzo muy grande de los que estamos a cargo para adaptarnos a eso, porque si caemos en las viejas prácticas para conectar con ellos, vamos a perder. Y si encima nos ponemos renegados, va a ser peor el impacto. 

-¿Cuáles son tus focos centrales de arranque?
. De arranque, tocar lo menos posible y ver cómo funciona todo el club, desde la hora en la que se entrena la U12 hasta dónde vive Pepo Barral. Y después ver qué puedo mejorar. Porque yo no vengo de piloto de tormentas a arreglar algo que funciona mal. Obras hace años que funciona bien, entonces esto fue sumar a alguien del club que pueda agregar alguna cosita. Y estoy empapándome de todo en este período inicial. 

- Te hago una más del juego. ¿Te gusta este sistema nuevo implementado por Prigioni y que viste en Bahía y ahora en Obras? ¿Es la lo que más le conviene a Argentina?
. El sistema me encanta. Ahora, como todo, tenemos que ser inteligentes todos. En principio, los entrenadores y directivos que toman decisiones en esa búsqueda. Qué queremos y qué podemos hacer. Porque después tenés que ver si tenés las herramientas. Por ahí no tiene sentido querer jugar como los Lakers si no tenés a LeBron. Me acuerdo que en España muchos decían que Barcelona le había hecho mucho daño al fútbol porque todos querían jugar como ellos pero no tenían a Iniesta, Xavi y Messi. En este caso yo la búsqueda la veo correcta, porque nos va a dar la brújula de qué tipo de talento vamos a buscar y cómo lo vamos a desarrollar. Tenemos que ser todos inteligentes como parte de la familia del básquet y tener paciencia, porque esto va a ser un proceso. No vamos a jugar pasado mañana como juega Canadá, o Alemania. No va a pasar. Esto de haber quedado afuera del Mundial y los Juegos, ya como postura mía patológicamente optimista, me lleva a decir aprovechemos estos dos años para construir, pero no espero que todo el mundo lo comparta. 

- Te pregunto a propósito. Cada vez estoy más convencido de que nunca nos recuperamos del éxido del 1999-2001, cuando más de 300 jugadores de nivel alto a bajo se fueron del país. Creo que la Selección, la Generación Dorada, con sus éxitos, tapó el problema y que, pese a que surgieron más jugadores después, obviamente en muchísima menor cantidad, hoy nos pega la realidad al acabarse la GD y estar en un país en crisis hace rato. ¿Compartís?
. La comparto bastante. Creo que los primeros 10-15 años de este siglo todo estuvo maquillado por la Generación Dorada. Hubo un retroceso grande en la cantidad de participantes que teníamos en los clubes y eso impactó en la base de la pirámide, que después se refleja en la cúspide. Pero tengo motivos para ser optimista. Desde que trabajo en gestión, con casi todas las personas con las que hablo a nivel clubes, estamos con una problemática que es la infraestructura que no alcanza, básicamente canchas, para la cantidad de pibes que quieren jugar al básquet. Eso es recontra positivo. El tema es que es una problemática difícil de resolver, porque la mayoría de los clubes no tienen plata para construir más canchas. Algunos sí, ojo, y lo están haciendo. En Bahía, por ejemplo, la mayoría de los clubes están en el centro y aunque tengan plata no tienen espacio hacia donde expandirse. Y si hay tanta demanda de esto, es porque los chicos están en los clubes. Alguna vuelta le vamos a tener que buscar a la infraesctructua, porque si no vamos a perder este viento a favor. Competimos contra un millón de estímulos que tienen los chicos en una pantalla. El tema es qué buscamos. El impacto más negativo que tenemos con los pibes que se van muy jóvenes y demás es sobre la Liga Nacional. Porque es la que tiene menos destino para todo el talento argentino. Ahí es donde vamos a tener un desafío muy grande, que es volver a convertir a la Liga, todos los actores (agentes, jugadores, periodismo, dirigentes, público), en algo atractivo, en un mundo totalmente diferente, con herramientas totalmente diferentes. Quizá a la Liga hay que repensarla completa. 

- En el último año y medio me cambió la teoría de que el básquet FIBA estaba entrando en un agujero negro que era la NBA, comiéndose todo el talento y atractivo. Eso pasa, pero ahora miro que, por ejemplo, la acb o Italia como que están encontrando o aceptando cuál es su nicho. Entonces los estadios son para 5000-7000 personas, se genera pertenencia y se sostienen bien ahí. Son eso. No otra cosa. Y creo que la Liga perdió eso. 
. Puede ser. El problema creo que es una cuestión de perspectiva. La Liga es un mundo de tan pocas personas, que al mismo tiempo se achicó y le cuesta ver cuáles son sus ramas. Estoy de acuerdo con el análisis que hacés. Ejemplo: yo cuando Gimnasia de Comodoro no tiene la repercusión que me gustaría en los medios de tirada nacional, me duele, porque para mí Gimnasia es como mi familia. Pero por ahí a Gimnasia lo mejor que le puede pasar es salir en los medios locales, no en Infobae. Caso Obras. Quizá lo mejor que puede hacer es encontrar 2500 espectadores dentro del barrio de Núñez y no preocuparnos por lo que opinan en Corrientes, por decir una ciudad. Quizá así encontremos una nueva versión de la Liga Nacional que sea, muy entre comillas, exitosa. Cada club tiene su público, que quizá tenga que ver con un tema geográfico de cercanía, con un sentido de pertenencia, con los chicos que van al club, con sus familiares, con sus amigos, con los que caminan por la puerta del club. No vamos a salir en Canal 13, pero quizá en el streaming de basquetpass tendrás 1500 tipos viendo un partido y es un montón. Estoy tirando números por tirar eh, pero creo que es posible que por ahí vaya la cuestión. 

- Igual de eso estamos lejos. 
. Sí, hay que trabajarlo. Pero puede que estemos lejos, pero lo peor sería que nos estemos alejando. Si estamos lejos, pero lo pensamos para ir acercándonos, es otra cosa. 

-¿Tenés ya un plan para Obras?
. No, ahora es todo análisis. Viendo la estructura, conociéndola, acostumbrándome a trabajar con Peter (Domínguez), con Pablo (Delego), que es el gerente general del club, con Fabián (Borro), que es el presidente... Por ahora es ver cómo funciona todo. Espero para el comienzo del 2024 tener definidos los objetivos del año calendario. 

-¿Fabián que te pidió? Porque no es un personaje cualquiera en esta historia. 
. Un montón de cosas. Lo bueno es que me pidió algo que me encantaría hacer, que es atraer talento al club. De todo tipo. Jugadores, profesionales, y mantenermos en la vanguardia de un montón de cosas. Estamos bien posicionados en ese aspecto. 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir