La Liga 2016/17

Se vistió de verdugo: Quilmes quebró la racha ganadora de Gimnasia

23:36 21/11/2016 | El Cervecero se quedó con un gran triunfo ante Gimnasia por 75-68 tras un despliegue muy sólido. Basualdo fue la figura (21 puntos).

Vildoza y otro partido en alto nivel: 14 puntos y 7 rebotes (foto: Prensa Quilmes)

POSICIONES
RESULTADOS
ESTADISTICAS
CALENDARIO
EQUIPOS
NOTICIAS

 

Quilmes 75 - Gimnasia de Comodoro 68
Quilmes se llevó lo que merecía en la noche de las pérdidas / La Capital
 
Una defensa formidable y la complicidad de un rival que estuvo por debajo de sus posibilidades (en buena parte obligado por Quilmes) le permitió al Tricolor obtener el lunes por la noche un triunfo magnífico frente a Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, por 75 a 68, cuando se avecina el final de la primera fase de la Liga Nacional de Básquetbol.
 
El marco del partido fue insólito. Porque entre ambos se combinaron para cometer 42 pérdidas, una enormidad. El pivote Iván Basualdo resultó la gran figura de la noche, con 21 puntos (igualó la mejor marca de su carrera), 10 rebotes y 6 recuperos.
 
Desde el comienzo las acciones se presentaron enredadas, con numerosos errores por lado. Tanto que apenas igualaban 2-2 a los 4 minutos, cuando Quilmnes logró desatar el nudo del partido. Llegó a la mitad del cuarto arriba 9-2, con todos sus puntos anotados por Basualdo, y llenó de dudas al rival, que no conseguía de ninguna manera desplegar el juego que lo caracteriza.
 
El Tricolor desplegó muy bien su juego de pases, Gimnasia no acertaba desde el perímetro (1/10 triples en todo el primer tiempo), tampoco encontraba juego interior y perdía muchos balones. Además, las previsiones defensivas de los patagónicos se habían centrado en los externos quilmeños y el protagonismo de Basualdo cambió por completo el mapa del juego.
 
El pico del local llevó la ventaja máxima a 20-7. Era casi un baile. De lo mejor de la temporada. Por rendimiento propio y por la categoría del rival. El espíritu de lucha también marcaba diferencias y la distancia entre ambos, aunque irreal e impensada, era lógico de acuerdo al desarrollo.
 
Apenas se inició el segundo cuarto, la historia varió por completo. Gimnasia se abroqueló en zona para cerrar las chances de tiros cortos y obligar a Quilmes a probar desde lejos.
En un par de minutos, apenas, los sureños se pusieron en juego (20-16). Y si bien Ariel Eslava le puso fin a la sequía, ya era otro escenario.
 
De a poco fue ganando participación ofensiva Matthew Shaw y llegó el inevitable tiempo muerto solicitado por Javier Bianchelli. Se imponía el retono de Basualdo, pero el entrenador marplatense decidió esperar un poco más. Llegó a empatar en 25 el visitante, mediante un triple de Juan Manuel Rivero.
 
Pero Basualdo, que había regresado junto a Luca Vildoza, continuó enfocado y Quilmes recobró algo de su ventaja (31-26), aunque un triple de Rivero, que ingresó tras rebotar un par de veces en el aro, selló la igualdad al llegar al medio tiempo.
 
El tiro abiero de Enzo Ruiz impuso condiciones al reiniciar, Quilmes volvió a asegurarse en defensa y pudo escapar otra vez: 41-33. Y aunque Gimnasia arrimó con el certero Rivero y algunas apariciones de Leonel Schattmann (con sus únicos puntos en la noche), llegó el momento Vildoza sobre el tramo decisivo del tercer cuarto, con lo cual el local se aseguró ir al último descanso con una renta intersante a su favor (57-48). La importancia del base de Quilmes y la enorme cantidad de pérdidas de Gimnasia garantizaron ese colchón de puntos que había que saber administrar.
 
El Tricolor podría haber puesto bajo llave esa brecha en el orden de los 6/8 puntos porque Gimnasia continuó dilapidando chances con sus pérdidas. Pero el local falló adelante y recuperó presencia Shaw para poner presión (59-56) a 7 minutos del cierre.
 
Los dos tuvieron más errores que aciertos pero no había que dejar pasar tantas oportunidades. Con todo muy equilibrado y dos equipos maniatados para anotar, Quilmes lo volvió a encontrar a Basualdo y luego Flor le robó el balón a Schattmann, para colocarse 63-58.
 
El pivote de Quilmes contagió a todos y el local se situó 69-60 con 1m20s por jugar, aunque un triple de Rivero (5/7 desde más allá de los 6,75 metros) mantuvo vivo al equipo de Gonzalo García. Por fortuna para el conjunto de Javier Bianchelli, la eficacia desde la línea garantizó el éxito que merecía.
 
 
Quilmes (75): Luca Vildoza 14, Enzo Ruiz 9, Tracy Robinson 9, Ivory Clark 5 e Iván Basualdo 21 (FI); Eric Flor 13, Bruno Sansimoni 0, Ariel Eslava 4. DT: Javier Bianchelli.
 
Gimnasia (68): Nicolás De los Santos 6, Leonel Schattmann 4, O'Louis McCullough 6, Matthew Shaw 17 y Lottana Nwogbo 10 (FI); Juan Fernández Chávez 2, Juan Manuel Rivero 21, Jonatan Machuca 2. DT: Gonzalo García.
 
Estadio: Polideportivo Pnanamericano “Islas Malvinas”.
Arbitros: Roberto Smith y Oscar Martinetto.
Parciales: 20-9, 33-33 y 57-48.
 
 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.