La Liga 2019/20

Mata: "Me hubiese gustado jugar el Mundial, pero no estaba preparado"

18:45 12/11/2019 | Podcast con Marcos Mata, el jugador en actividad con más títulos de Liga. Charlamos con él de todo y acá te damos un resumen de sus mejores frases.

Foto La Liga Contenidos
Inicio en el básquet: “Arranqué a los 12 años por intermedio de un compañero de escuela que jugaba en Kimberley. En ese momento me dijo que estaban becando chicos por altura. Fui, quedé y a partir de ahí comenzó todo esto. Ya era el último de la fila y todo, pero después terminé pegando un estirón más importante. Fui compañero de Selem Safar en el colegio a partir de 9° grado y también en Kimberley. El después se fue a Quilmes, así que en realidad fuimos más tiempo rivales que compañeros de equipo”.
 
Rol de Leandro Ramella y de Osvaldo Echavarría (entrenadores en Kimberley): “Más allá de lo basquetbolístico, Lea cuidaba mucho la persona en sí. Me acuerdo que él nos fomentó a tratar de hacer natación en el club y nos pedía los boletines: si alguno tenía bajas notas, tenía que subirlas porque sino había algunas dificultades para los entrenamientos. Después, con Osvaldo pasé mucho más tiempo de mi vida, porque todos los días hacía técnica individual con él antes del horario del entrenamientos del equipo. Posteriormente, los dos nos vamos prácticamente en el mismo momento a Peñarol”.
 
Peñarol tricampeón: “No sé si es el mejor de la historia, porque solo he visto videos de la mejor etapa de Atenas. Sí siento que fue el mejor desde que yo empecé a jugar en la Liga hasta la actualidad, porque se mantuvo mucho más la base que acá en San Lorenzo. Allá se mantuvo siempre el 50/60 por ciento del equipo. se jugaba fácil, bien y teníamos unos resultados tremendos. Todo fluía muchísimo y se veía en la cancha. En conjunto hicimos un gran equipo: Leo ofensivamente era un éxito y por ahí no tanto atrás, pero cuando había que poner todo lo ponía. Teníamos a Martín Leiva, que era la columna defensiva del equipo junto con Facu Campazzo y conmigo. También estaba Selem como tirador y el propio Facundo cuando le agarraban esas rachas de locura. Siempre teníamos un buen americano, entonces creo que completábamos bien todas las facetas del juego y ahí nos potenciábamos todos.
 
Sevilla: “En la mayoría de los partidos fui el alero titular. El base era Thomas Satoransky y había varios pibes que entraban desde el banco de suplentes: Kristaps Porzingis, Willy Hernángomez, Joan Sastre y Ondrej Balvin. El entrenador era Aito García Reneses . Para mí fue un año difícil porque yo había jugado toda mi vida en Peñarol, me fui y pasó como todo: en los primeros meses era todo color de rosas y después, no es que haya sido todo malo, pero uno empieza a extrañar y eso termina afectando. Creo que arranqué muy bien y terminé más o menos, no por ahí como yo quería. Pero deportivamente fue un año bueno,  se clasificó a playoffs y perdemos en el tercer partido contra Valencia. Desde ese lado creo que fue muy bueno. Hasta que llegó Landry, yo era el más viejo de aquel equipo, pero tampoco sentí que llegaba para ser líder. Aparte, casi todos ellos ya venían desde antes en el equipo, por lo que me parecía raro llegar e imponerme. También me parecía extraño ser el más grande del equipo, pero Aito no me fichó con esa idea. Terminamos jugando muy bien y el DT nos ayudó muchísimo.
 
Franca: “Tenía que empezar a hacer buenos contratos, no me había ido mal pero tenía 28 años. Fue una decisión económica. Sevilla me quería hacer un contrato por tres años, pero nadie sabía lo que podía pasar. Después el club tuvo un montón de problemas, entonces la realidad es que no me arrepiento. El año que estuvimos en Franca también tuvimos problemas económicos, pero nos fue bien deportivamente: clasificamos a la Sudamericana, llegamos hasta un quinto partido contra Bauru, que termina perdiendo la final contra el Flamengo de Lapro y de Walter Herrmann”.
 
Llegada a San Lorenzo: “Claudio Villanueva estaba en su momento con Julio Lamas y ya medio que se venían hablando. Después Julio habló conmigo. En ese primer año no la pasamos tan bien: no teníamos estadio, entrenábamos en la UADE y jugábamos en Obras o en Ferro. Terminamos la fase regular en el quinto puesto, perdiendo contra Lanús y Boca por 20 puntos. Ahí hicimos un click importante y terminamos ganando, pero no fue un año fácil tampoco”.
 
Temporada 2016/17: “Perdimos solamente un partido en todos los playoffs y sentía como que era imposible que perdiéramos, no sé si está mal lo que digo pero era la sensación que tenía. Éramos una aplanadora: cuando nos poníamos, los sacábamos de la cancha a todos los equipos. Creo que era la sensación mía y de todos. No subestimamos a nadie y eso también hizo que sacáramos de la cancha a los contrarios, perder un partido en todos los playoffs no es poca cosa. La Liga se hace muy larga, pero como tenemos muchos torneos en el medio, creo que cambia esa forma de ver las cosas: la BCLA (ex-Liga de las Américas) siempre costó, ahora se viene otra Intercontinental”. 
 
Relación con el Penka Aguirre: “Afuera de la cancha nos llevamos bien también, lo que pasa es que no nos juntamos a comer ni nada por el estilo. Él tiene una personalidad totalmente diferente a la mía, pero tanto dentro como fuera de la cancha nos entendemos a la perfección. La clave en esto es que los dos sabemos lo que queremos, vamos en búsqueda de eso y hacemos lo necesario para lograrlo”
 
Mundial de China: “No sé si la palabra es arrepentido, la verdad es que me hubiera gustado estar y que fue una decisión dificilísima. Lo hablé con Sergio Hernández y me costaba decidirlo, pero sentía que verdaderamente no estaba en condición de ir, de dar todo lo que yo quería dar o que el entrenador iba a pretender de mí. Estaba bastante tiempo pensándolo y le decía a mi señora que tenía que tomar una decisión porque me estaba haciendo mal: me acostaba pensando en eso y me despertaba pensando en eso. Una vez que lo hice sentí que fue la decisión correcta porque me sentí mejor conmigo mismo. Estaba un poco quemado de la cabeza, necesitaba una pausa y la realidad era que no la iba a tener. Sentí que no estaba preparado, es la verdad. Obviamente que tenía una ganas bárbaras de que ganaran, pero a la vez no me agarraba angustia, sentía que había sido una buena decisión en lo personal. No sé si para mi carrera lo fue, pero fue lo correcto para mí desde el punto de vista físico y mental”.
 
Juegos Olímpicos de Tokio: “Falta un montón, primero hay que pasar todo este año. Yo no cerré la puerta, no sé si los demás sí. Yo no cerré nada, después si estoy o no estoy, va a estar bien cualquier situación”.
 
San Lorenzo 2019/20: "Capaz que tengo menos paciencia para que las cosas empiecen a fluir más rápido. Siento que estamos ganando todos los partidos en la última bola y que tenemos equipo para mucho más. Si hoy tendríamos que jugar la final del Súper 20 no sé qué pasaría. Me da bronca y lástima el hecho de que si hoy nos toca jugarlo y perdemos, será porque no dimos todo lo que teníamos que dar o jugar lo que teníamos que jugar. Eso es lo que me pasa y siento que ya llevamos casi tres meses y seguimos sin encontrar eso que estamos buscando. Me pregunto en qué momento lo vamos a encontrar o capaz que no lo hacemos durante todo el año. Por ahí me molesta esa situación, no terminar de encontrarle la vuelta. 

Escuchá el podcast completo aquí: Marcos Mata Podcast

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.