NBA 2017/18

Los Warriors pierden a Curry, como mínimo, por el resto de la serie regular

17:39 24/03/2018 | Golden State publicó hoy un comunicado en el que dice que tiene un esguince de rodilla izquieda grado 2 y que será reevaluado en tres semanas.

Kerr con Curry, muy ocupado en sus lesiones este año

Siguen las penurias de Stephen Curry en esta temporada con los Warriors, básicamente por su problema en los tobillos, aunque anoche la lesión que lo volverá a dejar un tiempo fuera de las canchas fue en su rodilla izquierda, y producto del golpe de un compañero (McGee). 

Esta tarde, los Warriors publicaron un comunicado donde dice que Curry se sometió a una resonancia magnética donde los resultados revelaron un esguince en el ligamento medio lateral de su rodilla izquierda de grado 2. También indica que será reevaluado en tres semanas.

 

 

¿Significa eso que volverá en 3 semanas? No, aunque hay un antecedente de una lesión similar sufrida por Curry en los playoffs del 2016, en los que estuvo afuera solamente 15 días. De todas maneras, el comunicado de GSW en principio indica que no volverá antes de esas 3 semanas, lo que coincide justo con el arranque de los playoffs (14 de abril).

De alguna manera, los Warriors están privilegiando poner en forma a su maltrecho equipo (hoy tiene lesionados a Curry, Durant, Thompson y Green), antes que a continuar la pelea por el número uno de la fase regular, que solo una catástrofe impedirá que sea de Houston. El tema es que Golden pone en riesgo también el segundo récord global, que hoy conserva (54-18), pero que tiene pegado a Toronto en el Este (54-19). Igual, nada es más importante que la salud de los jugadores.

Para Curry, es la enésima lesión de su carrera, que tuvo este año el pico en cuanto a partidos perdidos por temas físicos. En el 2011, Curry debió operarse de su tobillo derecho por primera vez, y en mayo de 2012 volvió a ser operado, pero sufrió 5 esguinces en la siguiente temporada, hasta que cambió su forma de equilibrar el peso, apoyándose más en su cadera y fortaleciendo sus músculos. No tuvo mayores problemas hasta este año. En diciembre se perdió 11 partidos y en marzo otros 6, pero también sufrió otras dos torceduras, una en enero y otra en el comienzo de marzo.

Ahora el inconveniente pasó a ser la rodilla, como en el 2016, lo que pese a la posible gravedad es un alivio para Curry, que durante toda su carrera profesional sufrió la pesadilla de ver en peligro su futuro por el maldito tobillo. 

Compartir

 



X