Efemérides

Historia de una foto: el día que Maradona fue a ver al Peñarol del Che

19:12 27/04/2020 | En enero de 1994, Peñarol recibía a Atenas en el Superdomo, y llegó una visita inesperada: Diego Maradona. Se generó un enorme caos y ese día Peñarol perdió un invicto de 17 partidos.

Richotti con Maradona

Se terminaba enero de 1994 en Mar del Plata y una nueva jornada de Liga Nacional se disputaba en el viejo estadio Superdomo, donde Peñarol hacía de local en esos años, sobre la calle Juan B. Justo. El equipo dirigido por Néstor García había entrado en una espiral positiva a pesar de perder por lesión a Ariel Bernardini e hilvanaba 17 victorias seguidas, nueva marca en la historia de la competencia. 

El rival era Atenas, siempre un equipo de cuidado, peligroso, con Marcelo Milanesio como líder, y un enorme plantel atrás: Jervis Cole, Diego Osella, Luis Villar y demás. Tras una primera mitad pareja, apenas terminado el segundo cuarto, se produjo un revuelo sobre uno de los ingresos. Nadie entendía qué pasaba hasta que asomó entre cientos de personas la cabeza del provocador del tumulto: Diego Maradona. 

El crack del fútbol mundial tenía aprecio por el básquet y por Néstor García y apenas llegó fue invitado al vestuario local, donde presenció la charla técnica del Che: "La foto me la saqué en el entretiempo, porque él llegó ahí al estadio y de hecho estuvo en la charla técnica del equipo. Cuando salimos para jugar el segundo tiempo, ya adentro de la cancha, me la pude sacar, pero era un caos todo, un mar de gente".*

Tras esa charla el partido no salió de la mejor manera y Peñarol terminó cayendo ante los cordobeses. "Nos sentamos y escuchamos lo que decía el coach, pero se nos hizo muy difícil salir a la cancha y jugar porque fue algo tan inesperado que nos sorprendió a todos. Volver al partido nos costó el juego, pero fue un gran momento", comentó Richotti acerca del aspecto negativo que significó la llegada de Diego.

La derrota contra Atenas frustró aumentar una marca que sigue siendo al día de hoy la de más partidos ganados en forma consecutiva, aunque igualada con Atenas (2008/09) y Quimsa (2014/15). Eso provocó que Maradona se convirtiera en yeta para los cabuleros, lo que generó que muchos equipos, a partir de ese día, le ponían a Peñarol una foto de Maradona debajo del banco de suplentes cuando viajaban a jugar de visitantes.
 

El utilero milrayita, de hecho, se fijaba en los partidos posteriores a ese que no haya ninguna foto de Maradona entre las cosas de los jugadores: "Principalmente en las semifinales contra Olimpia nos ponían fotos de Maradona debajo de los bancos o en los vestuarios porque para algunos eso era un amuleto de mala suerte".  
 

Pero de mala suerte el conjunto de Mar del Plata no tuvo nada y esa temporada los de Peñarol alcanzaron la gloria, coronándose campeones de la Liga Nacional por primera vez al vencer a Independiente de Pico de manera aplastante (4-1 en el global) y derribando los prejuicios, supersticiones y cualquier otro daño. Además, ganaron 41 de los 57 partidos que disputaron en esa campaña, finalizando el periplo con un 71% de eficacia.  

 

Compartir