Mundial China 2019

Hernández: "Para mí dirigir hoy a Argentina es el mejor trabajo del mundo"

17:29 16/03/2019 | Con los grupos del Mundial ya conocidos, charlamos con el entrenador de la selección argentina sobre la Copa del Mundo y mucho más.

Foto FIBA

Iniciar una buena charla con Sergio Hernández implica, de antemano, contar con no menos de una hora de atención del bahiense. Por suerte, se dieron las condiciones para hacerlo y salió, mérito del entrevistado, esta entrevista donde Sergio toca muchos temas importantes, con Mundial obviamente incluido. 

- Sacando el tema económico, ¿tenés hoy el trabajo más lindo del mundo?
. Sí, teniendo en cuenta que las competencias se han convertido en un maratón de obstáculos, obvio que sí. Sobre todo en esta etapa de mi carrera. Tengo cerca de 30 años como profesional. Y hay un momento en el que está bueno. No sé si hubiera sido tan bueno cuando yo tenía 10 años de experiencia. Y básicamente lo digo por dirigir a Argentina. Si dirigís a otro país no lo sé. Acá se combina el orgullo de dirigir a Argentina, que si te clasificás jugás las competencias que más exigencias tienen, como Mundiales o Juegos Olímpicos. Dirigís a los mejores, jugás contra los mejores, contra los mejores entrenadores...nosotros llevamos muchos torneos de esos seguidos jugados, y ojalá que siga así. Acá fuimos cabeza de serie. Nunca miro mucho para atrás, pero este va a ser mi tercer Mundial, llevo 14 años casi seguidos en la selección, porque cuando no estuve acompañé a Julio en Londres 2012. Tres Juegos Olímpicos, uno como asistente, soy el entrenador con más partidos en la historia de la selección....

- Habría que estudiar si no es récord también internacional. Te gana Díaz Miguel seguro, pero...
. Ojo que en 10 años por ahí lo pasó eh, jeje. La verdad es que estoy súper feliz, más allá del orgullo. Feliz de las oportunidades que me da esto, de competir al más alto nivel. Si no estuvieran las ventanas, quizá te diría otra cosa, pero este sistema es mejor que el otro, más para el entrenador. Yo estoy compitiendo cada dos meses ahora. Y eso significa varios días de preparación, la de los partidos, los post, los análisis, el estudio de los rivales, el contacto con los miembros del cuerpo técnico, con los jugadores. Te falta la competencia diaria, pero eso no lo extraño. 

-¿Y si te agrego lo que te saqué en la primera pregunta, lo económico, cambia tu respuesta?
. El dinero es importante, obviamente. Debe haber pocas personas a las que no les interese, y es muy tentador, pero yo no puedo tener una postura muy fuerte al respecto, porque no tuve una oferta, entonces sería hipócrita mostrarme como patriota, idealista o lúdico. No rechacé una propuesta irresistible. 

- San Lorenzo te quiso en su momento. 
. Sí, la oferta era muy buena, pero no sé si para decir que me cambiaba la vida. Igual, ojo, yo soy iun agradecido de mi sueldo, aunque reconozco que los entrenadores de selecciones están a veces no muy reconocidos, teniendo en cuenta el valor que se pone en tus manos. Porque el salario tiene que ver con la responsabilidad y la misión que te dan. Yo dirigí selecciones que valían 200 millones de dólares. Tuve que explicar fracasos que no fueron. Siempre cuento que al volver de Japón 2006 tuve que explicar un fracaso, siendo cuartos en el mundo. Pero sé que la CABB hace un enorme esfuerzo, y más, para pagarme lo que me paga. Y que el apoyo del Estado es el que se puede tener. El deporte en Argentina, público o privado, no es prioridad. Salvo excepciones muy puntuales. La Liga, por ejemplo, es súper profesional por un lado, pero que se hace con organizaciones sociales que son amateurs, como los clubes, más por pasión que por otra cosa. En los países que tienen al deporte como prioridad, lo apoyan desde dos puntos: el educativo, en el sentido de usarlo como desarrollo de una persona, y como negocio del entretenimiento. Acá, salvo un poco el fútbol, no existe esa visión. Me ha pasado de intentar hacerle entender a un extranjero de algún equipo mío, que me preguntaba cuánto ganaban los clubes, que no ganaban nada. No lo podía entender. No existe un negocio donde el empleador siempre pierde. 

- Recién hablábamos de tus 14 años en la selección, pero antes vos igual viajabas a los torneos y viviste lo que era la época en la que parecíamos colados y donde ser argentino era casi ser un paria. De hecho, fuiste a Grecia 1998, que para mí es la bisagra entre el antes y el después. 
. Yo la agarré en la cresta de la ola. El Mundial 98, comparto, fue increíble. Le ganamos a Australia, casi a España y tuvimos un buen rato contra las cuerdas a Yugoslavia, hasta que Djordjevic decidió liquidar el partido. Ahí fuimos la absoluta sorpresa. 

-¿Y te sirve a vos haber vivido eso que pasaba antes? ¿De vez en cuando lo recordás para bajar a tierra?
. No solo me sirve. Nosotros tenemos una generación entera que no sabe lo que pasó antes. Yo me encargo que sepan lo más posible de la historia, por lo menos desde que se creó la Liga para acá. Con algunos me animé a ir más lejos porque los tuve más, como Campazzo. Yo creo que Facundo sabe quién fue Cabrera por ejemplo. Por qué explotó el básquetbol argentino, qué logró la Liga. Lo que siempre nos decía León: creación de la Liga para que los mejores jueguen contra los mejores durante todo el año, eso va a generar una mejoría, se va a dar un éxodo a Europa y los que vayan le van a devolver eso a la selección y vamos a tener resultados internacionales. León nos lo decía todos los días. Y fue exactamente lo que pasó. Hoy parece que la obligación es ser podio de un Juego Olímpico. No nos confundamos. Tuvimos una camada, que no fue casual, de excepción, que nos puso donde nos puso. Otra cosa es que nos consideremos potencia mundial. 

-¿Pero si te mantenés desde el 2001 al primer nivel mundial no podés considerarte potencia? 
. Es que nosotros salimos desde América, cuyo nivel está bajo. Es la realidad. Europa creció y nosotros nos quedamos. Me duele decirlo, pero es así. Por eso nos clasificamos siempre, o casi, a Mundiales y Juegos Olímpicos. En esos torneos no están los mejores, están los que se clasifican. Vos agarrás hoy a Serbia, Lituania, Eslovenia, Francia, Australia...para jugar las ventanas tienen que poner el equipo B o C. Porque sus mejores 10/20 jugadores están entre la NBA y la Euroliga. Nosotros tenemos 4. Ahora vos me decís, resultados de selección, sí. No sé cuántos países tienen mejor récord en los últimos 3 años que nosotros. Estados Unidos y España. Creo que nadie más. A nivel resultados no tengo nada que decir. 

- O sea que marcaría tu punto la cantidad de jugadores tenés en el máximo nivel. 
. Y sí, si no medís todo por 15 días de competencia. En un momento teníamos 20 o más entre NBA y Euroliga. Era otra cosa. 

-¿Y qué razón le encontrás a este resurgimiento, con la nueva camada?
. Yo creo que no hay tanto resurgimiento como se dice. Lo que creo es que había un tremendo miedo a que después de la Generación Dorada hubiese un abismo donde no había nada. Y nunca pasó eso. Era tanto el pánico que ahora nos decimos, "che, no estamos tan mal". No apareció nadie de golpe. 

- Lo que pasa es que de los nacidos entre 1982 y 1990 salieron pocos jugadores de selección. 
. Sí, pero no lo sufrimos. O quizá los anteriores fueron tan buenos que opacaron al resto. Hay que ver qué hubiese pasado si hubiéramos tenido que jugar con otros. No lo sabemos. 

-¿Hay forma de cambiar el esquema de esta historia sin que estos jugadores jueguen en Europa?
. No, no hay manera. Y no es una crítica a la Liga. El paso por Europa es imprescindible. Como para Calfani es clave jugar en la Liga para darle más a Uruguay. Lo mismo Justiz Ferrer. Es normal. Algunos se enojan. Amo a la Liga y respeto mucho a sus dirigentes. Valoro mucho que pongan su energía en la Liga. Pero eso no significa que esté de acuerdo en todo. Ni con Borro, ni antes con Bazzi ni con el que venga después. La única manera de acercanos un poquito, si no hubiese éxodo, sería bajar a 16/14 equipos. Concentrar el talento. Definitivamente. Hasta la ACB con más equipos sería menos que la actual. Y tienen a los comunitarios. Y abrir los extranjeros perjudica, pero no tenés otra opción porque no hay suficientes jugadores.

- Vuelvo a la selección, ¿qué balance hacés del formato ventanas?
. El formato es mejor que el anterior. Lamentablemente el conflicto con Euroliga es una lucha de poderes que termina afectando mucho. Porque la idea surge para que todos los países puedan ver en su casa a los mejores jugadores. En Puerto Rico hubo gente que se quería morir porque fueron con la camiseta de Campazzo. Te digo puertorriqueños, no argentinos. Yo no veo hoy visos de solución. 

-¿En la idea general, las ventanas más un Mundial con peso propio que clasifique a los Juegos, te cierra?
. Me gusta, me gusta. Más allá de que tiene un tinte político, porque a FIBA se le estaba debilitando el Mundial. Estados Unidos siempre le daba más importancia a los Juegos. Ahora no puede. 

La preparación argentina tendrá este año una particularidad si todo sale como se espera. Argentina presentará el mismo plantel tanto para los Panamericanos (31 de julio al 4 de agosto), como para el Mundial (31 de agosto al 15 de setiembre). Será la primera vez en exactamente en 20 años (Preolímpico y Panamericanos en 1999). Luis Scola es el único sobreviviente de ambos procesos. 

-¿Qué estudiaste hasta ahora del Mundial?
. En los mundiales te puede tocar un rival débil. Pero después son todos complicados. Es más difícil ganar el partido que no deberías ganar, que perder el que no deberías perder. 

-¿Qué te pareció el sorteo?
. Lo más importante lo hicimos antes del sorteo, que fue mantenernos arriba en el ranking para ser cabeza de serie. Jamás digo si un grupo me parece fácil o no. No hay que subestimar a Corea o Nigeria. Lo bueno quizá es que evitamos a Australia, que creo que puede ser protagonista. 

-¿Qué significa tener a Scola?
. Es tener al referente que logra que nadie pueda bajar la energía o el foco un segundo. Él está siempre presente. Es jugador de la selección 12 meses al año, 365 días. En el momento que menos te lo esperás, te llega un mensaje de él diciendo "podríamos hacer tal cosa, fijate que Grecia tiene a este jugador"... no para nunca. Lo que tiene además es que le gusta que aparezcan nuevos líderes, que lo desafíen. Gracias a él un montón de cosas son como son hoy. 

-¿Cuando dijo en La Rioja que esta etapa lo hacía acordar a la previa de Indianápolis, te gustó o lo querías ahorcar?
. Me lo había dicho varias veces antes. Creo que fue después de ganarle a Puerto Rico en Formosa que me agarró y me dijo "Sergio, tengo una ilusión tremenda, siento algo". Él cree que estos jugadores tienen muchos mejores hábitos de los que tenían ellos de jóvenes. Luis lo cree de verdad, ¿por qué no ilusionarse?

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.