LNB 2014/15

Estudiantes le dio una paliza a un desdibujado Atenas

23:50 08/10/2014 | Estudiantes impuso el rigor de su defensa y el virtuosismo de su ataque para derrotar a Atenas por 80-54. García, Giorgi, Ferreyra y Bryant las figuras.

Facundo Giorgi fue una de las figuras de la cancha: 17 puntos, 11 rebotes y 2 asistencias (Foto: archivo Básquet Plus).

La lesión de Bruno Lábaque fue un factor preponderante, porque sin el base natural, Atenas perdió profundidad y dirección de juego, algo que se notó con el correr de los minutos, cuando Estudiantes apretó las marcas, y sobre todo cuando logró controlar a Torres, el jugador más desequilibrante en el poste bajo. Por si fuera poco, Rivero apenas jugó dos minutos antes de retirarse al banco con una molestia en el aductor de la pierna izquierda.

No obstante, quitarle méritos a Estudiantes no sería justo, porque el local dominó el primer cuarto con un juego sencillo y efectivo (67% dobles y 75% triples); fue intenso atrás, congestionó la pintura y lastimó de contra con tres ejecutores: Reynaldo García (8), Nicolás Ferreyra (6) y Facundo Giorgi (5).

Al griego le costó generar segundas opciones, algo que necesitaba con urgencia debido a su pobre efectividad de cancha (39%). Arrigoni movió el banco buscando respuestas, pero nunca logró la consistencia que necesitaba ante un rival más prolijo y letal, que le sacó doce diferencia al cabo de los primeros diez minutos: 23-11.

Con mayoría de suplentes y una defensa más intensa, Atenas cambió el curso del partido. Mikulas comenzó a prevalecer en la pintura y se convirtió en la principal vía de gol, Lo Grippo anotó cuando se posteó y Malara pasó a controlar a García, una situación que le complicó la ofensiva a Estudiantes. Con un parcial de 6-0, el griego se puso a ocho (23-17) restando 6m26s. Laginestra pidió tiempo porque su equipo a esa altura había caído en un pozo. Tras el mismo fue Gamboa el hombre que terminó con la sequía, pero el juego lo siguió controlando la visita un par de minutos más, a pesar de jugar sin base, siendo Luciano González el que cumplió ese rol en varios pasajes.

En el mejor momento de los cordobeses, dos buenas defensas le permitieron respirar al local, que estiró las cifras con los puntos de Giorgi cerca de la pintura, y de un Gamboa que entró con la mano caliente para castigar de larga distancia (2/4 triples). Con el protagonismo de los dos en el último tramo, los entrerrianos se fueron al descanso largo ganando 35-23.

El dominio de Estudiantes se hizo abrumador en la segunda mitad. El local fue práctico e inteligente, porque dominó en la zona de la pintura con el gran trabajo de la dupla Giorgi-Bryant (19 rebotes entre los dos), y metió mucha presión en la primera línea forzando varias pérdidas a su oponente. Atenas no le pudo encontrar la vuelta a esa defensa, no tuvo orden y tampoco ideas para contrarrestar el juego de su adversario.

Con el protagonismo de Ferreyra, sólido en la conducción e importante en el goleo, las penetraciones de García, indetenible en el uno contra uno, la solidez de Bryant en el poste bajo, e incluso sumando en ataque, y la gran producción de Giorgi, el conjunto enterriano le estampó un 29-15 al griego que terminó liquidando el pleito antes de ingresar en los últimos diez minutos: 64-38.

Atenas ingresó al capítulo final con sabiendo que sería imposible revertir el resultado, pero aún así continuó yendo al frente y peleando hasta el cierre, pero más con vergüenza deportiva que con orden táctico. Estudiantes nunca lo dejó reaccionar, mantuvo la ventaja sin bajar el ritmo en defensa, fue inteligente para administrar el balón, y así terminó redondeando una actuación muy sólida y sin fisuras.

Estudiantes consiguió su tercera victoria consecutiva, logrando así el mejor inicio de su historia en la Liga Nacional. En base al trabajo defensivo, dos extranjeros al servicio del equipo, y una plantilla de nacionales y rendidores en ambos costados de la cancha, Laginestra conformó una base que invita a la ilusión, pero como los mismos jugadores manifiestan, aún es prematuro elevar un juicio a esta altura de la competencia.

Sin Lábaque en cancha y con Rivero afuera por precaución, el conjunto cordobés dio muchas ventajas, pero esos no fueron los únicos problemas que tuvo, porque las desatenciones, la falta de confianza y la irregularidad de jugadores que pueden dar más, fueron otras de las causas de una derrota muy dura en la noche de Concordia.

Roberto Martín
[email protected]
En Twitter: @robertofmartin
En Twitter: @basquetplus

 

Síntesis
Estudiantes (80): Nicolás Ferreyra 14, Reynaldo García 19, Facundo Giorgi 17, Ariel Zago 5 y Travon Bryant 11 (Formación inicial); Eduardo Gamboa 8, Matías Stival 2, Alejandro Zilli 2, Rodrigo Perren 0, Lautaro Toranzo 2 y José Siebzehner 0. Entrenador: Hernán Laginestra.

Atenas (54): Alvaro Merlo 0, Juan Rivero 0, Fernando Malara 5, Matías Bortolín 5 y Juan Torres 8 (Formación inicial); Diego Lo Grippo 9, Gabriel Mikulas 12, Luciano González 8, Demián Filloy 5, Nicolás Svoboda 0 y Agustín Mas Delfino 2. Entrenador: Marcelo Arrigoni.
Cuartos: 23-11, 12-12, 29-15 y 16-16.
Arbitros: Alejandro Chiti y Jorge Chávez.
Estadio: El Gigante Verde, Concordia.

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.