Selección Argentina

Argentina superó a Puerto Rico y terminó en el 5° lugar

00:15 25/07/2015 | El seleccionado de Sergio Hernández se despidió de los Panamericanos con un gran 105-85 ante los boricuas. Así finaliza su travesía con récord 2-2.

Campazzo fue el goleador de Argentina con 17 puntos. (foto: FIBA Américas).

En una noche donde encontró una gran fluidez ofensiva, con varios protagonistas y dañando sin demasiadas dificultades una débil oposición rival, la Selección Argentina no dejó dudas y derrotó 105-85 a Puerto Rico, consiguiendo de esta forma adjudicarse el 5° puesto de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

 

Facundo Campazzo, con 17 unidades, fue el máximo anotador argentino, pero también es importante destacar otras labores interesantes ya que el conjunto de Sergio Hernández tuvo a siete jugadores en doble dígito (Federico Aguerre y Juan Manuel Torres con 13, Patricio Garino con 12, Nicolás Richotti con 11, y Nicolás Laprovittola y Marcos Delía con 10).

 

Con una buena búsqueda en el espacio abierto y una fina puntería en el tiro de tres puntos, Argentina arrancó la noche con el pie derecho. Laprovittola y Brussino iniciaron la buena racha albiceleste, que pasó al frente por 6-4 combatiendo en frente contra las ofensivas de Barea y la lucha aérea de Clemente.

 

El buen inicio argentino se extendió con el tiro de tres puntos, sumándose el rubro la mano picante de Aguerre y dos bombazos que dejaron al equipo de Hernández arriba por 16-9. Sin embargo, al seleccionado nacional le costó generar potencia en la pintura, y ante un rival que supo explotar esa faceta en algún momento los boricuas iban a tener cierto control.

 

Si bien no hubo dominio ni nada de ello porque el trámite siempre fue parejo, el seleccionado de Pitino sumó una buena racha de puntos y pasó al frente por 19-18 generando mucha presión en la primera línea y dominando en el juego interior.

 

Pero Argentina superó ese muy pequeño bache en defensa con un buen cierre. Tres libres de Vildoza (Mojica le hizo falta al tiro de tres) colocaron al seleccionado albiceleste arriba por 22-21 al culminar el primer segmento y así se apagó un inicio intenso, de ida y vuelta y sin un claro dominador.

 

En el arranque del segundo parcial se le dio continuidad a esa tendencia desde el tiro exterior. Garino abrió el periodo con una nueva bomba, y el buen ingreso del pibe Vildoza también sirvió para darle muchísimo aire al seleccionado nacional. Argentina pasó a ganarlo 30-25, pero Puerto Rico se mantuvo empujando de la mano de Barea.

 

Luego de esa racha, independientemente de algunos buenos intentos, Argentina fue perdiendo cierta fluidez de gol y Puerto Rico se fue arrimando de a poco. La mucha movilidad en el banco de relevos, pero sobre todo dos bombazos consecutivos (de De Jesús y de Ayuso), permitieron que los puertorriqueños inclinen la balanza a su favor y pasen a ganarlo 37-34 a menos de tres minutos para el cierre.

 

En el final, Argentina repuntó, por un cobro de falta que terminó en libres de Campazzo y un doble de Torres. El seleccionado albiceleste pasó a ganarlo 42-37 y, a pesar de un doble de Carmona, el cierre fue positivo porque logró sostenerse a pesar de cierta evolución que experimentó el cuadro boricua.

 

Los de Hernández se empezaron a escaparse un poquito más en el score apenas arrancó el tercer periodo. Aguerre, fino y a ese momento goleador del equipo con 11 puntos (3/4 en triples), volvió a meter un nuevo triple y estiró distancias. Richotti y Delía continuaron la racha (50-43), pero algunas fragilidades en defensa permitieron que Puerto Rico recorte distancias rápidamente.

 

Así como había llegado esa racha de Argentina el turno luego fue para los boricuas, que con buen protagonismo de Ayuso empataron en 50 y volvieron a trabar el partido. El seleccionado de Hernández volvió a escaparse con una nueva racha (58-52 con Bortolín, Campazzo y Richotti como protagonistas ofensivos), pero siempre que simuló distanciarse apareció una buena racha boricua que apretó el score.

 

Con las defensas un poco más abiertas, el golpe por golpe se hizo presente pero a la larga Argentina encontró su negocio. Con una racha de puntos de Laprovittola, Torres y Garino (Richotti también tuvo algunos destellos), Argentina tomó una buena distancia de 71-61 aprovechando un bache rival, al que le costó anotar y que por momentos se desesperó. Con el marcador en 74-63, el seleccionado nacional entró a los últimos diez minutos un poco mejor perfilado.

 

Argentina estiró a catorce de distancias en el arranque del último periodo (78-64), sin embargo por una serie de errores propios el equipo cayó en un pozo y permitió una leve reacción de Puerto Rico, que demostró estar con vida con un poco más acierto y presión. Las pérdidas, por apuro innecesario, disminuyeron la brecha a ocho tantos (78-70), aunque un doble y falta de Torres puso un poco más de orden: 81-70.

 

Las faltas pitadas en ambos bandos fue una constante, pero en el meridiano del parcial tuvieron un poco más de lugar y desde ese punto Argentina logró conservar su buena diferencia de puntos. De hecho, independientemente del triple importante que anotó Garino, los puntos de Campazzo desde los libres fueron alejando cada vez más al seleccionado, que tomaron renta de trece (88-75) a poco más de cinco minutos para el final.

 

A partir de ahí el juego se terminó por inclinar a favor del cuadro albiceleste. Sin demasiados cambios en el marcador, el goleo de ambos equipos encontró un poco más de fluidez pero esto no dio ningún giro inesperado en la historia. Campazzo siguió sumando una buena cantidad de tantos para convertirse en el goleador del equipo y lo mismo sucedió con varios otros (Aguerre, Richotti, Garino y Vildoza también anotaron).

 

Tras decretarse el 105-85 definitorio, Argentina no solamente venció a Puerto Rico para finalizar en la quinta colocación de Toronto sino que también logró finalizar una prueba donde se sacarán conclusiones más que interesantes pensando en lo que será el gran desafío que se viene: el Preolímpico de México.

 

 

 

 

Compartir

 



X