Informe

¿El dominio de San Lorenzo es una isla en el mundo?

00:48 06/08/2019 | El entrenador Santiago Belza hizo un interesante estudio sobre lo que pasa en muchos países del mundo.

San Lorenzo, el tetracampeón argentino

Hace ya mucho tiempo que un clima negativo se ha generado en un sector del básquetbol argentino a partir del dominio de San Lorenzo en la Liga Nacional, donde obtuvo los últimos cuatro títulos. El entrenador asistente de Peñarol de Mar del Plata, Santiago Belza, escribió en su cuenta de Twitter un análisis para leer sobre lo que ocurre en el mundo. Aquí, previa autorización del autor, lo reproducimos.

¿San Lorenzo acaba de "destruir" la liga como plantean algunos? ¿Es algo tan atípico que un equipo gane una liga 4 veces (o más) seguidas? Si se animan, los invito a repasar conmigo distintas ligas del mundo, para ver si realmente es así o hasta qué punto.

Ante todo, quiero aclarar que de ninguna manera me gusta ver siempre al mismo campeón, como a (creo) todo el mundo. La competitividad y la incertidumbre es lo que hace divertido al deporte, eso está claro. Pero investigando un poco entendí que es algo más común de lo que creemos.

Sucede que, en nuestra Liga Nacional de Básquet, en Argentina, se venía dando una lógica de tener dominadores durante ciertas épocas, pero nunca eran dominadores totales. Recién en 2012, luego de más de 20 temporadas de competencia, tuvimos a nuestro primer tricampeón consecutivo. 

Ahora bien, ¿qué ocurre en otras Ligas? Largamos. Empecemos con una conocida. La ACB. De 36 temporadas desde su creación, en 27 ocasiones la liga fue ganada por Barcelona o Real Madrid. Es decir, 7 de cada 10 veces gana la liga uno de estos dos equipos.

Si agregáramos los torneos anteriores a la ACB, es decir, los organizados por la FEB anteriormente, obtenemos que de 63 títulos posibles, 53 fueron ganados por estos dos clubes. ¿Aburrido y predecible? Ya la creo...

Si les parece poco, a eso sumémosle que durante el período entre 1967 y 1977, Real Madrid ganó 10 TÍTULOS CONSECUTIVOS. Y entre 1959 y 1977 ganó 17 de las 18 temporadas que hubo. Solo Badalona pudo hacerle fuerza una temporada.

Sigamos por Europa. Si nos vamos hasta Italia, en la Lega A, encontramos que entre 2006 y 2013, Montepaschi Siena ganó el título doméstico en 7 ocasiones consecutivas. Nada mal para una liga europea de primer nivel.

Crucemos el Mar Jónico. ¿Qué pasa en Grecia? Bueno, desde la temporada 2002-03 hasta la actual, los títulos se reparten solamente entre Panathinaikos (14) y Olympiacos (3). En ese lapso, Panathinaikos ganó, entre 2002-03 y 2010-11, el título 9 veces consecutivas (!!!).

Otra liga donde hay un dominio exagerado es Lituania, que supo disputar el mismísimo Nico Laprovittola hace un tiempo. Allá, la situación es la siguiente: Desde la 2010-11 hasta la actualidad, Žalgiris viene ganando la liga de forma consecutiva. Suma 9 títulos seguidos.

Pero eso no es todo, porque este dato es fulminante y le quitaría las ganas a cualquiera: Las 26 ligas disputadas hasta ahora en Lituania, es decir, todas desde 1993-94, fueron ganadas por Žalgiris (21 títulos) o Lietuvos Rytas (hoy Rytas Vilnius, con 5 títulos).

Pero volvamos a los Balcanes por un momento. En un país con tradición de básquet como Croacia, ¿cómo es? Bueno, en los últimos años, entre la 2011-12 y la temporada actual, los títulos se repartieron solamente entre Cibona (3) y Cedevita (5, todos consecutivos).

Pero eso no es todo. De las 28 ligas que hubo en ese país desde 1991, Cibona ganó 19. Las primeras 11 ediciones de la Liga fueron TODAS para el Cibona. Sí, once. Si la liga de Argentina les resultaba aburrida, menos mal que no estuvieron en el país croata.

Bueno, "pero es un solo caso, ¿quién logra 11 títulos consecutivos?" Pues, el Lukoil Academic búlgaro. Entre 2002-03 y 2012-13 se llevó todos los títulos. En la 2013-14 se le escapó en un playoff que perdió 2-3, y luego volvió a ganar el título 3 veces consecutivas más.

Cerca de ese número estuvo el Partizán serbio entre 2006-07 y 2013-14, cuando ganó 8 consecutivos. Terminado su reinado, empezó en la 2014-15 y hasta el día de hoy el del Estrella Roja de Belgrado, que ya lleva 5 en fila.

¿Qué les parece si seguimos recorriendo la zona? En Montenegro, desde la creación de la liga en 2006, el Budućnost ganó 12 de las 13 ligas posibles. Solo se tomó un respiro en la 2017-18, para volver a ganar la liga esta temporada.

Algo similar ocurrió en Macedonia en los últimos años, en donde el MZT Skopje Aerodrom ganó todos los títulos entre la temporada 2011-12 y la 2016-17 (6 al hilo), para luego salir subcampeón en la 2017-18. Eso sí, esta temporada volvieron a ganar la liga.

Igual, en otros lugares, como Eslovenia, hay tendencias al cambio. Allí, las primeras 8 ligas fueron todas para el KK Olimpija, y se repartieron las primeras 15 con el Krka. Por suerte, en los últimos 5 años, hubo 4 campeones diferentes.

Pero por cada historia de esperanza hay otra igual de dominio absoluto. Es lo que pasa en la VTV rusa, que existe desde 2008. Allí, el CSKA de Moscú ganó 10 de las 11 ediciones. La cifra es bastante lógica, si consideramos que se trata de un club que se arma para ganar la Euroliga.

Seguimos de paseo por Europa: En Bélgica, el Oostende lleva ganadas las últimas 8 ligas de forma consecutiva, desde la 2011-12 hasta la fecha. Antes de esa racha, el Spirou lo había hecho en las 4 temporadas anteriores, también de forma consecutiva.

En Rumania, entre las temporadas 2003-04 y la 2014-15, el Asesoft Ploiești ganó el título 11 veces (solo se le escapó el de la 2010-11, año en el que salieron subcampeones). Terminado su reinado, se quedaron sin dinero. Ni quisieron participar en 2da división, y dejaron de existir.

En Bielorrusia, el BC Tsmoki-Minsk lleva 11 títulos en fila hasta el día de hoy, pero con una particularidad: En 11 series de playoffs por las finales, solo perdió 1 partido. En todas las demás siempre barrió. Hablame de dominar.

Pero sin dudas el que se lleva todos los premios es el Basketball Nymburk, de República Checa. Este club lleva ganadas TODAS LAS LIGAS DESDE LA TEMPORADA 2003-04 HASTA LA FECHA (16). Pero eso no es todo, su récord de partidos ganados y perdidos en ese lapso es 457-22 (95,4%).

¿Quién querría competir en esa liga? Les juro que ni en un torneo local me imagino tanta disparidad. Y estamos hablando de una liga profesional de todo un país. Una locura.

Breve repaso de otras ligas: el BC Kalev ganó 8 de las últimas 9 ligas en Estonia, los Bakken Bears 8 de las últimas 11 en Dinamarca, Brose Bamberg 7 de las últimas 10 en Alemania. KR, en Islandia, ganó las últimas 6 en fila. En Kosovo, KB Prishtina ganó 5 de las últimas 6.

En Israel, Maccabi Tel Aviv ganó el título 23 veces consecutivas entre 1969-70 y 1991-92. Se tomó un respiro en la 92-93, y luego volvió a ganar la liga 14 veces consecutivas más. Nada mal, ¿no? Al día de hoy, lleva ganados 53 de 65 posibles títulos. Es el campeón vigente.

Pero ¿pasa solo en Europa? No, aunque sí es donde más ocurre, asumo que por una mayor estabilidad económica y tradición que otros lugares del mundo. Así y todo, podemos encontrar casos como los del BC Astana, en Kazajistán, que ganó 5 de las últimas 6 ligas. O el Al Riyadi libanés, que ganó 12 de las últimas 14 ligas. En Catar, el Al-Rayyan ganó 15 de 17 posibles entre 1995 y 2012.

Entre 1995 y 2011, Al Ittihad de Arabia Saudita se llevó el título a casa en 13 de 16 oportunidades (incluyendo 6 al hilo). En Brasil, el Flamengo ganó 5 de las últimas 7 ligas. En Algeria, el GS Pétroliers ganó 7 de 8 títulos posibles entre 2009 y 2017.

Experiencia personal: En Bahréin, donde trabajé en 2014/15, tenían un particular sistema de pases. Los jugadores son del club hasta cumplir los 30 años. Es decir, varían poco los planteles. Hoy, Al-Manama lleva ganadas 5 de las últimas 6 ligas.

A modo de cierre, y viendo el panorama en otros lugares, puedo afirmar que la situación en América en general es muy buena, ya que los campeones suelen variar bastante más que en Europa. Lugares como Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, República Dominicana, México, Puerto Rico, Uruguay y otras más suelen tener diversos campeones. Ojalá esa tendencia se mantenga. Tenemos competencias con potencial. Está en nosotros el cuidarlas.

Fuente: 
Santiago Belza

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.