LDA 2018

Uranga: "No tenemos miedo; pensamos que le podemos ganar a cualquiera"

10:50 12/03/2018 | Hablamos con Sebastián Uranga, luego de la histórica clasificación de Estudiantes de Concordia a la Final Four de la Liga de las Américas.

Uranga y la felicidad de la clasificación (Foto: FIBA)

Estudiantes sigue dando de qué hablar a nivel internacional y este fin de semana concretó una nueva hazaña, eliminando a poderosos como Baurú y Guaros, para clasificarse a la Final Four de la Liga de las Américas. Consumado ese logro, hablamos con Sebastián Uranga, quien con su entrega e intensidad defensiva, fue clave en los encuentros contra venezolanos y brasileros, ayudando a generar una reacción anímica y secando a un par de rivales claves.

- ¿Qué pensás que pasó para que pudieran hacer ese click en el segundo tiempo y darlo vuelta?

. Somos un equipo que conoce sus limitaciones. Cuando jugamos mal, como por momentos en el primer tiempo y contra Regatas, podemos perder contra cualquier equipo, porque no nos sobra nada. Pero cuando estamos bien, conectados, somos un equipo re contra peligroso. Se vio contra Guaros y Baurú. Entramos al segundo tiempo, entraron un par de tiros de Tucker y Smith. Empezamos a entrar en confianza, ellos ya no tiraron cómodos. Vino una racha positiva y la pudimos mantener.

- ¿Tenian en la cabeza que en un final cerrado la presión podía estar del lado de Baurú?

. En lo personal, fue como que en un momento la ves complicada. LLegamos al entretiempo viendo que no habíamos tenido mucha reacción. Después se empiezan a dar un par de bolas, anotamos adelante algunos tiros y nos encontramos con el partido palo a palo. Ahí ya es otra cosa. En el palo a palo, ya hemos tenido mucho rodaje, en Liga de las Américas, Sudamericana y en el torneo local. Pero no creo que le hayamos pasado la presión, sino que los pasamos por arriba en ese momento puntual. Ellos no estuvieron claros en la toma de decisiones. Se nos terminó dando para nosotros. La muestra de actitud fue grande.

- La sensación es que todas las batallas que ya tuvieron, tanto en la Sudamericana como ahora en la Liga de las Américas, los tiene con muchísima confianza para afrontar este tipo de desafíos.

. Sí, yo creo que sí. Cuando termina el partido, le digo a uno de los chicos: ¿en qué momento se fue todo tan al carajo? Nosotros cuando empieza la Sudamericana, vamos a Brasil y vemos que el rival tenía jugadores que eran unas bestias. Enormes, atléticos. Después veíamos a Guaros, que era un cuco. Y nos preguntábamos ¿qué hacemos acá? Nosotros somos todos pibes que estamos luchando por tener un lugar en la Liga. Somos un equipo humilde, todo a pulmón. Fuimos y en el primer partido me acuerdo que en el entretiempo perdíamos por 20 puntos con Guaros. Pero porque nosotros los respetamos. Nosotros los dejamos que no saquen esa diferencia. El segundo tiempo fue diferente, nos recuperamos y lo terminamos perdiendo con un tiro de Guillent sobre la chicharra. Ahí nos dijimos: no lo ganamos porque les tuvimos respeto, miedo o falta de confianza. Después le ganamos al local y a los uruguayos. A partir de ahí cambió todo. En ningún momento tuvimos miedo. Pensamos que le podíamos ganar a cualquiera. Esa fue la ventaja que tuvimos en el primer partido ante Guaros y ahora en el tercero contra Baurú. Jugamos mal y se nos escaparon, pero cuando estuvimos bien, los sacamos totalmente de la cancha a tipos con nombre y un presupuesto muy alto. Pero te repito, el primer cuadrangular de la Liga Sudamericana para mi fue la clave para este momento.

- ¿Cuán importante sentís que es el hecho de haber encontrado una identidad de juego rápido? Uno ve a Estudiantes y sabe cuál es su propuesta. De hecho a Guaros le ganaron muy claramente con esa idea de correr cada vez que pueden.

. Sí, creo que ahí en eso hay que darle la derecha al cuerpo técnico, por el armado del equipo más que nada. Cuando armás un equipo con mucho gol, vas a ser un equipo que anote, pero que le van a anotar mucho también. Si lo armás con jugadores defensivos, adelante te va a costar. El planteo fue tener un equipo con jugadores con ambición, con ganas, con actitud, defensivamente fuerte y tratar de tener algunos extranjeros que se encarguen un poco de la parte de adelante. Y tuvimos mucha suerte en ese sentido, aunque en realidad no fue suerte, sino que algo planeado. Doblas es un nacional más, Smith se integró rapidísimo, teníamos a Rigoberto que era uno más también, ahora vino Tucker que es un distinto, Rivero que también se integró rapídisimo y nos está dando una mano increíble. Desde el armado, uno puede empezar a ver la tendencia del equipo. Cada uno entiende lo que le toca. A veces uno tiene menos protagonismo de lo que le gustaría pero no le importa, porque estás alentando a los que juegan y tirando para adelante. Y hoy con menos talento, menos físico, menos chapa, terminamos haciendo historia.

- ¿Te diste cuenta de lo importante que fuiste en este cuadrangular? Desde lo defensivo y poniendo un poco de picante en algunos momentos determinados. En los dos triunfos ayudaste a generar una reacción anímica.

. Yo en este equipo tengo un rol secundario y de entrar a hacer lo que me pidan o lo que vea necesario. En el primer partido vi que ellos tenían a varios tiradores acertados y quizá nos faltaba un poco de pimienta. Hice ese trabajo y por suerte me salió. Pude dar una mano. Pero como te digo, es una parte de un sistema. Por suerte lo pude hacer. Hoy también, ellos tenían un cinco grande que salía a tirar y a nuestros cincos quizá les cuesta un poco más abrirse a defender esas situaciones. Me tocó entrar con Jasiel y lo hicimos bien. Se me dio el hecho de haber podido aportar. Siempre que entraba alguno, daba una mano. Era mirarse a la cara y decir: vamos eh. No hay mucha explicación para lo que pasó. ¿Cómo explicás lo que pasó?

- No, está claro que desde la lógica no hay mucha explicación para lo que lograron.

. Claro, nos empezaron ganando por una buena diferencia y llegamos a los 20 minutos finales. Podía haber mala onda porque no entraba la pelota, pero los titulares se pusieron los pantalones largos, empezaron a jugar y cuando nos tocó a entrar a los del banco, ya teníamos un partido distinto. Un partido ya armado. A veces entrás con todas las ganas, pero cuando los titulares no están enfocados, uno no tiene el talento que tienen ellos. Pero bueno, muy contentos por todo esto que se armó. Ahora ya estamos en el baile.

 

En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90
 

Compartir