Estados Unidos

Michael Jordan, OJ Mayo y una humillación épica en uno de sus campus

16:44 24/05/2020 | OJ era el único jugador de secundaria en el campus. Jugaron un partido contra un equipo de Jordan y se pasó de palabras. Michael lo ajustició.

Jordan y Mayo (Foto: Clutch Points)

El escenario es uno de los campus anuales Jordan que organiza, en conjunto con su marca, el exjugador de la NBA. Todos los años llegan los mejores talentos jóvenes del país a aprender y a sumar experiencias del más grande de todos los tiempos. Les enseñan sobre fundamentos, mentalidad y todo lo que un atleta debe cumplir para llegar a ser profesional. También hay enfrentamientos en los que todos puedan mostrarse ante las cámaras y los reclutadores de distintos establecimientos.

El protagonista de la historia es OJ Mayo, quien era el único jugador de todo ese campus que todavía estaba en la secundaria. Desde pequeño, el escolta fue uno de los mayores talentos de Estados Unidos y recibía todo tipo de invitaciones para eventos y promociones. Aquellla vez todo transcurrió de manera normal y el exjugador de la NBA pudo demostrar su facilidad para anotar, especialmente en un partido en el que se enfrentaron con otro grupo... del que formaba parte Michael Jordan.

Al comienzo del juego, Michael, el más veterano del equipo rival, pidió marcar a OJ. No porque sea el goleador, sino debido a que era el más chico. Mayo lo tomó como una falta de respeto y no iba a dejar que las cosas queden así. Motivado por la actitud de Michael, el escolta empezó a anotar a mansalva y a pasarse de palabras apuntando al exjugador de los Bulls. 

Si hay algo que siempre motivó a Jordan es el trash talk y cuando alguien lo utilizaba en su contra él explotaba. Exactamente eso pasó en aquel campus. Miró a todos y dijo: "Dejen que me encargue de esto. Voy a necesitar que se vayan todos y dejen de filmar". Esas palabras fueron el encendedor que prendió el incendio y, a partir de ese momento, Mayo desearía no haber nacido. 

Tiros en suspensión, defensa y muchos insultos fueron el crisol que le aplicó Jordan al atrevido OJ. "Mejor gritá por tú mamá, mejor gritá por tú mamá", decía Jordan con verborragia, mientras le salía sangre por los ojos. Punto a punto, golpe a golpe, era una muerte lenta y devastadora. Finalmente, Michael terminó con la agonía de Mayo y liquidó el juego. No sin antes decirle: "Vos capaz seas el mejor de la secundaria, pero yo soy el más grande de la historia". 

 

Compartir

 



X